Consejos para Tus Visitas al Súper Mercado Durante COVID-19

4/30/20
WRITTEN BY: MARIANA GOMEZ, EDUCADORA EN DIABETES, PSICÓLOGA Y T'ARA SMITH, MS, EDUCACIÓN EN NUTRICIÓN
FacebookTwitter
 

 

 

Nuestra vida ha cambiado en los últimos meses. Para algunos, esto implica cambios en la forma en la que trabajamos, nos ejercitamos y por supuesto en la forma en la que nos alimentamos. De acuerdo con las sugerencias emitidas esta semana por diferentes autoridades sanitarias, se nos sugiere salir lo menos posible y realizar compras en el supermercado y farmacia para al menos 15 días. Mantener nuestra distancia social contribuirá positivamente a aplanar la curva de contagios para que podamos regresar lo antes posible a nuestra rutina. 

Pero, ¿cómo nos aseguramos de comprar alimentos que no sólo perduren almacenados en nuestros hogares sino que sean al mismo tiempo parte de una dieta saludable? Aquí unos consejos. 

Consejos Generales

Crea un menú. Una de las mejores maneras de hacer tu compra de comestibles es planear lo que comerás esa semana o lo que te gusta comer frecuentemente. Al realizar tus compras ten en mente que estos alimentos deberían tener un efecto positivo en tus niveles de glucosa en sangre y que de preferencia deben ser alimentos que disfrutes consumir. Incluye este tipo de alimentos en tu lista.

Haz una lista de compras. Antes de aventurarte a la tienda, haz una lista con anticipación. Revisa tu despensa y refrigerador. Asegúrate de que tu lista contenga lo esencial como especias y hierbas, guarniciones, frutas, verduras y alimentos que puedan servir como plato principal. Además de ayudarte a evitar el desperdicio de alimentos y a ahorrar dinero, tener una lista puede ser útil para comprar rápidamente y minimizar los riesgos de contraer COVID-19. Además, esto puede evitar el desperdicio de alimentos en tu propia casa y eso podría incluso traducirse en un ahorro de dinero. Para más ideas sobre lo que debe comprar, consulta nuestra lista de compras de alimentos limpios.

Compre solo lo que necesitas y usarás. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. recomienda comprar al menos 1-2 semanas de comestibles. Comprar más podría causar escasez temporal en la cadena de suministro de alimentos. Cuando se trata de comprar productos frescos si compras más de lo que usarás dentro de unos días, corta y congela para evitar desperdicios.

Comienza en los pasillos exteriores de la tienda. Los pasillos exteriores del supermercado generalmente tienen los artículos más saludables, como frutas, verduras, hierbas frescas, pan recién horneado y productos lácteos. Empieza por ese pasillo y luego avanza.

Lee la etiqueta de los alimentos. Antes de colocar algunos artículos en su carrito, especialmente aquellos con reclamos que promueven la salud como “mejora el colesterol” o hacen reclamos como “sin azúcar”, busca otros indicadores que podrían ser problemáticos. Por ejemplo, un artículo “sin grasa” podría ser más alto en carbohidratos que su contraparte normal. Para obtener más información sobre cómo leer una etiqueta de alimentos, haz clic aquí.

Compra alimentos congelados. Comprar alimentos congelados es una excelente forma de ahorrar dinero especialmente si compras alimentos saludables, además de que podrás ahorrar tiempo en la cocina. Las frutas y verduras congeladas se recogen en su punto máximo de madurez y es cuando se congelan. ¿Te preocupa que no sean tan nutritivos como los alimentos frescos? Despreocúpate. Todavía conservan su contenido nutricional. Sin embargo, algunos artículos congelados como las carnes y las comidas preparadas pueden ser más altos en grasas saturadas y sodio. Antes de comprar, echa un vistazo a la etiqueta de los alimentos y elige alimentos congelados que se alineen con tus objetivos.

Compre alimentos enlatados y otros productos no perecederos. El enlatado conserva los nutrientes, por lo que los productos enlatados pueden ser tan nutritivos como los alimentos frescos y congelados. Mantente alejado de los alimentos enlatados empapados en jarabe y aceite y enfóquese en los alimentos enlatados en agua, que sean bajos en sodio o que no tengan sodio agregado. Antes de cocinar con alimentos enlatados como frijoles y vegetales, enjuaga y escúrralos. Además, aprovecha para comprar otros productos no perecederos como arroz, cebada, nueces, semillas, avena y pasta de trigo integral. Si tienes problemas el gluten o sigues una dieta baja en carbohidratos, puedes encontrar pastas hechas con otros ingredientes y que puedes usar como alternativa como aquellas hechas con lentejas, garbanzos, frijoles negros, palmitos o pasta de harina de almendras. También puedes comprar fideos congelados, fideos de calabacín, como alternativa a la pasta tradicional.

