Un Ex Chef con Diabetes Tipo 2 Demuestra que la Buena Comida Puede ser Sana y Sabrosa


 2022-01-08

Se ha editado la transcripción de la entrevista original en inglés por razones de longitud y claridad.


El diagnóstico de diabetes tipo 2 lleva a muchas personas a creer que tienen que renunciar a sus alimentos favoritos. Esto no podría estar más lejos de la realidad. Un diagnóstico de diabetes tipo 2 probablemente cambiará tu dieta, pero no significa que tengas que sacrificar el sabor.

Carlos González, de 36 años, ex chef, aprendió que la gran comida puede ser saludable y sabrosa después de su diagnóstico de diabetes tipo 2 en 2019. Dice que le costó cambiar y acostumbrarse, pero su formación culinaria le ayudó en la transición. Hoy en día, cocina a menudo y hace ejercicio todos los días, documentando su camino de fitness en Instagram.

Al principio, a Carlos le recetaron insulina, pero con los cambios realizados en su estilo de vida, ya no la necesita. Dice que son los pequeños detalles los que le ayudaron a hacer la transición. Carlos charló con nosotros para hablar de su transición, su experiencia culinaria y los consejos para los recién diagnosticados.

BT2: ¡Gracias por charlar con nosotros! ¿Cuándo te diagnosticaron  diabetes tipo 2? ¿Cuáles fueron algunos de los síntomas que tuviste? 

Carlos González: Me diagnosticaron el 5 de marzo de 2019. Antes de eso, sabía que tenía los síntomas. Estaba bebiendo mucha agua. Estaba bebiendo alrededor de tres galones de agua al día, siempre usando el baño y simplemente sintiéndome súper cansado todo el tiempo. Realmente no conocía todos los síntomas, pero doctor Web te vuelve loco y crees que lo tienes todo. Cuando terminas, te mueres para mañana. Pero con el tiempo, era una de esas cosas cuando estaba cansado, orinando todo el tiempo, bebiendo mucha agua y sin sentir realmente que tenía suficiente energía para hacer nada. Descubrí que tenía diabetes tipo 2 después de tener un accidente de coche. Salía del trabajo y me dirigía a una carretera de doble sentido, y un coche se desvió, intenté esquivarlo y me golpeó. Tuvieron que sacarme del coche y meterme en una ambulancia. En la ambulancia, tuvieron que analizar mi nivel de glucosa (azúcar) en sangre. Tenía 455 mg/dL o algo así y dijeron que tenía cetoacidosis. Nunca supe qué era eso. Me dijeron: “¿Cómo te sientes?” Dije: “Me siento normal”. Supongo que después de tener altos niveles de glucosa (azúcar) en la sangre por un tiempo, te sientes normal con ellos. Aunque estén altos, no puedes dormir, te levantas por la noche cada 20 minutos para ir al baño. Ha sido un viaje salvaje.

Nos encantaría que nos contaras los cambios que has hecho. ¿Cómo fue la transición para ti?

Al principio fue fácil, aprendí mucha información mientras estaba en la cama del hospital porque no me dejaban salir. Al no tener mis gafas, porque las perdí en el accidente, sólo podía mirar mi teléfono. Así que todo el tiempo, sólo estoy en el teléfono, buscando todos los síntomas de lo que puedo hacer. Además, los médicos del Tampa General, que son fenomenales, me dieron un montón de información.

Siempre estaba haciendo preguntas. ¿Para qué me dan la insulina? ¿Para qué sirve esto? ¿Qué debo tener en cuenta? Así que fue una de esas cosas en las que esos dos días que estuve en el hospital me dieron la fuerza de voluntad y el conocimiento para ponerme a trabajar en cuanto estuviera en casa.

Al principio fue abrumador porque tuve que hacer muchos cambios en mi dieta y comer alimentos diferentes. Al principio, pensaba en mi cabeza, si hubiera ido a un médico y me hubiera sentado con él y me dijera: “Oh, tienes diabetes tipo 2”. Y yo: “Oh, tu no sabes de lo que está hablando”. Entonces creo que habría sido una mentalidad totalmente diferente.

Estando en el hospital y hablando con un médico, ya sentía la angustia de estar en un hospital. No quieres estar allí. Así que fue una de esas transiciones que me resultaron fáciles porque ya estaba allí. Ya conocía los resultados finales desde el inicio.

En tu Instagram, eres muy activo y hablas abiertamente de tu vida en el gimnasio. ¿Era algo que ya hacías o empezaste a compartir tu trayectoria una vez que te diagnosticaron?

Lo hacía desde hace años, pero no estaba totalmente metido. De vez en cuando, iba al gimnasio, luego me tomaba un par de descansos y hacía otras cosas. Después de mi diagnóstico, supe que era el momento de ponerme las pilas. La vida me recordó mi enfoque y lo que tengo que hacer, como ir al gimnasio todos los días, comer bien todos los días y expresar lo que siento todos los días.

