Caminando para Ejercitarnos con Diabetes Tipo 2

 

Caminar es una de las formas más convenientes de ejercicio. Puede ser especialmente útil para las personas con diabetes Tipo 2 que buscan formas fáciles y de bajo impacto para mantenerse activos. ¿Cuál es el beneficio adicional? Se puede hacer en casi cualquier lugar y en cualquier momento que te parezca práctico. Sin embargo, lo primero es lo primero: consulta a tu médico antes de comenzar un nuevo régimen de ejercicios. Ellos pueden ayudarte a determinar qué plan de ejercicios sería adecuado para ti en función de su salud.

Beneficios de caminar con DT2

  • Disminuye los niveles de glucosa en sangre
  • Mejora la sensibilidad a la insulina.
  • Reduce el riesgo de enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares.
  • Reduce los niveles de colesterol y estrés.
  • Aumenta la densidad ósea, lo que previene la osteoporosis y promueve la salud ósea

 

Cómo empezar

Comenzar un régimen de caminata es más fácil de lo que piensas. Aquí hay algunos consejos que puedes utilizar desde hoy:

 

Establece metas: piense en la caminata que ya realizas y fija metas para aumentar el tiempo que caminas . Si actualmente estás caminando 500 pasos por día, es posible que desees avanzar a 1,000 pasos por día y continuar desde allí. Los iPhones tienen podómetros automáticos a través de la aplicación de salud, y las aplicaciones como Pacer y FitBit también son excelentes para contar pasos y motivarnos a movernos un poco más cada día. La mayoría de estas aplicaciones tiene como objetivo alcanzar una meta diaria de 10,000 pasos. Siempre sigue tu progreso.

 

Dedica tiempo para caminar 30 minutos por día: la Asociación Americana de Diabetes (ADA por sus siglas en inglés) recomienda una caminata de 30 minutos al menos cinco días a la semana; esto también se puede dividir en tres o más caminatas de 10 minutos en el día. Se recomienda trabajar para alcanzar 60-80 minutos por día. Para los principiantes, aquí hay un plan para comenzar a caminar. Empieza con los objetivos diarios alcanzables que pueden ser fácilmente establecidos y superados con el tiempo para mantener el impulso y mantener alta la motivación.

 

Invita a un amigo: el ejercicio no solo te beneficiará a ti, también puede ser beneficioso para quienes te rodean. Si tienes un perro, lleva contigo a tu peludo amigo como motivador para que ambos se muevan y se dirijan a un estilo de vida más saludable. Invita a un amigo, pariente o compañero de trabajo y decidan participar en una caminata de rutina para comprometerse mutuamente.

 

Join a Walking Group: You can also join a walking club in your area or start your own – it’s a fantastic way to get the exercise you need while getting connected to your community!

 

Únete a un grupo de caminatas: también puedes unirte a un club de caminatas en tu área o comenzar uno por tu cuenta. ¡Es una manera fantástica de hacer el ejercicio que necesita mientras se conecta a su comunidad!

 

Sudando: manejando tu intensidad

Un entrenamiento de caminata más intenso involucraría enérgico y powerwalking. Si caminas durante 30 minutos seguidos, realiza un calentamiento de cinco minutos, luego intenta caminar a paso rápido durante 15 a 20 minutos, antes de tu enfriamiento de cinco minutos. Un ritmo rápido sería de tres a cuatro millas por hora, o cuando tu respiración se vuelva pesada, pero aún puedes hablar oraciones completas.

Equipo que necesitarás

  • Calzado para caminar y calcetines: preferiblemente zapatos planos, flexibles, deportivos que les queden bien. Puedes visitar tu tienda de zapatos deportivos local para buscar un modelo que te ofrezca comodidad y seguridad.

Precauciones de seguridad

  • Pospón tu sesión de r ejercicio si tiene niveles altos o bajos de azúcar en sangre
  • Bebe mucha agua para mantenerte hidratado.
  • Revisa tus niveles de azúcar en sangre antes, durante y después del ejercicio.
  • Si estás usando insulina, algunas investigaciones indican que los sitios de inyección deben estar lejos de los músculos que usarás más, ya que el ejercicio puede acelerar la absorción de insulina y provocar hipoglucemia. Otras fuentes nos indican una perspectiva diferente, por lo tanto, siempre es mejor platicar las opciones con tu médico.