Cafeína y Diabetes Tipo 2

 

 

¿Alguna vez has notado un aumento en tus niveles de glucosa en sangre después de beber una taza de café o té? No te estás imaginando cosas. Pero, ¿qué impacto tiene la cafeína en la diabetes Tipo 2? La cafeína es una de las “drogas” más consumidas en el mundo. Lo obtenemos principalmente de café, té, bebidas energéticas y refrescos. Sin embargo, sabemos que la pregunta es: ¿es seguro consumir cafeína si tengo diabetes tipo 2?

Lo que la investigación dice sobre la cafeína y la diabetes Tipo 2

Echemos un vistazo a las últimas investigaciones. Los resultados aún no son del todo claros pero esto debería aclararnos un poco las cosas sobre este tema candente.

De acuerdo con la Clínica Mayo, la cafeína puede tener un efecto en los niveles de glucosa en sangre causando fluctuaciones más bajas o más altas, por lo que se recomienda un consumo limitado para un mejor manejo glucémico.

Otros estudios sugieren que beber 3-4 tazas de café por día en comparación con beber menos de 2 o cero tazas tiene relación con un menor riesgo de desarrollar diabetes Tipo 2. El café contiene un fuerte antioxidante llamado ácido clorogénico que ayuda a regular el azúcar en la sangre y disminuye el riesgo de diabetes al mejorar la sensibilidad a la insulina.

Otro estudio publicado por la Asociación Americana de Diabetes sugiere que las personas con diabetes Tipo 2 pueden reducir su riesgo de hipoglucemia nocturna al beber una cantidad pequeña o moderada de cafeína antes de acostarse. Algunas personas también afirman que los síntomas de hipoglucemia se vuelven más notorios al incorporar cafeína en su dieta.

Los efectos de la cafeína pueden ser distintos en cada persona aunque con el factor adicional de tolerancia al estimulante puede acumularse a medida que aumenta la cantidad. Mientras que algunas personas afirman que pueden observar una diferencia importante y notable en sus niveles de glucosa cuando beben cafeína, otras dicen que no tienen problemas para incorporar la cafeína junto con los alimentos.

Exploremos algunas variables que podrían contribuir al cambio en los niveles de glucosa en sangre en relación con el consumo de cafeína.

Efectos secundarios

Algunos  efectos secundarios comunes del consumo de cafeína  pueden explicarlos cambios en los niveles de glucosa en sangre.

La falta de sueño

Hay pruebas de que no dormir lo suficiente puede contribuir a la resistencia a la insulina en el cuerpo de las personas con diabetes Tipo 2. Demasiada cafeína ciertamente podría contribuir al insomnio, especialmente porque la tolerancia a la cafeína disminuye a medida que envejecemos.

Frecuencia cardíaca elevada / “los nervios”

Dos efectos comunes si hay demasiada cafeína en el sistema o si el cuerpo no está acostumbrado. Estos también son síntomas de hipoglucemia, que podrían hacer que alguien con Tipo 2 tenga la necesidad de medir sus niveles de glucosa con mayor frecuencia si confunde los síntomas con hipoglucemia. 

Acidez estomacal / malestar estomacal / deshidratación

Algunas personas son menos tolerantes al café y otras bebidas con cafeína que otras, por lo que estos síntomas a menudo pueden manifestarse. Las respuestas hormonales del cuerpo a estos síntomas (y sentirse enfermo en general) siempre pueden hacer que los niveles de glucosa en sangre suban y bajen.

Fenómeno del alba

 El fenómeno del alba (o “efecto del amanecer”) es el término utilizado para describir un aumento anormal de los niveles de glucosa en sangre en muchas personas, entre las 2 de la mañana y las 8 de la mañana. La mayoría de los investigadores creen que este efecto es el resultado de la aparición y aumento de algunas hormonas en esos periodos de tiempo. La liberación nocturna de cortisol, glucagon y epinefrina aumentan la resistencia a la insulina. Por supuesto, este fenómeno también podría deberse en parte a factores de manejo de la diabetes como el alto consumo de carbohidratos antes de acostarse o dosis insuficientes de insulina. Sin embargo, bien podríamos estar culpando equivocadamente a la cafeína por las elevaciones matutinas de nuestros niveles de glucosa en sangre pero en realidad este fenómeno podría ser el verdadero culpable.

Edulcorantes

Por supuesto, si planeas endulzar tu bebida con cafeína con azúcar, crema o leche, ¡siempre revisa el conteo de carbohidratos y la dosis de insulina que necesitarás para tomar esta bebida! Incluso se sabe que algunos edulcorantes artificiales ocasionan un aumento en los niveles de glucosa en sangre debido a sus ingredientes.

Entonces, ¿qué podemos concluir con toda esta información? El cuerpo de todos reacciona de manera diferente a los alimentos y bebidas, ¡con o sin diabetes Tipo 2! Es importante tener en cuenta que los estudios hasta ahora sobre la cafeína y los niveles de glucemia siguen siendo inconsistentes. Saber exactamente cuánto efecto podría tener en usted requerirá algo de experimentación y podría depender de muchas cosas, incluida la hora del día, el recuento de carbohidratos, la actividad física, los niveles hormonales y la cantidad de cafeína ingerida.


Contenido relacionado:

Determinar tus Necesidades Nutrimentales

Consejos para Construir tu Plan de Alimentación