Conectando la Salud Emocional y la Salud Física en el Manejo de la Diabetes


 

 

Mi trabajo como educadora certificada en diabetes y mi salto al mundo de la diabetes

Mi pasión es conectar los puntos o DOTS en inglés (de ahí el acrónimo de mi clínica) entre la salud mental y la salud física… y todo lo que hay en medio.   

Desde una edad temprana, aprendí que esta enfermedad es mucho más de lo que parece. Cuando era niña, a mi hermano menor se le diagnosticó diabetes Tipo 1 y me cautivó de inmediato. Poco después de su diagnóstico, asistí a un campamento de verano para niños con diabetes, conocí a otros niños con diabetes e hice mi mejor esfuerzo para seguir sus prácticas de automanejo con controles de glucosa e inyecciones de solución salina. 

En casa, asumí una gran responsabilidad para el cuidado de la diabetes de mi hermano. Mi comprensión de la dinámica de la diabetes evolucionó aún más cuando era adolescente y luchaba por manejar su HbA1c mientras rebotábamos entre nuestros padres que se acababan de separar. A medida que crecía, también lo hacía mi comprensión de la dinámica trayectoria de toda la vida y el curso de las luchas únicas que acompañan a la diabetes. 

El elemento social, y cómo eso evoluciona con la edad de la persona con diabetes. ¡La familia, el hogar y la situación de vida es una gran influencia! Además, dependiendo de la edad, este nivel de influencia puede ser “decisivo para bien o para mal”. El aspecto de la salud mental… se podría entender que a una persona tal vez no le importe mucho la diabetes si está tan deprimida que el hecho de despegarse de la cama cada mañana es un logro, o si acaba de perder a un ser querido, está en una relación abusiva, o se está ahogando en el estrés de tratar de equilibrar el trabajo y la vida en el hogar… En el área del comportamiento, esto demuestra que la responsabilidad no se detiene con la educación, la persona tiene que ponerla en acción. A veces las personas simplemente luchan con tomar medidas, encontrar motivación o autoconfianza, o simplemente saber por dónde empezar. 

Sabía que quería trabajar con la diabetes desde esa temprana edad. Recibí una licenciatura en promoción de la salud y me certifiqué como especialista en educación para la salud. Luego obtuve mi maestría en trabajo social clínico. Comencé a trabajar tanto en educación de salud comunitaria como sirviendo como asesora de salud del comportamiento para un programa ambulatorio de diabetes. Esto siguió evolucionando y he tenido la suerte de tener una carrera que me permitió reunirme con las personas en una variedad de entornos (pacientes internos, pacientes ambulatorios, con base en la comunidad, y actualmente una clínica privada). Me ha brindado la oportunidad de desarrollar y utilizar mis habilidades como educadora de salud, asesora de salud y proveedora de salud mental en las áreas de manejo de enfermedades crónicas (diabetes, obesidad, hipertensión y más).


 
Mi trabajo; mis estados de ánimo y mis emociones

Realmente me especializo en una combinación de salud mental, salud del comportamiento, asesoría de salud y educación para la salud (la salud mental y la salud del comportamiento a menudo se usan indistintamente, en parte debido al estigma que ha existido alrededor de la palabra “mental”. Pero me gusta distinguir que la salud mental se refiere a los estados de ánimo y las emociones, mientras que la salud del comportamiento puede referirse a los comportamientos, aunque a menudo están influidos por las emociones). 

Como proveedora de salud mental con licencia, proporciono servicios de terapia. Sin embargo, esto tiende a ser una combinación de asesoría de salud, dependiendo de lo que la persona aporta y para lo que está lista y dispuesta a trabajar. Debido a mi antecedente tan único, comencé a usar el título “Asesora de salud del comportamiento” hace muchos años. Todavía hay un estigma acerca de la salud mental (especialmente en áreas más rurales donde comencé a practicar), por lo que descubrí que las personas están menos dispuestas a ver a un “proveedor de salud mental” o “terapeuta” que a un “asesor”. Además, esto tiende a abarcar las áreas tanto de la salud del comportamiento como de la asesoría de la salud. 

Hoy en día, los proveedores de salud del comportamiento deben tener cuidado con la redacción de estas cosas porque la asesoría puede ser un aspecto de la terapia, pero la terapia no puede ser una parte del asesoría (espero que eso tenga sentido). Por esta razón, evalúo a las personas antes de la consulta para determinar si son más un cliente que necesita asesoría de salud o consejería. 

