¿Beyond Type 3c?: Un Diagnóstico de Diabetes por Pancreatitis

7/10/19
WRITTEN BY: Robert Valdez
FacebookTwitter
 

Robert Valdez originalmente pensó que tenía diabetes tipo 2, pero un diagnóstico reciente reveló lo contrario. Lea su historia a continuación. Robert también participó en nuestra campaña de redes sociales #BeyondPowerful. ¡Para participar en la campaña, da clic aquí!



Mi nombre es Robert Valdez y vivo en Houston, Texas. Tengo 40 años y me diagnosticaron diabetes en 2014 después de tener pancreatitis por cálculos biliares, conocida como diabetes tipo 3c. En 2012, ingresé en el hospital por pancreatitis por cálculos biliares, que fue causada por un cálculo biliar que bloqueaba mi conducto pancreático y me sometieron a una cirugía para extirpar mi vesícula biliar y el cálculo biliar. En el momento de la admisión, pesaba más de 330 lbs (150 kg). A lo largo del año, ingresé y salí de los hospitales debido a las constantes recaídas con  pancreatitis y, a menudo, fui admitido para el tratamiento del dolor y la deshidratación. Debido a esto, perdí casi 100 lbs (45 kg) y lidié con una depresión severa. Más adelante, un ex médico y colega de la sala de emergencias me contó sobre los vínculos entre la pancreatitis, la diabetes y el cáncer de páncreas.

Comencé a experimentar los síntomas frecuentes asociados con la diabetes, como la micción frecuente, la pérdida de peso veloz y el aumento de sed. Descubrí que tenía diabetes en mi cumpleaños. Mis niveles de glucosa estaban cerca de los 600 mg / dl. Los primeros medicamentos que me recetaron fueron metformina y lisinopril. Más tarde, me recetaron Jardiance y Farxiga porque la metformina no fue lo suficientemente efectiva. Esta combinación ayudó a reducir mis niveles de glucosa (azúcar) en sangre a niveles normales. Desafortunadamente, un cambio en los planes de seguro de salud causó un lapso en la cobertura de Jardiance y Farxiga. Sin embargo, pude usar glimepirida y he visto resultados positivos.

De Pancreatitis a Diabetes

No fue sino hasta 2017 que decidí recuperar parte de mi vida. Decidí ponerme físicamente en forma y manejar mi diabetes de cerca. Tuve la suerte de haber encontrado un médico de atención primaria que estaba dispuesto a trabajar conmigo en el tratamiento de mi diabetes. A pesar de que vi a un educador y nutricionista en diabetes, esas visitas no eran suficientes, necesitaba más ayuda.

El 23 de enero de 2019, busqué la ayuda de un entrenador en línea con planes de comidas y rutinas de ejercicios para ayudarme a perder peso adicional. Hice un plan de ocho semanas que duró hasta el 19 de marzo. Mi objetivo para este programa era educarme mejor sobre el tamaño de las porciones de las comidas y los ejercicios para grupos musculares específicos, así como nuevos consejos para ayudar a reducir mis niveles de glucosa. La semana que comencé el programa, mi glucosa en ayunas fue de 250 mg / dl. Desde entonces, mi glucosa en ayunas está entre 110-143 mg / dl. Mantuve un diario de mis entrenamientos y niveles de glucosa y publiqué mi viaje en Instagram para hacerme responsable y motivar a los demás.

Cuando tomé la decisión hace más de dos años de tomar control de mi diabetes a través del ejercicio / nutrición y pensando que los problemas con la pancreatitis habían quedado atrás, no sabía que volvería a surgir. A principios de marzo comencé a experimentar molestias abdominales . Durante mis tres meses de revisión para reevaluar mis A1C y le expresé a mi médico de cabecera la inquietud que tenía, me ordenó una tomografía computarizada (barrido) de abdomen / pelvis.

El 7 de mayo de 2019, después de que me realizaran el examen de TC, recibí una llamada de mi médico de cabecera que me informaba que habían encontrado un seudoquiste dentro de la pared pancreática y estaba haciendo los arreglos necesarios para que vea a un especialista en gastroenterología (gastrointestinal). Dentro de la semana seguí con los especialistas en GI y durante la visita, él expresó que los síntomas que había estado sintiendo eran pancreatitis. Además, con mi historial de pancreatitis, el tipo de diabetes que tengo se conoce como diabetes pancreatogénica o Tipo 3c. La diabetes tipo 3c ocurre cuando el páncreas ha sufrido algún tipo de trauma. En mi caso, el trauma que se produjo fue por tener pancreatitis por cálculos biliares siete años antes. El tratamiento para esto sería tener una CPRE (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica) con una ecografía endoscópica realizada. Durante el procedimiento, colocarían endoprótesis en el páncreas para drenar el seudoquiste para ayudar a aliviar algunas de las molestias que estaba experimentando.

Antes de que concluyera la visita, se me informó que debía seguirme cada dos o tres años para evaluar si el daño del páncreas era mayor o si el cáncer de páncreas se detectaría en forma temprana debido a la rareza de la diabetes tipo 3c y cómo se encontraba el páncreas. afectado. Me sometí a la CPRE con el procedimiento de ultrasonido endoscópico y en dos meses el especialista en IG extirpará las endoprótesis y determinará cuándo necesitaría una evaluación adicional.

Cómo afectó una lesión de la médula espinal a mi manejo de la diabetes

Durante los primeros tres años, no manejé bien mi diabetes. Cuando a alguien se le diagnostica diabetes o cualquier otra enfermedad, generalmente hay un cambio en la rutina y, a veces, en la negación. Yo era esa persona en negación. Como proveedor de atención médica, sabía cuáles eran las consecuencias de una diabetes mal controlada, pero no estaba haciendo mucho para prevenirlas.