Mantente a salvo en el supermercado durante COVID-19

  1. Utiliza una mascarilla. Sigue las recomendaciones emitidas por las autoridades sanitarias de tu localidad. Recuerda que las mascarillas, además de protegernos evitarán que toquemos nuestra cara con mayor facilidad.  
  2. Lleva contigo toallitas desinfectantes: al tomar tu carrito de súper mercado asegúrate de limpiarlo bien antes de tomarlo. No sólo limpies la parte que tocarás, limpia también donde colocarás tus compras. Lleva contigo gel antibacterial para limpiar tus manos con frecuencia. 
  3. No tomes alimentos o artículos que no estás seguro que vayas a comprar. De esta forma ayudarás también a quienes hará compras detrás de ti. Si tienes que tocar alimentos por favor desinfecta tus manos usando gel antibacterial o toallitas desinfectantes.
  4. Practica el distanciamiento. Las autoridades sanitarias son muy claras indicando que debemos permanecer 6 pies de distancia lejos de otras personas. Sin embargo esto puede resultar complejo en un lugar como el supermercado. A pesar de los retos, intenta mantener tu distancia y sigue las instrucciones de la tienda. Algunas de ellas han marcado distancias para ayudar a su clientela mientras que algunas otras sólo permitirán un número reducido de clientes a la vez en sus instalaciones. Por favor revisa las reglas del supermercado que visitarás para seguir las reglas lo mejor que puedas.
  5. Recuerda dos reglas de oro: No tocar tu rostro mientras te encuentres en el supermercado ni tampoco tu teléfono celular. Las llamadas podrán esperar. 

 

¿Desinfectar los alimentos?

De acuerdo con los expertos, no tienes que desinfectar los alimentos porque la tasa de transmisión del virus por manipulación de estos artículos es baja. Angela Rasmussen, viróloga del Centro de Infección e Inmunidad de la Facultad de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia, comentó en una entrevista con  NPR que las gotas tendrían que aterrizar en un área específica, tendrías que tocar esa área y luego tocarte la cara con suficiente virus residual para contagiarte de coronavirus. Ella recomienda continuar practicando buenas técnicas de lavado de manos y lavarlas después de desempacar los alimentos. Sin embargo, si deseas desinfectar tus alimentos, otros expertos en el artículo no recomiendan el uso de desinfectantes domésticos destinados a ser utilizados en superficies duras. También puedes utilizar agua y jabón.

 


Contenido relacionado

Coronavirus y diabetes Tipo 2 

Apoyando a los adultos mayores durante COVID 19 

Cuidando nuestro sistema inmunológico



MARIANA GOMEZ, EDUCADORA EN DIABETES, PSICÓLOGA Y T'ARA SMITH, MS, EDUCACIÓN EN NUTRICIÓN

Mariana es educadora en diabetes y psicóloga. En 2008, Mariana comenzó un blog donde comparte sus experiencias y conocimientos sobre diabetes con otros y comenzó a ser una activista activa a través de las redes sociales. Se la considera una persona influyente en diabetes en América Latina y ha participado en varias conferencias, eventos y programas de televisión dedicados a la educación sobre diabetes en los últimos años. Ella es la orgullosa mamn;a de una adolescente. T’ara fue diagnosticada con diabetes Tipo 2 en julio de 2017 a la edad de 25 años. Desde su diagnóstico, centró sus estudios académicos y su carrera en la conciencia de la diabetes y en vivir una vida plena con ella. Está emocionada de haberse unido al equipo de Beyond Type 1 para continuar su trabajo. Dos años más tarde, T'ara descubrió que había sido diagnosticada erróneamente con el Tipo 2 y en realidad tiene LADA. Fuera de la oficina, a T’ara le gusta ir al cine, visitar parques con su perro, escuchar BTS y cocinar comidas saludables increíbles. T’ara tiene una Maestría en Educación Nutricional de la American University.