Guía: Hablar con tu Médico sobre la Insulina para la Diabetes Tipo 2


 

Ya sea que tengas curiosidad sobre el uso de insulina o que recién hayas comenzado a usarla, la terapia con insulina para la diabetes tipo 2 puede ser abrumadora: ¡hay mucho que aprender! Pero la insulina también puede ayudarte a alcanzar tus objetivos de glucosa (azúcar) en sangre, mejorar la salud general de tu diabetes y protegerte de las complicaciones de la diabetes.

Aquí hay algunas preguntas para hacerle a tu médico para ayudarte a comenzar a usar insulina.

PREGUNTAS PARA TU PROFESIONAL DE LA SALUD SOBRE EL USO DE INSULINA

La insulina es un medicamento complicado: una dosis por encima o por debajo de lo requerido puede tener un gran impacto en tu seguridad, tus niveles de glucosa (azúcar) en sangre y tu salud en general. ¡Cuanto más sepas sobre la insulina, podrás manejar tus niveles de glucosa en sangre con mayor seguridad!

Si bien existen muchas opciones de medicamentos para las personas con diabetes tipo 2, si tu cuerpo necesita insulina, es importante comprender por qué o cómo usarla de manera segura.

(¿Estás usado un medicamento para la diabetes que no es insulina? ¡Aquí encontrarás una guía para hablar con tu médico sobre eso también!)

¿POR QUÉ NECESITO EMPEZAR A USAR INSULINA?

Todos los seres humanos necesitamos insulina para poder vivir. Sin la suficiente insulina, tu cuerpo no puede usar el azúcar en tu torrente sanguíneo para obtener energía. Ese azúcar se acumula haciéndote sentir cada vez más enfermo y dañando todas las partes importantes de tu cuerpo, incluidos los ojos, los dedos de los pies, los pies, los riñones, el hígado, el estómago, ¡y la lista continúa!

Como persona con diabetes tipo 2, tu equipo de atención médica puede recomendarte que comiences a usar insulina por varias razones:

  • Si te acaban de diagnosticar y tus niveles de glucosa (azúcar) en sangre han estado peligrosamente altos durante un tiempo, la insulina es la forma más rápida de llevarte a un rango más seguro. Una vez que las cosas se estabilicen, tu equipo de atención médica podría considerar otras opciones de tratamiento.
  • Si has vivido con diabetes tipo 2 por un tiempo y probaste otras opciones, es posible que tu equipo de atención médica haya decidido que tu cuerpo no está respondiendo bien a esos medicamentos que no son insulina. Cuando otros medicamentos no funcionan lo suficientemente bien como para ayudar a tu cuerpo a usar la insulina que produce de forma natural, la terapia con insulina es el siguiente paso natural para ayudar a reducir los niveles de glucosa (azúcar) en sangre a un rango más seguro.
  • La diabetes tipo 2 es una enfermedad “gradualmente progresiva” para muchas personas. Esto significa que, con el tiempo, tu cuerpo produce cada vez menos insulina. En cierto punto, será hora de ayudar a tu cuerpo a obtener la cantidad de insulina que realmente necesita para mantener niveles más seguros de glucosa (azúcar) en sangre al comenzar la terapia con insulina.

¿CÓMO ME ADMINISTRO LA INSULINA?

No dejes que termine tu cita sin pedirle a tu médico que te muestre cada paso para inyectarte o inhalar insulina. Si bien puede ser bastante simple, es importante seguir cada paso con cuidado y precisión.

Usa  nuestra guía paso a paso para ayudarte a entender los básicos

TENGO MIEDO A LAS AGUJAS, ¿CÓMO PUEDO MANEJAR ESTO MIENTRAS ME APLICO INSULINA?

La “fobia a las agujas” es un problema común. ¿Quién no odiaría ponerse inyecciones de forma regular? Afortunadamente, hoy en día existen opciones que te ayudan a administrarte la insulina sin necesidad de ver la aguja, ¡o también puedes probar la insulina “inhalada!

¡Tienes opciones! No permitas que la fobia a las agujas te impida tomar los medicamentos que tu cuerpo necesita para mantenerte saludable y seguro.

¿QUÉ TIPO DE INSULINA ME ESTOY ADMINISTRANDO?

