Buena nutrición versus hacer dieta

 

¿Qué es una “dieta”?

Para muchos, la palabra “dieta” evoca imágenes de negarnos a nosotros mismos los alimentos que realmente queremos comer, por un corto período de tiempo hasta que nos recuperemos, perdamos peso o nos rindamos por pura frustración. Sin embargo, esta perspectiva de la dieta no solo nos prepara para el fracaso, sino que también pasa por alto la definición básica de la palabra: nuestra dieta se trata simplemente de los alimentos que comemos. Junto con sus connotaciones negativas, la dieta ha demostrado ofrecer una efectividad limitada para muchas personas y, por lo general, no es un método de alimentación que pueda sostenerse a largo plazo. Por lo tanto, cuando se enfrenta un diagnóstico de diabetes Tipo 2, tal vez la mejor manera de pensar en los cambios que se deben hacer no sea en términos de “hacer dieta”, sino de cambiar la dieta para centrarse en una buena nutrición y opciones de alimentos sostenibles.

Cambio de dietas

Un diagnóstico de diabetes Tipo 2 viene con la comprensión casi inmediata de que la forma en que nos sentimos cómodos comiendo debe cambiar. Luego vienen dos pasos aún más difíciles, descubrir cuáles deben ser esos cambios y luego implementarlos. Algunas personas podrían comenzar por ojear los últimos libros de dietas, tal vez incluso podrían regresar a una dieta que probaron en el pasado. Al hacer dieta, podría parecer realista elegir planes que requieran privaciones extremas eliminando todos los alimentos que una vez amamos o sustituyendo esos alimentos con la versión libre de grasa o baja en carbohidratos. Podemos elegir un plan de dieta que elimine por completo nuestros platos de carbohidratos o grasas, carne o incluso alimentos sólidos. Y cuando empezamos a cambiar por completo la forma en que comemos, nuestro nuevo plan incluso podría parecer sostenible. Si bien este tipo de dieta puede traer resultados temporales en términos de pérdida de peso, muchas dietas genéricas no son en absoluto lo que se necesita en respuesta a un diagnóstico de diabetes Tipo 2, y desafortunadamente muchos planes de dieta no son posibles como reemplazos de por vida en la forma en que una vez comimos.

Un cambio de idea

Entonces, ¿cuál es la alternativa a una mentalidad de hacer dieta? ¿Qué otras opciones existen para manejar un diagnóstico de diabetes Tipo 2? Bueno, en lugar de pensar en estar “a dieta”, quizás en lugar de eso podamos pensar en cambiar nuestra dieta. No nos estaremos privando de las cosas que nos gusta comer; estaremos eligiendo qué comer según las diferentes pautas, como antes, pero basándose en una buena nutrición. Estos podrían parecer detalles insignificantes en el uso del idioma, pero las palabras que usamos se solidifican en nuestras percepciones, que a su vez informan sobre la forma en que nos movemos con nuestros cuerpos y en nuestro entorno. Comprender lo que comemos como “nuestra dieta” es el primer paso para mantener una forma de comer que podamos llevar con nosotros durante toda la vida. 

¿Qué es la buena nutrición?

La buena nutrición, a diferencia de muchos planes de dieta, puede incluir una gran cantidad de formas de comer, pero hay algunos principios básicos para quienes viven con diabetes Tipo 2. Los carbohidratos elevan los niveles de azúcar en la sangre, por lo que los alimentos como los granos, el pan, las pastas, la leche, los dulces, las frutas y las verduras con almidones (papas, maíz y guisantes) deben limitarse. Las verduras y las proteínas magras como el pollo, el pavo, el pescado o incluso el tofu deben incluirse. Las proteínas nos hacen sentir llenos, por lo que basar las comidas en estos alimentos nos impide sentir que nos estamos privando de alimentos. Las proteínas llenas de grasa, como la carne roja, no son intrínsecamente malas para las personas con diabetes, pero pueden hacer que suban de peso, lo que a su vez conduce a una mayor resistencia a la insulina, por lo que hasta que el peso esté bajo control, lo mejor es evitarlas lo más posible.  Y limitar los alimentos mencionados no significa eliminarlos por completo.Significa comerlos con moderación, elegir pan y pastas integrales cuando sea posible, lácteos sin grasa o bajos en grasa, llenar la mayoría del carrito de la compra con alimentos que se encuentran en el perímetro del supermercado y evitar los pasillos centrales lo más posible.

¡Bocadillos!

Una vida sin bocadillos no parece ser una vida en absoluto, pero muchas dietas prohíben o limitan severamente los bocadillos. La buena nutrición, por otro lado, no limita en absoluto los bocadillos. Cambiar nuestras percepciones de los bocadillos es importante. Los pasillos de chips, galletas y galletas saladas, los pasillos centrales del mencionados anteriormente, proporcionan poca o ninguna nutrición, a pesar del envoltorio engañoso que promete alternativas saludables e incluso verduras en nuestras bolsas de bocadillos crujientes con aceite. Nuevamente, estas limitaciones no significan que nunca podamos comer papas fritas nuevamente, sino simplemente que deben comerse con moderación y no todos los días. Entonces, para aquellos de nosotros que realmente disfrutamos los bocadillos, pensemos en otros alimentos para reemplazar los alimentos procesados ​​con alto contenido de azúcar y sal. “Si el nivel de glucosa en la sangre es menor a 5.5 mmol/L100 mg/dL, se debe comer un bocadillo de 15 a 30 g de carbohidratos“. Estos son algunos bocadillos que nos dan lo mejor por nuestro dinero:Las nueces son una excelente alternativa a las papas fritas, al igual que el queso de bajo contenido de grasa, el hummus con verduras, el yogur griego bajo en grasa con pasas, el edamame (que se encuentra con las verduras congeladas) rociados con un poco de sal, o las palomitas de maíz (las reventadas con aire evita. aceites que son malos para nosotros; para darles un sabor adicional prueba con una rociada de aceite de coco y un poco de levadura nutricional, que proporciona un sabor sustancioso y salado), y si realmente necesitas esa solución crujiente procesada, elige las galletas integrales en lugar de las blancas. La fruta también es un buen bocadillo al comerse con moderación, pero ten cuidado con el alto contenido de azúcar.

Aunque todos estos bocadillos son buenos para comerlos a diario, el control de las porciones sigue siendo importante. Un puñado de almendras es excelente, pero son altas en calorías y no deben comerse sin cuidado. Las palomitas de maíz tienen un alto contenido de carbohidratos y el tamaño de porción sugerido es cinco tazas. Al igual que todos los alimentos que comemos, nuestros bocadillos deben servirse en porciones para que no nos excedamos.

Encontrar un equilibrio

Encontrar la dieta adecuada no es tarea fácil para ninguno de nosotros, y para muchos de nosotros es una exploración de por vida del mejor modo de disfrutar y utilizar los alimentos para nuestro placer y nuestra salud. Incluso cuando se vive con diabetes Tipo 2, hacer dieta no es necesario para llevar una buena dieta, y no hay razón para tener hambre al seguir una dieta nutricionalmente sana. Manejar un diagnóstico de diabetes Tipo 2 implica muchos procesos, y descubrir una dieta personalizada es solo uno de ellos.


Referencias:

https://www.everydayhealth.com/hs/managing-type-2-diabetes/best-and-worst-foods/ (2017)

https://www.nytimes.com/2012/08/11/business/in-grocery-stores-the-perimeters-take-center-stage.html (2012)

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK279012/(2015)

https://www.everydayhealth.com/hs/phototgallery-type-2-diabetes-10-best-snacks/(2014)