Aprender Sobre Hipoglucemia Severa por mi Cuenta


 

Mi Primer Episodio de Hipoglucemia

Recuerdo mi primera experiencia con hipoglucemia. Era una noche fría y lluviosa en noviembre. Recuerdo haberme sentido muy mareada y sudorosa. Casi nunca sudo cuando duermo y ciertamente no era el clima. Me imaginé que algo más tenía que estar mal. Entonces, decidí que tal vez debería medir mi nivel de azúcar en la sangre y que bueno que lo hice: mi nivel de azúcar en la sangre era de 34 mg/dL. Aunque comencé a asustarme, me dije que todo estaría bien. Mi madre también estaba en casa, pero eran las 2 de la mañana y no quería despertarla. 

En ese momento, no sabía que se suponía que debía comer cuatro tabletas de glucosa en lugar de una. Así que comí solo una tableta de glucosa. Cuando me medí 15 minutos después, mi nivel de azúcar en la sangre solo subió a 44 mg/dL. Entonces tomé jugo de manzana y esperé 15 minutos y luego subió a 90 mg/dL. Afortunadamente, no terminé con un nivel alto de azúcar en la sangre después. 

Tuve que aprender sobre la hipoglucemia grave por mi cuenta 

Me diagnosticaron diabetes Tipo 2 el 19 de abril de 2018, tres días antes de cumplir 23 años. Estaba devastada. Lloré y no quería aceptarlo. Sentía que era mi culpa. Sin embargo, mi madre me dijo que todo iba a estar bien porque ella también tiene diabetes Tipo 2. Ella me dijo que posiblemente podría ser causada por el síndrome de ovario poliquístico, que también lo tengo. Tenía mucho miedo y comía muy poco porque tenía miedo de que cualquier cosa elevara mi azúcar en la sangre.  

Mi médico tampoco me explicó nada sobre la diabetes. Solo me dijo que mi nivel de azúcar en la sangre era alto, mi A1c era de 7.4 y que tengo diabetes. Me recetó metformina y me dijo que no comiera muchos carbohidratos. Ella nunca me explicó cuántos carbohidratos debía comer o en qué niveles debería de tratar de mantener mi nivel de azúcar en la sangre. Ni siquiera me prescribió un glucómetro al principio; ella dijo que no lo necesitaba. Afortunadamente, mi madre tenía una máquina de repuesto y tiras reactivas que podía usar. No fue sino hasta 3 meses después en mi seguimiento cuando me recetó mi glucómetro. 

Dos semanas después, vi a un dietista y aprendí cuántos carbohidratos debería tratar de comer en un día. Luego, lentamente comencé a cambiar mi dieta y aprendí a aceptar mi diagnóstico. Sin embargo, cuando se trataba de hipoglucemia, mi médico no me dijo nada al respecto. Tuve que investigarlo yo misma y aprender a tratarla. Aprendí que necesitaba llevar dulces o pastillas de glucosa conmigo en todo momento y en todas partes, incluyendo mi bolso, habitación, casillero, mochila.  

Hoy, cuando estoy experimentando hipoglucemia, lo cual es a menudo, me siento mareada, pero no hasta que mi nivel de azúcar en la sangre está alrededor de 30 o 40. Puedo estar funcionando completamente bien si está en 50 mg/dl. Hoy en día, siempre mantengo dulces o tabletas de glucosa e intento mantener una o dos cajas de jugo junto a mi cama. Mi médico me quitó la metformina debido a sus efectos reductores del azúcar en la sangre, por lo que para compensar los niveles bajos, como comidas pequeñas y más carbohidratos.

Pude conseguir un MCG Freestyle Libre, primero el sistema de 10 días y luego el sistema de 14 días cuatro meses después, después de convencer a mi médico de que necesitaba uno porque no puedo sentir mis niveles bajos hasta que están muy bajos. Ella estuvo de acuerdo y me envió a un endocrinólogo. Lamentablemente, mi seguro no lo cubre, pero vale la pena. De todos modos, cuando mi sensor dice que mi nivel está en 80 mg/dL y está bajando, generalmente lo confirmo punzándome el dedo. Si la lectura de azúcar en la sangre es de 80 mg/dL o menos, la trato con pequeños dulces, tabletas de glucosa o jugo. No espero hasta que mi nivel de azúcar en la sangre sea de 70 mg/dL porque a veces mi nivel de azúcar baja rápidamente y no quiero experimentar un nivel bajo grave y aterrador.

He oído hablar del glucagón, el inyectable utilizado para tratar la hipoglucemia grave, a través de mi propia investigación. Pero lamentablemente, no lo tengo como respaldo de emergencia debido al costo. No estoy segura si mi seguro lo cubre. Cuando le pregunté a mi médico al respecto, me dijo que no era necesario, pero si quería uno, costaría $400. 

Nota del editor: Verifica tu cobertura con tu compañía de seguros y revisa tu elegibilidad para una tarjeta de ahorro Glucagon aquí. Además, el glucagón nasal BAQSIMI recientemente se ha puesto a disposición en farmacias de EE. UU., y se ofrece a un precio reducido a través de diversos programas de ahorro. Para saber cómo calificar para estos programas, haz clic aquí.

La hipoglucemia es un problema dentro de la comunidad de diabetes Tipo 2 

Las personas con diabetes Tipo 2 deben ser educadas sobre la hipoglucemia. Es un problema grave y poco cubierto. Además, siento que la mayoría de los médicos realmente no se lo dicen a sus pacientes. Por ejemplo, mi médico no me dijo nada al respecto, pero afortunadamente pude aprenderlo yo misma y saber qué hacer. Algunos de los pasos que las personas con diabetes Tipo 2 pueden tomar hoy para aumentar su conocimiento en cómo tratarla son: 

  • Conoce los síntomas del bajo nivel de azúcar en la sangre. 
  • Mide tu nivel de azúcar en la sangre cada vez que te sientas enfermo 
  • Ten a la mano algún tipo de refrigerio, tabletas de glucosa o jugo en todo momento. 

Infórmate más sobre la hipoglucemia y la hipoglucemia severa en Beyond Type 2.