Apoyando a los Adultos Mayores con Diabetes Durante COVID-19

3/27/20
WRITTEN BY: T'ara Smith
FacebookTwitter
 

 

 

Con el COVID-19 extendiéndose por todo el mundo, es importante estar preparado, no entrar en pánico, y practicar el distanciamiento social, especialmente para personas con afecciones subyacentes como asma, diabetes y enfermedades cardíacas. Aunque las personas de todas las edades son susceptibles a contraer COVID-19, los adultos mayores parecen ser más vulnerables. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han calificado a los adultos de 65 años o más como un grupo de alto riesgo de enfermarse gravemente por el COVID-19. También es importante tener en cuenta que la diabetes afecta a muchos adultos mayores: se estima que el 33 % de las personas mayores de 65 años tienen diabetes y corren el riesgo de complicaciones como niveles bajos de azúcar en la sangre, insuficiencia renal y enfermedades cardíacas.

En un momento como este, es importante pensar en cómo la crisis de salud pública del COVID-19 afecta a nuestros ancianos con diabetes, ya sean nuestros abuelos, amigos o vecinos. Aquí hay algunos consejos para apoyar a los adultos mayores con diabetes durante el COVID-19:

Ayuda a garantizar que tengan suficientes medicamentos y comida

Ayuda a los adultos mayores a conseguir un suministro de al menos un mes o más de medicamentos y suministros para la diabetes. Si es posible, pídele a la farmacia que se los lleve a domicilio. Ten en cuenta que la insulina no se puede mandar por servicio a domicilio, así que considera ir a traerla a la farmacia para ellos. Los planes de salud también están renunciando a las restricciones de recarga anticipada y permitiendo suministros para 90 días. La organización America’s Health Insurance Plans tiene una lista de compañías de seguros médicos y los pasos que están tomando para abordar la pandemia. 

Con respecto a la comida, insiste en ayudar a los adultos mayores a establecer un servicio de entrega de comestibles. Si ese servicios no está disponible, ofréceles irlos a comprar. Si un ser querido insiste en que quiere hacer las compras por su cuenta, muchas tiendas de comestibles han establecido un sistema en el que la primera hora de apertura de la tienda está reservada solo para compradores mayores e inmunocomprometidos. Todo está acabado de limpiar y las multitudes son más pequeñas.  

Mantente informado sobre el COVID-19

Todos los días vemos nueva información sobre el coronavirus, que lleva a la enfermedad viral COVID-19. Mantente al día con las pautas cambiantes y las nuevas investigaciones de la OMS y la CDC. A medida que aprendamos más sobre el coronavirus, actualizaremos la información aquí. Mientras tanto, sigue las pautas de la OMS y la CDC, como lavarte las manos, desinfectar superficies de alto contacto, evitar tocarte la cara, toser en el codo y más. 

Implementa cambios en casa

Si vives en un hogar multigeneracional, existen varios niveles de riesgos de COVID-19. En este caso, es importante considerar la probabilidad de que cada miembro tenga el virus, especialmente si algunos miembros son trabajadores esenciales. Considera implementar reglas domésticas como no compartir artículos personales como vasos, utensilios, comida y agua. Si tienes espacio, designa una habitación y un baño para familiares potencialmente expuestos o enfermos. Además, considera limitar o prohibir a los visitantes. Las personas podrían estar portando la enfermedad sin mostrar síntomas. 

Comunícate con tu equipo de atención médica 

Puedes ayudar a los adultos mayores con diabetes durante el COVID-19 ayudándoles a comunicarse con su equipo de atención médica. Las visitas al médico no esenciales pueden realizarse en línea y estos servicios son ofrecidos por los planes de salud. Ayuda a los adultos mayores que tal vez no tengan conocimientos tecnológicos a programar citas virtuales con el médico. 

Si tu ser querido está en un hogar o asilo de ancianos, comunícate con el lugar para saber qué medidas existen para manejar la crisis de salud pública. Pregunta qué ajustes se harán a la rutina de tu ser querido, particularmente con el control de la glucosa en la sangre. 

Ten en cuenta que puede ser que las visitas no sean recomendables en este momento, ya que los centros de atención asistida y de atención a largo plazo deben tener en cuenta que los visitantes pueden portar la enfermedad. Los activistas también instan a los miembros de la familia a no entrar en pánico y no recomiendan llevar a los seres queridos a casa para evitar infecciones. Sin embargo, si te interesa convertirte en un cuidador, debes saber cuáles son las leyes del cuidador en tu estado y qué decisiones de salud puedes tomar legalmente en su nombre. 

Mantente conectado para evitar el aislamiento

En medio del distanciamiento social, sentirnos aislados puede convertirse en un problema real. Los adultos mayores pueden sentirse más ansiosos y abrumados de lo habitual. Usa cosas como FaceTime, Google Hangouts, Facebook Messenger y más para mantenerte en contacto con ellos. Háblales sobre cosas que no están relacionadas con COVID-19. Sin embargo, si quieren hablar sobre el virus y simplemente necesitan que alguien los escuche, debes ser esa persona. Si notas que el COVID-19 los está estresando más de lo que puedes manejar, recomiéndales servicios profesionales de terapia en línea. Algunos están cubiertos por un seguro o tienen un copago. Existen otros servicios de terapia en línea, como Talkspace y BetterHealth, donde puedes conectarte con un asesor. 


Contenido Relacionado

Coronavirus y Diabetes

Cuidar de Nuestro Sistema Inmunolólgico 

Salud Emocional y Lidiar con Coronavirus 



T'ara Smith

T’ara fue diagnosticada con diabetes Tipo 2 en Julio de 2017 a los 25 años. Desde su diagnóstico concentró sus estudios académicos y su carrera profesional en concientización de la diabetes y trabaja para vivir al máximo. Ella está emocionada de unirse al equipo de Beyond Type 1 y continuar su trabaos. Cuando no está trabajando Ella disfruta mucho ir al cine, visitar parques con su perro, escuchar BTS y cocinar alimentos saludables. Ella es nutrióloga de la Universidad Americana.