Acondicionamiento Físico + Hipoglucemia con Liz Cambron, Ph.D.


 

La hipoglucemia (nivel bajo de glucosa o azúcar en sangre) puede presentarse durante o después de un entrenamiento y para saber cómo las personas con diabetes Tipo 2 lo abordan en sus vidas, nos comunicamos con uno de los miembros de nuestra comunidad, Liz Cambron, Ph.D., asesora de salud, y defensora de la diabetes, para que nos compartiera su historia. Nuestra entrevista fue en inglés pero te invitamos a leer la versión resumida y traudicida para ti con algunos consejos sobre hipoglucemia + acondicionamiento físico de Liz. Para obtener más información sobre hipoglucemia y diabetes Tipo 2, haz clic aquí.

BT2: ¡Gracias por acompañarnos, Liz! ¿Cuándo fuiste diagnosticada con diabetes Tipo 2?

Liz: Me diagnosticaron por primera vez a finales de 2014, cuando acababa de comenzar con mis estudios de posgrado. Me había mudado por primera vez, así que fue una gran transición. Pero también fue un momento realmente importante y estresante en mi vida. Mientras hacía ejercicio, me desmayé y eso sucedió un par de veces. Pero fue hasta que me ejercité muy duro y terminé desmayándome y golpeándome la cabeza con la mesa del comedor que pensé que era muy necesario ir al médico solo para asegurarme de que todo estuviera bien, de que no tuviera una conmoción cerebral. Afortunadamente, no estuvo tan mal. Pero fue entonces cuando empezaron a hacer análisis de laboratorio y descubrieron que tenía prediabetes.

En ese momento, dije: “Está bien, todavía estoy a tiempo. Puedo manejarlo si me alimento bien y de manera saludable”. Eso es lo que la sociedad te dice que si hubieras hecho más ejercicio y comido más saludablemente, podrías prevenir esto. Esa es la mentalidad que tenía en ese momento. Aunque corría mucho y hacía mucho ejercicio, finalmente me diagnosticaron diabetes Tipo 2. No fue una sorpresa; aproximadamente 90% de mi familia vive con diabetes y somos mexicoamericanos. Entonces, esta condición es muy predominante en mi familia y en mi cultura. Pero definitivamente fue como una bofetada a mi ego saber que yo era la más saludable de mi familia, pero aún así había desarrollando esta enfermedad.

¿Cómo tomaste el diagnóstico de diabetes Tipo 2 al inicio?

Fue difícil al principio porque a la diabetes no le importa la edad, lo mayor o menor que seas, cuál es su cultura. Este es un viaje muy personal, y mi viaje con la diabetes será diferente al tuyo o al de otra persona. No quería, pero recibí muchos consejos de mi familia. Me dijeron: “Bueno, lo que tienes que hacer es comer más canela, o no comer carbohidratos, o no hacer esto, o asegurarte de obtener este medicamento”. Entonces, fue como si me lanzaran demasiada información al principio. Y afortunadamente, cuando me diagnosticaron, me enviaron de visita con un educador en diabetes. Me dieron un montón de folletos y luego dije: “Está bien, buena suerte”. Y eso fue muy difícil porque tratar de sobrellevar esto por tu cuenta es muy diferente a ayudar a mi mamá con su diabetes porque ella está en un nivel diferente al mío.

El comienzo de mi viaje con la diabetes estuvo lleno de miedo, miedo a que me amputaran un pie, miedo a vivir con medicamentos por el resto de mi vida, pero también miedo a los estigmas relacionados con el peso y ser flojo y pensar que eso era quien estaba destinada a convertirme. Entonces, ¿por qué intentarlo? Tuvo un efecto en mi depresión y ansiedad, que también aumentan debido a la diabetes. Fue difícil sobrellevar eso sin la educación que necesitaba. Sé lo que es la nutrición por mi experiencia en biología y es diferente para una persona con diabetes. Los carbohidratos no son solo pan, incluyen frutas y la sandía es mi fruta favorita, pero ya no puedo comer una sandía entera. La nutrición ha sido la parte más difícil de manejar y he estado y sigo trabajando en la alimentación emocional. Mi estilo de vida no era el que tenía que ser para vivir una vida más saludable. Estuve en la escuela de posgrado durante todo este tiempo, por lo que mi propia salud y mi propio viaje quedaron en un segundo plano.