Creo que la diabetes tipo 2 me ha mantenido más humilde ahora que antes porque no puedes aflojar. Si flojeas, te perjudica más a ti que a los demás, porque si no tienes diabetes, puedes decir: “Ah, no voy a ir al gimnasio. No hay nada. No hay repercusiones”. Con la diabetes tipo 2, hay repercusiones evidentes.

Desde el principio, ¿te recetaron insulina? ¿Te dijo tu médico que cambiaras tu dieta? 

Inicié con insulina porque cuando empecé, mi A1C era superior a 14. Así que tuve que ponerme insulina. Tuve que tomar pastillas. Tuve que estar con todo tipo de cosas y con la dieta al mismo tiempo, sólo para estar bien. Un montón de inyecciones, Metformina y también algunos medicamentos para los triglicéridos, todo al mismo tiempo. Estuve en eso durante tres meses antes de quitarme la insulina. Volví al médico y me dijo: “Bien, estás bien”.

¿Cuáles fueron algunos de los cambios que notaste? ¿Notaste inmediatamente que te sentías diferente, que tus números estaban mejor o más en el rango que querías estar?

Me llevó un tiempo darme cuenta de la diferencia desde ese punto. No estaba tan cansado. Realmente pude dormir un poco. No tenía que despertarme cada dos horas para ir al baño. Recuerdo el primer par de noches cuando estaba corrigiendo para bajar a niveles normales de glucosa (azúcar) en la sangre y me quedé dormido. Me desperté cinco horas más tarde en lugar de un par de horas más tarde, porque mi nivel de glucosa (azúcar) en sangre era normal, no alto.

Escuchamos en nuestra comunidad todo el tiempo: te acostumbras tanto a sentirte así que ni siquiera te das cuenta de que algo va mal.

Lo sientes como algo normal. Te acostumbras a ello, pero no es normal. Te acostumbras a orinar cada dos minutos o a que te duela la mandíbula. Me dolían las encías porque estaban muy inflamadas debido a mis niveles de glucosa (azúcar). Pensaba que era una sensación normal porque mis muelas del juicio todavía estaban saliendo en ese momento. Pero no era normal. Se trataba de mis subidas y bajadas de azúcar y de la secreción de azúcar en mi boca. Fue doloroso.

Pasaste de estar con insulina a estar sin ella. ¿Cuáles fueron los cambios que hiciste? ¿La dieta y el ejercicio te ayudaron mucho? 

Fue la dieta y el ejercicio. Fue saber lo que comía y prestar atención a lo que ponía en mi cuerpo y estar realmente activo. Es una de esas cosas en las que hay que mantenerse activo. Mientras te mantengas activo y comas y tengas esa mentalidad de saber  lo que comes, de lo que metes en tu cuerpo, se corrige solo. Realmente lo hace. Es una de esas cosas en las que no te das cuenta de que es la mentalidad. No te das cuenta de lo que estás comiendo hasta que te sientas,miras lo que estás comiendo y piensas en lo que estabas haciendo antes.

Es el conocimiento, siempre el conocimiento. Hacer ejercicio todos los días, cuatro o cinco días a la semana. Al principio, hacía varios tipos de platillos diferentes sólo para la semana. Era abrumador. Me dije: “Muy bien, algo tiene que ceder. No puedo hacerme cenas gourmet todas las noches”.

Aunque fui chef durante 15 años, dije: “Muy bien, tengo que mantener esto básico, porque tengo cinco millones de otras cosas que tengo que hacer”. Así que es básicamente pollo y brócoli la mayor parte del tiempo. Entonces tal vez un camote o tal vez un poco de arroz o algo así mezclado en ella. Pero sí, se trata realmente de la dieta, y la dieta y el ejercicio, salir y ser activo y no sólo tener una bolsa de patatas fritas contigo todo el tiempo.

¿Tienes algún consejo para otras personas que viven con diabetes tipo 2? 

Son los pequeños detalles. Estacionarte lejos de la entrada siempre que sea posible. Además, el estrés de encontrar un sitio para estacionarte cerca afecta a la glucemia. Si te estacionas en la parte de atrás, donde no hay nadie más, es menos estresante. Además, haces un poco más de ejercicio. Es sólo un poco a la vez.

Las pequeñas cosas que haces suman, incluso una hora al día. Camina por el vecindario o simplemente asegúrate de que si vas a comer algo, asegúrate de que no tenga muchos carbohidratos. Si vas a comer carbohidratos, tienes que quemarlos. Concéntrate en lo que pones en tu cuerpo y mantente activo.

¿Cómo ha cambiado tu forma de ver la comida el hecho de haber sido chef durante 15 años?

Al principio, sabía todos los ingredientes que había que poner en la comida, pero nunca presté atención a lo que había en la comida, en cuanto a carbohidratos, azúcares y sodio. Me limitaba a echarlo todo. Si tenía buen sabor, lo ponía en la comida.