En última instancia, creo firmemente que los comportamientos saludables (especialmente la alimentación y el ejercicio) son componentes integrales del bienestar mental. Hacer mejoras en estas áreas tiene un impacto positivo directo en temas como la depresión y la ansiedad. Y, cuando se trata de controlar enfermedades crónicas como la diabetes, estos son factores clave, ya que influyen en la glucosa en la sangre, la presión arterial, el peso y otras áreas. 

Lo que muchas personas no reconocen es que los nutrientes de los alimentos que consumen desempeñan un papel importante en las reacciones químicas que tienen lugar tanto en el cerebro como en el cuerpo. Esto incluye el desarrollo y la función de los neurotransmisores, cosas como la serotonina y la dopamina, que desempeñan un papel en la regulación del estado de ánimo, las emociones y otras funciones corporales importantes. El ejercicio es un antidepresivo natural y tiene muchos beneficios para la salud mental.

La salud mental como parte importante del control de la diabetes Tipo 2.

1) Hay una diferencia entre salud mental y enfermedad mental:

Creo que el punto clave es la diferencia entre la salud mental y la enfermedad mental. Creo que esta distinción ayuda a poner más la conversación en primer plano y otorga más confianza a las personas para hablar sobre su salud mental o identificar cuándo podrían necesitar un poco de ayuda en esta área. Sí, la salud mental es una parte importante de la salud y el bienestar general. La enfermedad mental es más que todo una condición clínica, es una situación en la que uno experimenta síntomas o demuestra un comportamiento fuera de lo que se espera o de lo que es socialmente aceptado. Si se trata de una afección más clínica, de cualquier manera debes buscar un profesional de salud mental para que te evalúe y te diagnostique adecuadamente. Sin embargo, no es necesario que experimentes los síntomas de una afección psicológica para ver a un proveedor de salud del comportamiento. 

2) No es necesario estar experimentando síntomas de una condición psicológica para ver a un proveedor de salud del comportamiento

Entonces, cuando se trata de la salud mental , es normal que experimentemos momentos difíciles de vez en cuando. ¡Eso es parte de ser humanos! La vida es una montaña rusa de emociones influenciadas por diferentes circunstancias. ¡Pero no todas estas emociones son destellos y arco iris! Es normal pasar por momentos difíciles de vez en cuando. Especialmente cuando se trata de circunstancias difíciles, no es sorprendente que puedas experimentar síntomas de depresión, ansiedad o dolor. En mis años de práctica de salud del comportamiento, he escuchado que los pacientes me preguntan a menudo: “¿Esto significa que estoy loco?” o “vas a pensar que estoy loco…” ¡No! Todos tenemos emociones difíciles y momentos difíciles. 

3) El aspecto mental y emocional de la diabetes probablemente es mucho más grande de lo que crees.

Esto es especialmente cierto cuando se trata de una enfermedad crónica, especialmente una que es tan compleja y depende de automanejo como la diabetes. Cuando se trata de diabetes, hay una serie de dinámicas involucradas… sociales, mentales, emocionales, intelectuales… 

Siempre me gusta señalar que todo el objetivo de todos los esfuerzos para “manejar” la diabetes se reduce a la glucosa en la sangre. Pero sabemos que no siempre se mantendrá dentro del rango objetivo. Los niveles altos y bajos van a suceder… ¡Y, los trastornos emocionales son algunos de los indicadores distintivos de los niveles altos y bajos! Irritabilidad, enojo, hambre (o en inglés “hangry” que significa estar enojado por tener hambre), nerviosismo, ansiedad, confusión, dificultad para concentrarse, fatiga… Sí, estas son emociones o estados mentales, afectan tu energía mental y tu capacidad de recuperación, y muchos también afectan tus relaciones u otras partes de la vida. 

Por lo tanto, ¡el aspecto mental y emocional de la diabetes es parte de la condición en sí misma! Sin mencionar las frustraciones de lidiar con estos o el día a día del manejo de la diabetes, que ocupa gran parte de tu espacio mental. (Podría seguir y seguir hablando de esto).

4) Tu cerebro también es un órgano

Y es uno muy importante. Así que cuídalo. Buscar la ayuda de un profesional de salud mental es como ver a un especialista para cualquier otra condición física o de salud. Es fácil de evitar porque los signos son tan evidentes como la fiebre o la secreción nasal. 

