Consejos para Ti que NO vives con Diabetes

7/9/20
WRITTEN BY: Mariana Gómez
FacebookTwitter
 

 

 

William Polonsky es una autoridad reconocida cuando hablamos de salud emocional y diabetes. Él es presidente y fundador del Instituto del Comportamiento y la Diabetes (BDI, por sus siglas en inglés) con sede en San Diego que es la primera organización dedicada en estudiar y atender las necesidades emocionales de quienes viven con diabetes.

Te sorprenderá saber primero que William Polonsky no vive con diabetes pero es el nombre más escuchado cuando hablamos de salud emocional y diabetes. Hace algunos anos, el Instituto para el Comportamiento y la Diabetes se dio a la tarea de crear unas tarjetas de etiqueta de la diabetes.

Estas son, como su nombre indica, tarjetas donde se realizan sugerencias para personas que NO viven con diabetes. La razón por la que este proyecto fue creado fue porque en su práctica clínica, Polonsky y su equipo escuchaban con frecuencia que la gente no sabía cómo hacer frente a comentarios molestos o irritantes que hacían los otros sobre su diabetes.

Lo cierto es que esta es una forma distinta de compartir información a quienes no viven con nuestra condición de vida esperando que su interacción con nosotros, al menos, no nos saque canas de distintos colores. Aquí platicamos los puntos contenidos.

1. No ofrezcas consejos no solicitados

No des consejos no solicitados sobre mi alimentación u otros aspectos de mi diabetes. Sabemos que tienes buena intención pero dar consejo especialmente sobre los hábitos personales de alguien si no es solicitado no es algo muy amable. Además muchos conceptos que tenemos sobre diabetes son equivocados (no deberías comer azúcar, por ejemplo).

2. Valora y considera que la diabetes es un trabajo que requiere mucho esfuerzo.

Manejar una condición como la diabetes es un trabajo de tiempo completo y para el que no aplicamos y sobre todo al que no podemos renunciar. Este manejo incluye pensar qué cómo y cuánto comer, además de considerar cosas como ejercicio, medicamentos, estrés, monitoreo de glucosa en sangre y muchas otras cosas todos los días.

3. No me cuentes historias horribles de personas con diabetes como tu abuelita y otros.

La diabetes ya es atemorizante por sí sola y estas historias no nos ayudan. Además sabemos que con un buen manejo nuestro futuro es positivo.

4. Ofrécete a llevar una vida sana como forma de apoyo.

Participa en mi rutina de ejercicio o únete conmigo para llevar un estilo de vida saludable. Además podrás verte beneficiado si me apoyas de esta forma.

5. No hagas gestos de espanto cuando alguien mida sus niveles de glucosa o se inyecte insulina.

Tampoco para mi es divertido hacerlo pero es algo que debo hacer para permanecer saludable. Tener que esconderme para hacer estas cosas lo haría más difícil.

6. Pregúntame si puedes ayudar y cómo hacerlo.

Quizá lo que yo necesite o en lo que puedas ayudarme sea diferente a lo que piensas así que mejor pregúntame primero.

7. No seas pesimista

No trates de mostrar compasión o hacer sentir mejor de forma pesimista, nadie se enferma por gusto, las frases de “ay pobrecito”, “uy que mal”, “que bueno que no fue cáncer”, “ay que feo, pobre de ti” no son útiles.

8. Apoya mis decisiones sobre autocuidado,

Contar comida, pincharse los dedos, visitar el endocrinólogo, al oftalmólogo, al podólogo, al nutricionista, hacernos diferentes tipos de análisis médicos (unos cada 3 meses, otros cada 6 y otros cada año) es parte ya de nuestra forma de vida, no limites estas acciones que son en nuestro beneficio.

9. No emitas opinión con respecto a mis niveles de glucosa

Las cifras de mi glucosa en sangre son privadas a menos que yo decida compartirlas. Es normal tener números que a veces sean elevados o bajos. Tus comentarios sobre ellos pueden incomodarnos o hacernos sentir más desilusionados, frustrados o enojados.

10 Ofrece tu cariño y apoyo incondicional,

Cuando nos dan la noticia de nuestro diagnostico de diabetes, algunos tardamos más, otros tardamos menos en asimilarlo y el día a día requiere un esfuerzo enorme para controlar a la enfermedad, tus frases de aliento y tus palmaditas en la espalda harán que yo no claudique en el intento por establecer mi control y mantenerlo una vez que lo tenga.

Lecturas recomendadas

Habla con tu familia de diabetes tipo 2

Estrés, por qué y cómo reducirlo 

 



Mariana Gómez

Mariana es Licenciada en Psicología y Educadora en Diabetes. Ella fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 en el verano de 1985. En 2008, Mariana comenzó un blog donde comparte su experiencia de vida con otros y temas relacionados con la vida con diabetes y salud emocional. Mariana trabajó con la Federación Mexicana de Diabetes hasta 2012 y hoy en día es Gerente de Proyectos en Beyond Type 1 en Español. Es mamá de un adolescente.