Si. Cuando se trata de insulina, es importante preguntarle a tu médico si estás tomando una insulina “para las comidas” o una insulina “de base”.

  • Insulina para las comidas: También conocida como insulina “bolo”, actúa rápidamente en tu sistema después de que se administra. Sólo debes administrarla cuando estés comiendo o según las indicaciones de tu médico para corregir los niveles altos de glucosa (azúcar) en la sangre. Si has decidido que no vas a almorzar, por ejemplo, entonces no debes tomar tu dosis de insulina a la hora del almuerzo.
  • Insulina de base: también conocida como insulina “basal”, permanece en tu cuerpo entre 12 y 36 horas, según el tipo que estés tomando. Este tipo de insulina ayuda a tu cuerpo a manejar el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre incluso cuando no estás comiendo. Es importante usar esta insulina todos los días según las instrucciones de tu médico, incluso si estás enfermo, te saltas una comida, estás de viaje es decir: ¡siempre!

Si tienes alguna inquietud sobre la administración de insulina, informa a tu médico. Si experimentas niveles altos o bajos de glucosa (azúcar) en la sangre con frecuencia, informa a tu médico de inmediato.

¿COMO PUEDO SABER SI ESTOY RECIBIENDO DEMASIADA INSULINA?

Los niveles bajos de glucosa (azúcar) en la sangre son una señal de que estás recibiendo demasiada insulina. Un nivel levemente bajo de glucosa (azúcar) en la sangre entre 55 y 80 mg/dL puede provocar síntomas como sentirse sudoroso, tembloroso, mareado, hambriento y débil.

Si usas insulina, siempre debes llevar contigo carbohidratos de acción rápida, como gomitas, jugo o tabletas de glucosa, para tratar un nivel bajo de glucosa (azúcar) en la sangre. La mayoría de los niveles bajos se pueden tratar con 15 gramos de carbohidratos.

Los niveles muy bajos o severos de glucosa (azúcar) en la sangre, inferiores a 55 mg/dl, pueden provocar convulsiones, coma o la muerte. Todos los que toman insulina deben tomar glucagón de emergencia. Si te sientes incapaz de manejar el nivel bajo de glucosa (azúcar) en la sangre por ti mismo, ¡llama al 911!

¿CÓMO PUEDO SABER SI NO ESTOY RECIBIENDO SUFICIENTE INSULINA?

Los niveles altos de glucosa (azúcar) en la sangre son una señal de que tu cuerpo no está recibiendo la cantidad de insulina que necesita para mantener niveles seguros y saludables de glucosa (azúcar) en la sangre.

Los síntomas de niveles altos de glucosa (azúcar) en la sangre incluyen antojo de azúcar, visión borrosa, sed, cansancio e irritabilidad.

Usando tu medidor de glucosa o CGM, puedes verificar su nivel de glucosa (azúcar) en la sangre en ciertos momentos del día para determinar si está dentro de tus rangos objetivo. Si no lo está, habla con tu médico acerca de cómo ajustar tus dosis de insulina y otras dosis de medicamentos.

¿QUÉ PODRÍA CAUSAR POTENCIALMENTE QUE MI CUERPO NECESITE MENOS INSULINA?

Ya sea que tengas algún tipo de diabetes o no, puedes tomar medidas para mejorar la sensibilidad de tu cuerpo a la insulina y reducir tus necesidades generales de insulina. La resistencia a la insulina puede hacer que tu cuerpo necesite más insulina.

Para algunas personas, esto puede llevar a que ya no necesiten administrarse insulina mediante inyección o inhalación. Para otros, puede ayudar a mejorar sus niveles de glucosa (azúcar) en la sangre y reducir sus dosis de insulina mientras aún necesitan insulina para manejar niveles seguros de glucosa (azúcar) en la sangre.