Así que es una de esas cosas en las que ya conocía el tamaño de las porciones. Me ayudó con los tamaños de las porciones cuando lees la parte posterior de una etiqueta, cuánto es el tamaño de la porción. Una taza o una cucharadita, una cucharada. Coincidió con mi condición de cocinero, que ya conocía las medidas, puedo calcularlas a ojo. Si no tengo una taza de medir a mano, ya sabía cómo era una taza o dos tazas o una cucharada de algo que se me permite tener en la parte posterior de los ingredientes, donde dice el tamaño de la porción. El tamaño de la ración era realmente importante.

Luego, los alimentos que cocino, puedo cocinarlos de diferentes maneras. Puedo usar diferentes sabores que sabrán igual pero son mucho más saludables. Ser chef me ayudó a entender cómo hacer que la comida sepa bien, aunque se supone que al mismo tiempo es saludable para ti. No te va a matar.

Tienes que acostumbrarte a algunas cosas porque algunas cosas pueden no saber bien al principio porque tu cuerpo nunca las ha comido. Pero después de un tiempo, cuando empiezas a comer estas cosas, sustituyendo tal vez la sal de mesa normal por sal del Himalaya o sal marina, o simplemente condimentos no basados en la sal, eventualmente a tus papilas gustativas les gustará y te acostumbrarás. Ahora me encanta la comida. Es simplemente tremendo lo mucho que se puede hacer el mismo tipo de sabores y el gusto y todavía quiere comerlo.

¿Tienes alguna palabra de inspiración para alguien que se sienta desanimado o que acabe de ser diagnosticado con diabetes tipo 2?

Las tengo. Tómate tu tiempo. Un día a la vez, una inyección a la vez, una pastilla a la vez. No te agobies porque entonces sólo vas a caer en un pozo de “Ay de mí y nunca voy a mejorar”. Toma un día a la vez, un paso a la vez. Principalmente, come todo con moderación. Lo mejor que puedo decir es que comas todo con moderación. No te limites en comer nada, pero si vas a comerlo, no te lo comas entero.

¿Hay algo más que quieras añadir? 

De hecho, el otro día hablé con un psicólogo sobre la diabetes de tipo 2 y la de tipo 1. Si necesitas ayuda, la ayuda está ahí para ti y para los que tienen condiciones subyacentes además de tener diabetes. Hay gente que puede ayudarte.

Hay gente con la que puedes hablar sobre la diabetes y tu salud mental actual. Yo mismo estoy trabajando en eso, tratando de encontrar esa ayuda para poder tener una mejor mentalidad.

*Lee otra historia sobre una chef a la que le sigue gustando cocinar después de su diagnóstico de diabetes tipo 2.

NO ESTÁS SOLO. ÚNETE A LA COMUNIDAD DE BEYOND TYPE  2

Un lugar para que todos los impactados por la diabetes tipo 2 compartan sus historias, se conecten entre sí y encuentren recursos sobre temas que van desde el manejo de la diabetes diario hasta la salud mental. Ahora, con el apoyo de nuestros amigos de la Asociación Americana de Diabetes, conéctate al instante con otras personas que te entienden: haz preguntas, comparte tus éxitos, desahógate en una plataforma segura y respetuosa diseñada específicamente para las personas impactadas por la diabetes tipo 2. Aquí encontrarás una colección de ideas prácticas, historias y recursos, tanto en inglés como en español, no sólo para vivir con la diabetes  tipo 2, sino para prosperar con ella.

¿Te han diagnosticado recientemente? Aprende a encontrar el apoyo de salud mental que necesitas aquí y cómo encontrar un proveedor de salud mental aquí.

¿Quieres compartir tu historia con nosotros? Comparte tu historia o envía contenido clínico aquí.

El contenido educativo relacionado con la diabetes tipo 2 es posible gracias al apoyo de Lilly Diabetes. Beyond Type 2 mantiene el control editorial total de todo el contenido publicado en nuestras plataformas.

WRITTEN BY ERIKA SZUMEL, POSTED 12/16/21, UPDATED 12/17/21

Erika has been living with Type 1 Diabetes since 2000 and began her career as an Associate Producer, working at NBC’s Oxygen. When she’s not writing about her favorite places (or planning a trip), she’s jammin’ out to classic rock. Living at the Jersey shore, Erika is a lover of the little things, the ocean, and pork roll.

 

ESCRITO POR ERIKA SZUMEL, PUBLICADO EL 16/12/21, ACTUALIZADO EL 17/12/21

 

ESCRITO POR Erika Szumel , PUBLICADO 01/08/22, UPDATED 01/08/22

Erika vive con diabetes tipo 1 desde el año 2000 y comenzó su carrera como productora asociada, trabajando en Oxygen de la NBC. Cuando no está escribiendo sobre sus lugares favoritos (o planeando un viaje), se dedica a escuchar rock clásico. Al vivir en la costa de Jersey, Erika es una amante de las pequeñas cosas, del océano y del rollo de cerdo.