5) La salud mental influye en la salud física y viceversa

Si te has dado cuenta, hay una oleada de artículos, comerciales y anuncios que promueven la salud mental (esto también se puede ver descrito más como “manejo del estrés”, “salud emocional”, “salud del cerebro”, etc.). ¡Eso se debe a que la atención médica general finalmente comienza a reconocer el vínculo que estas dos cosas comparten! Por supuesto que es algo que se sabe desde hace mucho tiempo y todos lo sabemos de manera intuitiva, pero ahora hay más ciencia e investigación real detrás del impacto que tiene la salud mental en la salud física y el manejo de las condiciones físicas. 

Todos sabemos que debemos comer bien, estar activos y tomar nuestros medicamentos… pero hay muchas cosas que afectan nuestra capacidad o fuerza de voluntad para hacerlo y hacerlo de manera constante. También sabemos que las condiciones de salud física influyen directamente en la salud mental por más que las razones obvias de desanimarte y hacerte sentir mal. 

Existe una creciente evidencia con más investigaciones que conectan las condiciones físicas y mentales. Por ejemplo, durante mucho tiempo se ha encontrado que la inflamación desempeña un papel en la depresión y muchas otras afecciones. La respuesta inflamatoria ocurre en respuesta a ciertas enfermedades, estrés y trauma. Cuando se trata de estrés y trauma, es un gran problema. Todos tenemos estrés. El estrés, cuando no se controla, crea problemas en el cuerpo, como inflamación, aumento de la presión arterial, trastornos del sueño y del apetito, y otros síntomas que pueden provocar (o contribuir a) más problemas de salud.  Y, el estudio ACE (eventos adversos de la infancia, por sus siglas en inglés) ha demostrado una vínculo entre la cantidad de eventos adversos de la infancia y un mayor riesgo de enfermedades crónicas. Si bien hay varios factores involucrados, creo que este vínculo tiene mucho que ver con cómo las personas aprendieron a lidiar con esos eventos negativos. 

Otra forma en que tu salud mental afecta tu salud física es mediante los comportamientos. Seamos honestos, si te sientes mal, estás estresado o molesto, ¿qué tan bien te cuidas físicamente? Muy a menudo abandonamos o se nos hace difícil mantener comportamientos saludables. 

Si estás estresado o molesto, lo último que quieres hacer es hacer ejercicio o dedicarle tiempo. Cuando estamos bajo estrés, es fácil reducir el tiempo que lleva hacer ejercicio y otras cosas, y no es sorprendente que puedas olvidar cosas como tomar medicamentos. ¿Alimentación saludable? Se necesita tiempo y energía para planificar, comprar y preparar. Es una decisión difícil de mantener cuando nos rodean opciones convenientes y baratas para comer algo rápido. Luego está el lado de afrontamiento de las cosas… cuando alguien está estresado o molesto, nadie tiene antojo de col rizada, eso es una tontería. ¡La comida casera es lo que uno busca! Y si no es comida, a menudo nos enfrentamos a otras medidas poco saludables, como el alcohol, que presenta un conjunto de problemas completamente diferente (especialmente en la diabetes). El problema es que los alimentos poco saludables y la falta de ejercicio solo contribuyen aún más a sentirse mal, molesto o estresado. 

Barreras mentales comunes en mis pacientes y clientes

Los más importantes son 1) manejo del estrés, 2) descubrir cómo encajar los comportamientos saludables en sus vidas individuales y circunstancias únicas, 3) frustración y confusión con la glucosa en la sangre, 4) perfeccionismo y altas expectativas de sí mismo, 4) síndrome de burnout por la diabetes o angustia por la diabetes, 6) ansiedades y temores específicos de la diabetes. Y por supuesto el manejo del peso. 