No fue hasta probablemente hace un año y medio, cuando finalmente me prescribieron insulina. No debería haber sido, pero fue importante para mí porque ahí es donde surgió el miedo original desde el principio de “Mierda.  Ahora ya uso insulina. Eso significa que estoy empeorando. Eso significa que estoy simplemente destinada a ser ua diabética enfermiza “.

Di un paso atrás y me dije a mí misma que mi cuerpo no produce insulina o no la usa correctamente. Entonces, eso significa que, cuando hago ejercicio, mis músculos no obtienen los azúcares que necesitan para funcionar porque están funcionando, necesitan combustible y mi cuerpo no se lo da. Entonces, mi cuerpo necesita insulina. Es como si mi cuerpo fuera un auto. Si hay una pieza que no funciona, no odias el coche, simplemente cambias la pieza y haces que vuelva a funcionar. Cuando cambié esa mentalidad, realmente hizo una gran diferencia porque ya no estaba luchando contra mi cuerpo. Empecé a trabajar con mi cuerpo. Entonces, usar insulina y otros medicamentos realmente marcó la diferencia

¿Tu médico te habló alguna vez sobre niveles bajos de glucosa (azúcar) en sangre e hipoglucemia? ¿Cuál fue la educación que recibiste al respecto?

No fue hasta que utilicé Victoza. También usé Lantus y Glipizida, y recientemente comencé Jardiance. Entonces, no fue hasta que usé esos fármacos que me explicaron un poco más sobre la hipoglucemia. En su mayor parte, nunca tuve eventos de hipoglucemia, por lo que realmente no había sido una preocupación. Pero una vez que tomé los cuatro medicamentos, fue cuando me dijeron: “Está bien, habrá algunas interacciones. Entonces, esto es lo que debes saber. Y si eso sucede, avísame para que podamos ajustar las cosas según sea necesario “. Y así, una vez que me empecé a usar estos cuatro fármacos tuve eventos de hipogluccemia todos los días.

Era agotador. Me sentía todo el tiempo como no tenía energía porque mi cuerpo no estaba recibiendo combustible. Y llegó al punto en que daba miedo estar sola. Tenía miedo de manejar hacia mi trabajo y estar sola. Mi primer evento de hipoglucemia por mi cuenta realmente no fue lo que pensé que sería. Sentí náuseas, sueño y ansiedad; pensé que estaba teniendo un ataque de pánico. Ni siquiera pensé en medir mi nivel de glucosa en sangre porque he tenido ya antes problemas con la presión arterial baja. No fue hasta algunos eventos más que me di cuenta de que debía empezar a medir mis niveles de glucosa (azúcar)   para descartar una hipoglucemia.

¿Qué apoyo recibes de tu familia para prepararte para las emergencias relacionadas con la hipoglucemia?

Tenía que asegurarme de que los que me rodean supieran qué hacer [en caso de emergencia] y siempre tengo un bocadillo o un jugo. Mi prometido, Jamie, se aseguró de aprender qué buscar y qué hacer. Después de mi primer episodio de hipoglucemia, dijo que estaba pálida y pensó que me estaba muriendo. Pero ahora entiende por qué tenemos cajas de jugo y dulces.

Además también tengo números de emergencia en mi teléfono en caso de que ocurra algo en público, y estoy sola, los paramédicos pueden ayudarme a obtener mi información. Entonces, se siente casi como una planificación apocalíptica como, “Está bien, tengo que hacer todas estas cosas y asegurarme de tener todas estas cosas conmigo”. Pero me siento más segura por eso.

