Mi Glucosa está en Rango. ¡Creo que me he curado!


 

He medido mi glucosa varias veces en las últimas semanas. Los resultados han sido entre 80 mg/dl. ¡Creo que me he curado! Quizá pueda dejar mis medicamentos.

Seguramente, si eres miembro de comunidades de personas con diabetes en línea has leído mensajes como este más de una vez. Es cierto, todos queremos la cura y más interesante aún, la queremos ahora. Pero ¿es eso posible?  Platiquemos al respecto.

Tras nuestro diagnóstico

Algunas personas con diabetes Tipo 2 son diagnosticadas cuando han ya vivido por muchos años con esta condición de vida. Hoy sabemos que la diabetes Tipo 2 es multifactorial, esto significa que aparece por diferentes causas “o factores” y sabemos que, muchas veces la genética y la raza que son además factores que no podemos prevenir ni modificar juegan un papel muy importante en su aparición.

Tras nuestro diagnóstico se realizarán diferentes pruebas, algunas para revisar el estado de salud del cuerpo en general y otros para ver cuánta y qué tan eficaz es la insulina que se produce (si es que aún se produce).

En algunos casos, se producirá insulina y el tratamiento podrá consistir en un plan de alimentación para favorecer la pérdida de peso (en caso de que haya un excedente) y ejercicio, en otros casos, se prescribirán medicamentos orales y en otros casos podrá prescribirse insulina. 

Independientemente del tipo de tratamiento que recibamos podríamos mencionar al menos un objetivo en común: regular o manejar los niveles de glucosa en sangre. Esto significa conservar nuestra concentración de glucosa (o azúcar) en sangre dentro de los rangos que hayamos delimitado con nuestros profesionales de la salud como objetivos saludables.

Listo, seguí mi tratamiento y mi glucosa ya está en rango. ¡Me he curado!

Bueno, la respuesta no es tan simple como responder sí o responder no. Sabemos hoy que no existe la cura para ninguno de los tipos de diabetes. Sin embargo, existe la remisión de la diabetes Tipo 2. Este es un tema muy controversial.

Como seguramente leíste en la nota que publicamos al respecto  hablamos de remisión de dos tipos:

  • Parcial: cuando, sin medicamento se observa una reducción en los niveles de A1C  a menos de 6.5% y glucosa en ayuno entre 100 y 125 mg/dl sin medicamento.
  • Total: con una A1c menor a 5.7% sin medicamento y glucosa en ayuno menor a 100 mg/dL.

Pero, ¿es lo mismo que la cura?

No, la remisión casi siempre se presenta en las primeras etapas de la diabetes Tipo 2 y casi siempre también va acompañada de la pérdida de peso ya sea a través de un plan de alimentación o una cirugía bariátrica.

Pero, he notado que desde que tomo mis medicamentos y sigo mi dieta ya no tengo esas elevaciones, creo que puedo suspenderlo.

El tratamiento para la diabetes Tipo 2 incluye alimentación saludable, ejercicio y fármacos. El tipo de alimentación y el tipo de ejercicio dependerá de muchas cosas pero también dependerá de ti y de tus gustos y preferencias.

Seguir un plan de alimentación saludable te llevará a la pérdida de peso si requieres perder un poco del mismo y te sentirás mejor. Lo mismo pasará con el ejercicio.

Si tus niveles de glucosa en sangre con el ejercicio, tu alimentación balanceada y los medicamentos que tomas ahora se encuentran en rango saludable quiere decir que el tratamiento ¡es el adecuado! Si lo que estás haciendo funciona, continúa haciéndolo.

No te desesperes, muchas veces debemos hacer muchos ajustes e incluso cambiar de fármacos antes de encontrar lo ideal para nosotros.

La buena noticia es que aunque esta condición de vida no tiene aún una cura, podemos ponerla en pausa y así tener mucho mejor calidad de vida y el tratamiento, aunque ciertamente no es la cura, puede ayudarnos a vivir muy bien y a alcanzar nuestros sueños y planes sin que la diabetes sea un impedimento.

Algunos consejos finales

Alimentarnos como nuestro cuerpo necesita que lo hagamos. La palabra dieta muchas veces nos hace pensar en alimentos aburridos. Sin embargo, hay formas de seguir planes de alimentación que tendrán menor impacto en nuestros niveles de glucosa y evidentemente hay forma de hacer de estos platillos algo delicioso y a lo que podamos aspirar económicamente.

El estudio Direct de la Universidad de Newcastle por ejemplo puso en evidencia que los planes de alimentación bajos en hidratos de carbono pueden resultar muy beneficiosos para el manejo de la diabetes Tipo 2. Si bien, sabemos que no todos los planes de alimentación son para todas las personas, esta es una opción que quizá quieras platicar con tu equipo de profesionales de la salud.

Nutrir, no solo con lo que está en nuestro plato.  La alimentación más allá de lo que está en nuestro plato. Nutrir nuestro cuerpo significa más que vigilar lo que comemos, también significa cuidar nuestras relaciones con el entorno, cuidar de nuestra salud emocional, nuestra carrera, nuestra actividad física y claro nuestra espiritualidad.

No olvidemos que cuidar de una condición de vida como la diabetes Tipo 2 necesitará también que cuidemos de nosotros en otros aspectos.

Cuidar de nosotros.

Celebra tus logros. Así que, si llevas ya tiempo despertando con tu glucosa en un rango adecuado, acércate con tu equipo de profesionales al cuidado de la salud a realizar poco a poco ajustes. Celebra que estás manejando bien tu condición de vida y si tu glucosa aún no se encuentra en un rango adecuado celebra también las oportunidades que se te presenten para volverlo a intentar.

Lecturas recomendadas

Platicando con Beyond Type 2: Cifras de Glucosa en Sangre

Aprendiendo Sobre Metas y Rangos Glucémicos

 

ESCRITO POR Mariana Gomez, PUBLICADO 04/07/21, UPDATED 04/07/21

Mariana es psicóloga y Educadora en Diabetes. En 2008, Mariana comenzó un blog donde comparte su experiencia de vida con otros y comenzó con labores de abogacía a través de las redes sociales. Mariana trabajó con la Federación Mexicana de Diabetes como Gerente de Comunicación y en otros esfuerzos para ayudar a construir y empoderar a la comunidad de diabetes en línea en México. Es mamá de un adolescente.