  1. Manejo del estrés: el estrés es solo una parte de la vida cotidiana, pero realmente no le damos suficiente crédito al estrés por el impacto que tiene sobre nosotros y nuestros comportamientos. Y, cuando estás estresado, es difícil mantener comportamientos saludables. Trabajo mucho con las personas para comprender mejor sus propios comportamientos, hacer del autocuidado una prioridad y desarrollar habilidades en áreas de manejo del estrés, estrategias de afrontamiento, manejo del tiempo y manejo de la energía. Esto también puede implicar tratar con las relaciones.
  2. Averiguar cómo adaptar los comportamientos saludables a sus vidas individuales y circunstancias únicas: conocer tus propios comportamientos y las situaciones únicas de tu vida es fundamental para adoptar un cambio de comportamiento y crear un estilo de vida saludable que funcione para ti en el momento de tu vida que te encuentres. Mi enfoque y estrategias se verán muy diferentes para un hombre jubilado de 65 años en comparación con una madre trabajadora de 35 años con dos niños pequeños. En cualquier caso, el objetivo es comenzar donde estás y en lo que estás preparado para trabajar. Establecemos objetivos efectivos y progresivos. Identificamos y desarrollamos fuentes de apoyo para la sostenibilidad. Destacamos y utilizamos tus fortalezas únicas.
  3. Frustración y confusión con la glucosa en la sangre. Muchas personas vienen a mí simplemente frustradas por su glucosa en la sangre y no pueden entender por qué no pueden controlarla. Si bien hay, por supuesto, una serie de factores, encuentro que esto a menudo se relaciona con los puntos anteriores. Primero, los ayudaré a comprender mejor sus propias circunstancias y comportamientos de la vida, incluida la forma en que puede ayudar o dificultar su manejo de la diabetes. Esto a menudo implica prácticas de automonitoreo. También a menudo encontramos que el aspecto mental y emocional puede estar jugando un papel. ¡El estrés es un gran problema! ¡Puede aumentar tu azúcar en la sangre!
  4. El perfeccionismo y las altas expectativas de uno mismo pueden ser una verdadera lucha para la gente. La diabetes establece el escenario perfecto para esto y le da munición al diálogo interno negativo y los sentimientos de fracaso. Muchas personas, luchan con la idea de que la glucemia y la A1c son una tarjeta de informe, una medida de éxito. Esto crea un gran estrés al tratar de mantener la glucosa en la sangre dentro del rango objetivo y el desaliento cuando inevitablemente no sucede. Me doy cuenta de que esto sucede mucho para las personas que tienen un patrón de pensamiento de que es todo o nada. Esto prepara el escenario para la angustia por la diabetes y, si no se controla, el síndrome de burnout por la diabetes.
  5. Síndrome de burnout por la diabetes y angustia de la diabetes: Lo primero que me gusta destacar es que la angustia por la diabetes es una parte real de tener diabetes. Lo experimentarás en un momento u otro; sabemos que en ocasiones serás más vulnerable a los trastornos de la diabetes (como en el momento del diagnóstico), pero puede suceder en cualquier momento. Cuando trabajo con personas que luchan contra el síndrome de burnout por la diabetes o la angustia por la diabetes, es importante que yo comience donde tú estés, no donde el médico o los miembros de tu familia piensen que deberías estar. ¡Trabajo contigo para ayudarte a identificar cuáles son tus metas y motivadores, no solo para la diabetes, sino para la vida! Es importante desahogarse y procesar las emociones relacionadas con la diabetes. Desde allí trabajamos para desarrollar la autocompasión, ajustando las expectativas de uno mismo, incluidas las expectativas de glucosa en la sangre. Pues, a partir de ahí, establecer objetivos pequeños, progresivos y efectivos para el automanejo de donde te encuentres.
  6. Los temores y ansiedades específicos de la diabetes incluyen temores de hipoglucemia, inyecciones o complicaciones. También puede implicar el temor de ser criticado por otros, incluidos los miembros de la familia (¡la “policía de la diabetes” es otro tema!) o sus proveedores de salud. La gente muchas veces me dice: “mi médico va a estar muy decepcionado… Mi glucosa en la sangre no ha sido buena últimamente o he subido diez libras… “Navegar por los sentimientos de crítica es importante y también utilizar los pasos anteriores para el síndrome de burnout por la diabetes y la angustia de la diabetes.

 

ESCRITO POR Alexis Elliott, LCSW, LISW-CP, CDE, PUBLICADO 07/25/19, UPDATED 01/03/20

Alexis es trabajadora social clínica con licencia, educadora certificada en diabetes y especialista en educación para la salud. Su lema es "¡No solo sobreviva con diabetes ... prospere!" Obtuvo su licenciatura en promoción de salud en Coastal Carolina University y su maestría en trabajo social en University of North Carolina Wilmington.