En octubre de 2014, me uní a un gimnasio local para perder peso. Durante ese mes noté fuertes dolores en mi espalda media que se irradiaban hacia mis piernas. Asumí que había hecho un levantamiento incorrecto y suspendí esos ejercicios. A medida que pasaban los meses, el dolor empeoraba. No solo tenía adormecimiento y hormigueo desde la mitad del pecho hacia abajo, sino que sentía mis piernas como si estuvieran dormidas. Estaba empezando a perder todas las sensaciones de mis extremidades inferiores y gradualmente, mi forma de caminar comenzó a disminuir y, finalmente, se volvió difícil caminar. Fui a una sala de emergencias y me hicieron una tomografía computarizada y los resultados mostraron una compresión grave de la médula espinal del T1-T4. A la mañana siguiente, estaba en el quirófano con una laminectomía.

Aunque he recuperado algo de sensibilidad en las extremidades inferiores después de la cirugía de espalda, vivir con diabetes también complica los síntomas neurológicos, especialmente si no está controlada o si mi nivel de azúcar en la sangre es alto. Cuando mi nivel de azúcar en la sangre es alto, la sensación en mis piernas es pobre. Realizo controles neurológicos diarios para evaluar cualquier cambio en los sentimientos de mi parte inferior del cuerpo. Esto me permite determinar si hay alguna sensación anormal.

Trabajar en servicios médicos de emergencia + atención aguda me dio una nueva perspectiva

Comencé mi carrera como proveedor de atención médica cuando tenía alrededor de 17 o 18 años. Antes de los 21, estaba trabajando en mi primera sala de emergencias para un centro de trauma de nivel II. A lo largo de los años, he trabajado como técnico de emergencias y otras áreas dentro de un hospital. Mientras trabajaba en Servicios Médicos de Emergencia (EMS), he visto innumerables hospitalizaciones debido a diversas enfermedades y lesiones. Como resultado, me familiaricé con los signos y síntomas de la diabetes y desde que comencé a vivir con ella, sé cómo determinar si alguien tiene una emergencia relacionada con la diabetes.

Mi experiencia me ayuda a relacionarme más con mis pacientes. Recuerdo que cuando no podía entender por qué veía a algunos de los mismos pacientes y comencé a entender que a veces se debía a la falta de asequibilidad de los medicamentos. Otras veces, fue su falta de atención durante las vacaciones. Los días festivos eran conocidos por las personas con diabetes que visitaban la sala de emergencias y afirmaban que su nivel de azúcar en la sangre era demasiado alto. Pero, los pacientes admitirían que comen alimentos ricos en carbohidratos y azúcar, como tartas, rellenos o tomando té dulce. Como respuesta al alto nivel de azúcar en la sangre, los pacientes simplemente dirán que volverán a la normalidad más tarde.

Empowering Through Education

People with diabetes are taught to know the consequences of good and bad nutrition. We are in charge of what we choose to eat. I have seen the long-term effects of having uncontrolled diabetes and uncontrolled blood pressure on patients and their families.  

But, I think people with diabetes could use a more holistic approach to learning about it. For example, I am more aware of the daily condition of my skin. It’s the single most protective layer that prevents infection or harmful substances from entering the body until that protection is compromised. When the skin is compromised, we are prone to infection, which can lead to amputation and prolonged healing as well. However, that’s not the only diabetes complication I’ve seen. Along with patients with amputated limbs, I’ve treated patients who have lost their vision, patients who were on dialysis, and have seen them pass away.

Empoderar a Través de la Educación

Se enseña a las personas con diabetes a conocer las consecuencias de una buena y mala nutrición. Estamos a cargo de lo que elegimos comer. He visto los efectos a largo plazo de tener diabetes descontrolada y presión arterial descontrolada en los pacientes y sus familias. Pero, creo que las personas con diabetes podrían usar un enfoque más holístico para aprender sobre esto. Por ejemplo, soy más consciente de la condición diaria de mi piel. Es la capa que mejor protege y que previene que una infección o sustancias dañinas entren al cuerpo hasta que la protección se vea comprometida. Cuando la piel está comprometida, somos propensos a la infección, lo que puede llevar a la amputación y también a una curación prolongada. Sin embargo, esa no es la única complicación de la diabetes que he visto. Junto con los pacientes con extremidades amputadas, he tratado a pacientes que perdieron la visión, pacientes que se sometieron a diálisis y he visto a algunos fallecer. 

Al final del día, mi objetivo es simple: quiero educar a la gente, no todas las personas con diabetes “parecen enfermas”. De hecho, muchas personas con diabetes tienen un estilo de vida activo. Además, quiero crear un programa para que las personas con diabetes reciban una educación adecuada cuando se les diagnostique y mejoren la relación entre el paciente y el proveedor. A través de una educación adecuada, las personas con diabetes Tipo 2 pueden sentirse capacitadas cada día para abordar la enfermedad de manera directa y alcanzar los objetivos que se establecieron, incluida la vida saludable y activa.


TAGS:

Robert Valdez

Soy un proveedor de atención médica y estoy certificado como técnico médico de emergencias y actualmente estoy en el proceso de postularme a la escuela de enfermería. La pesca con surf o kayak es una de mis pasiones cuando tengo la oportunidad de hacerlos. Además, para vacaciones, mi esposa y yo disfrutamos viajar en crucero a lugares como las Bahamas, Gran Caimán, Jamaica y Cozumel.