Es genial que tu prometido y tu familia estén preparados. ¿Qué tanto ha bajado tu nivel de glucosa (azúcar) en sangre?

Creo que lo más bajo ha sido cerca de 2.2 mmol/L40 mg / dL. Este último año y medio, realmente aprendí a escuchar mi cuerpo. Entonces, puedo darme cuenta cuando mi glcosa en sangre están bajando. Es importante saber cómo se siente la hipoglucemia.

Intentaré utilizar un medidor continuo de glucosa siempre que pueda. Y eso es realmente lo que también me ayudó a ajustar mis medicamentos. Entonces, sabemos cuándo bajan mis azúcares, cómo fluctúan a lo largo del día, después de comer antes de comer. Entonces, realmente me ayudó a aprender los ritmos diarios de mis niveles de azúcar. Pero escaneo con bastante frecuencia. Uno, porque es fácil. Pero también, porque me encanta la cantidad de datos que te da.

Antes de hacer ejercicio, ¿comes algún refrigerio antes solo para prepararte para un nivel bajo de glucosa (azúcar) en sangre? ¿Cómo te preparas para los niveles bajos de glucosa en sangre antes de tus entrenamientos?

Afortunadamente, no tengo tanto episodios de hipoglucemia después de hacer ejercicio. Por lo general, mi glucosa se eleva un poco, porque creo que mis músculos aún no obtienen todos los azúcares que necesitan, por lo que entran rápidamente en el torrente sanguíneo. Pero siempre me preparo. Personalmente, no me gusta comer antes de hacer ejercicio porque suelo hacer entrenamientos de alta intensidad.

Es importante que las personas sepan cuándo tienes un nivel bajo de glucosa en la sangre cuando haces ejercicio para que puedan ayudarte cuando sea necesario. También considera comer un refrigerio antes de realizar ejercicio,   incluso si es como medio bocado de un plátano. Como dije, siempre tengo cajas de jugo y siempre me aseguro de comer después de hacer ejercicio también, para reabastecer mi cuerpo.

Cuando se trata solo de la conciencia general sobre la hipoglucemia en la comunidad de diabetes Tipo 2, en tu opinión, ¿por qué es esta una iniciativa tan importante? ¿Por qué deberíamos centrarnos en la hipoglucemia también en quienes viven con diabetes Tipo 2?

Simplemente se da por hecho que las personas con diabetes Tipo 2 siempre tienen niveles elevados de glucosa (azúcar) en sangre. Y entonces, tener esa mentalidad realmente impide que los quienes viven con diabetes sepan qué hacer en una emergencia de hipoglucemia y esto puede ser peligroso.

Puede provocar desmayos. Puede dar lugar a posibles emergencias que pueden prevenirse. Por lo tanto, ayudar a que las personas comprendan, incluso si nunca tienen un nivel bajo de azúcar en sangre en su vida, es bueno saber qué hacer en caso de que ocurra. Porque siempre es mejor tener y no necesitar que necesitar y no tener.


 

Sigue a Liz en su sitio de coaching, blog e Instagram, donde publica sobre su viaje saludable + comparte consejos inspiradores para crear hábitos saludables.

Este contenido fue posible con el apoyo de Baqsimi, socio fundador de Beyond Type 2.

ESCRITO POR T'ara Smith MS, Educación en Nutrición, PUBLICADO 06/14/21, UPDATED 09/02/21

A Tara le diagnosticaron diabetes tipo 2 en julio de 2017 a la edad de 25 años. Desde su diagnóstico, centró sus estudios académicos y su carrera en la concienciación sobre la diabetes y en vivir una vida plena con ella. Está emocionada de haberse unido al equipo de Beyond Type 1 para continuar con su trabajo. Dos años más tarde, T'ara descubrió que había sido diagnosticada erróneamente con Tipo 2 y en realidad tiene LADA. Fuera de la oficina, a T’ara le gusta ir al cine, visitar parques con su perro, escuchar BTS y cocinar comidas increíbles y saludables. T’ara tiene una maestría en educación nutricional de la American University.