Los hábitos más simples pueden tener un gran impacto en tu sensibilidad a la insulina, incluyen:

  • Hacer al menos 30 minutos de ejercicio de bajo impacto al día (como caminar)
  • Hacer 30 minutos de entrenamiento de fuerza algunos días a la semana
  • Perder peso
  • Reducir la cantidad de azúcar que consumes en alimentos o bebidas
  • Aumentar tu nivel general de actividad diaria (incluso simplemente levantarse de tu escritorio cada hora)
  • Dejar de fumar
  • Reducir el consumo de alcohol

¡Habla con tu médico acerca de trabajar con un dietista o un especialista certificado en educación y cuidado de la diabetes para ayudarte a trabajar en mejoras graduales en tus hábitos de estilo de vida diarios!

¿DURANTE CUÁNTO TIEMPO NECESITARÉ ADMINISTRARME INSULINA?

Algunas personas con diabetes tipo 2 pueden necesitar insulina por el resto de sus vidas, incluso si tienen hábitos de vida saludables que mantienen a raya la resistencia a la insulina. Es posible que algunas personas con diabetes tipo 2 sólo necesiten insulina durante algunos meses o años mientras trabajan en otros cambios en los hábitos de estilo de vida o pueden hacer la transición a medicamentos sin insulina.

Para muchas personas, la diabetes tipo 2 es una enfermedad “gradualmente progresiva”, lo que significa que su cuerpo produce cada vez menos insulina cada año. Para otros, puede ser manejada eventualmente a través de la pérdida de peso, cambios en la dieta y ejercicio diario.

Independientemente, cada ser humano en el planeta puede trabajar para ayudar a su cuerpo a necesitar menos insulina a través de hábitos de vida saludables que mejoren la sensibilidad de su cuerpo a la insulina. Habla con tu médico acerca de lo que podría ser una expectativa razonable para ti y tu diabetes.

¡LA INSULINA ES CARA! ¿Y SI NO LA PUEDO PAGAR?

La insulina es muy cara. Afortunadamente, existen algunos recursos disponibles en la actualidad según tu seguro o estado de ingresos, para ayudarte a obtener la insulina que necesitas.

Visita cualquiera de estos recursos para ayudarte a pagar tu insulina:

Tu equipo de atención médica también debería ayudarte a navegar por los diferentes recursos para ayudarte a pagar tu insulina. Si tienes problemas, habla con tu médico y equipo de atención médica de inmediato.

NO ME GUSTA ADMINISTRARME INSULINA, ¿PUEDO DEJAR DE HACERLO?

No, no debes dejar de tomar tu insulina. La terapia con insulina no es fácil, ¡incluso si nos ayuda a proteger nuestros ojos, dedos de los pies y riñones de la diabetes! Pero no debes dejar de tomarla sin consultarlo detenidamente con tu médico.

Algunas personas necesitarán continuar tomando insulina por el resto de sus vidas. Algunas personas pueden reducir su necesidad de terapia con insulina haciendo cambios en los hábitos de estilo de vida y usando otros tipos de medicamentos para la diabetes.

¡Dejar de usar la insulina repentinamente puede llevarte a niveles peligrosamente altos de glucosa (azúcar) en la sangre que amenazan tu salud y seguridad inmediata y a largo plazo!

Si no estás satisfecho con tu régimen de insulina o los efectos secundarios que estás experimentando, comunícate con tu equipo de atención médica de inmediato.

Si crees que tienes niveles bajos de glucosa (azúcar) en la sangre frecuentes o severos, revisa tu nivel de glucosa (azúcar) en la sangre, trata el nivel bajo con carbohidratos de acción rápida o glucagón de emergencia o llama al 911 y comunícate con su equipo de atención médica de inmediato para analizar tu régimen general de insulina.


El contenido educativo relacionado con la diabetes tipo 2 es posible gracias al apoyo de Lilly Diabetes. Beyond Type 2 mantiene un control editorial completo de todo el contenido publicado en nuestras plataformas.

 

 

 

ESCRITO POR Ginger Vieira, PUBLICADO 01/24/22, UPDATED 01/24/22

Ginger Vieira, gerente sénior de contenido de Beyond Type 1. También es autora y escritora y vive con diabetes tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluidos "When I Go Low" (para niños), "Pregnancy with Type 1 Diabetes" y "Dealing with Diabetes Burnout". Antes de unirse a Beyond Type 1, Ginger pasó los últimos 15 años escribiendo para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre, salta la cuerda, anda en patinete con sus hijas o pasea con su apuesto compañero y su perro.