Protegiendo Tus Ojos Como Persona de Color Con Diabetes


 2022-03-30

Hoy en día, más de 800,000 afroamericanos tienen retinopatía diabética. La retinopatía puede provocar la pérdida de la vista y la ceguera cuando no se diagnostica ni se trata. Con exámenes oculares de rutina y un tratamiento adecuado, la ceguera causada por la diabetes se puede prevenir en gran medida.

La Dra. Kristen Nwanyanwu es una oftalmóloga y cirujana en ejercicio que dirige las investigaciones en la Facultad de Medicina de Yale. Ella trabaja para mejorar el sistema de atención médica actual que no aborda adecuadamente las necesidades de las poblaciones desatendidas, incluyendo los afroamericanos y otras personas de color.

En esta entrevista, en nombre de la Asociación Estadounidense de Diabetes y Focus on Diabetes, la Dra. Nwanyanwu explica por qué los exámenes oculares periódicos son muy importantes, cómo funcionan los tratamientos para la retinopatía para salvar la vista y cómo espera cambiar los problemas de racismo sistémico en el sistema de salud actual.

Esta entrevista ha sido editada para modificar su extensión y claridad.

Ginger Vieira: Bienvenidos. Mi nombre es Ginger Vieira. Soy gerente principal de contenido en Beyond Type 1. He vivido con diabetes tipo 1 durante 24 años y hoy tengo el placer de entrevistar a la Dra. Kristen Nwanyanwu. Ella es una oftalmóloga con mucha experiencia en el tratamiento y el apoyo a las personas con retinopatía diabética.

¿Podría contarme más sobre sus antecedentes y en qué etapa se encuentra hoy?

Dra. Kristen Nwanyanwu: Soy investigadora de equidad en salud en Yale. También soy cirujana vitreorretiniana. Me interesé en la retinopatía diabética después de aprender un poco sobre la prevalencia de la enfermedad y comprender realmente que había profundas disparidades raciales y étnicas en quién tiene retinopatía diabética y quién queda ciego a causa de la retinopatía diabética. Por ejemplo, hice mi formación en la Universidad de Michigan y luego me formé en cirugía vitreorretiniana en el Oeste de Chicago.

Un área es adinerada, la otra no lo es. La extensión y la gravedad de la enfermedad que vi en Chicago en comparación con Ann Arbor y las diferencias entre esas dos áreas fueron marcadas. Dije: “Tengo que llegar al fondo de esto”. Comencé a leer sobre eso y a hacer preguntas. Eso me llevó a lo largo de la trayectoria profesional en la que me encuentro hoy con un enfoque en la equidad en salud.

¿Podría explicarnos por qué el cuidado ocular de rutina es increíblemente importante para todas las personas con diabetes?

En las primeras etapas de la retinopatía diabética no hay síntomas. Entonces, la forma en que experimentas el mundo es probablemente la forma en que siempre lo experimentas. Pero sabemos que los exámenes de la vista periódicos, las pruebas de detección periódicas, detectan las primeras etapas de las enfermedades oculares diabéticas antes de que tengas síntomas. Cuanto antes detectes el inicio de estos problemas, antes podrás tratarlos y prevenir la pérdida de la vista.

Sabemos que, si te haces un examen de la vista todos los años, es menos probable que te quedes ciego. Lo sabemos. Lo hemos descifrado, pero no lo estamos haciendo con todas las personas con diabetes. No somos capaces de implementarlo. Entonces, el trabajo que hacemos en mi laboratorio en New Haven, Connecticut, es la práctica de la ciencia de la implementación. Se trata de decir: “Está bien, ¿cómo podemos construir estructuras y sistemas para que las personas tengan más probabilidades y sean más capaces de hacer las cosas que son mejores para ellos?”

Pasé alrededor de dos tercios de mi tiempo en el laboratorio. Veo pacientes un día a la semana como cirujana.

¡Estaba operando esta mañana!

¡Sí, estuve en el quirófano esta mañana! Elegí la cirugía de retina porque algunos de los casos más complicados que tratamos como cirujanos oculares son casos de retinopatía diabética.

Esto puede sucederles a tus ojos con la diabetes cuando tienes niveles altos de glucosa (azúcar) en sangre durante períodos prolongados. Desarrollas inflamación en todo el cuerpo, incluyendo los ojos. Esa inflamación dificulta que los vasos sanguíneos hagan su trabajo, transportando oxígeno a los tejidos de todo el cuerpo. La retina, que se encuentra en la parte posterior del ojo y te permite ver, es uno de los tejidos que más oxígeno consume en todo el cuerpo.

A medida que aumenta la inflamación de los vasos sanguíneos de la retina, estos se rompen, sangran y pierden líquido. Eso es algo que llamamos edema macular diabético. Es la hinchazón que está en el centro de la vista. Luego crecen nuevos vasos anormales para tratar de reemplazar los vasos rotos, pero su crecimiento es anormal y peligroso. Esto se llama retinopatía diabética proliferativa. La única ocasión en la que se supone que debes desarrollar nuevos vasos en el ojo es cuando estás en el útero. Otras partes de tu cuerpo están diseñadas para desarrollar nuevos vasos, incluyendo el corazón después de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Pero cuando te crecen nuevos vasos en los ojos, crecen de manera anormal y causan problemas. Tus ojos no están diseñados para desarrollar nuevos vasos.

Estos nuevos vasos crecen a lo largo de la parte posterior del gel en el ojo que se denomina vítreo. Ahí es donde ocurre algo llamado desprendimiento de retina traccional. Esos vasos anormales se desprenden de la retina, y ahí es donde empiezas a tener algo de la ceguera que viene de tener diabetes.

Eso es lo que hago como cirujana. Puedo arreglar eso con cirugía.

¡Esa es una excelente habilidad! ¡Gracias!

Pero siempre digo que mi investigación es encontrar la manera de cerrar el negocio porque esas cirugías son difíciles. Son realmente complicadas. Como puedes imaginar, la manera en la que describo la cirugía vitreorretiniana es operar con pinzas bajo un microscopio, bajo el agua, separando papel de seda. Es único, y tener esa habilidad es maravilloso. Pero en muchos de los ojos que opero, esa ceguera que estoy tratando de prevenir se puede prevenir con exámenes periódicos de la vista y tratamiento oportuno.

Es por eso que el trabajo que hago se trata de hacer pruebas de detección de la vista periódicamente. Se trata de hacer que las personas se hagan pruebas de detección y de llevarlas a los recursos cuando no los tienen. ¿Cómo contrarrestamos algunas de las inequidades en el sistema que están integradas para que podamos asegurarnos de que todos tengan acceso a exámenes de la vista periódicos y tratamiento oportuno?

En las primeras etapas de la retinopatía diabética, todo está bien. En la siguiente etapa, podríamos encontrar pequeñas bolsas de vasos sanguíneos inflamados en la parte posterior del ojo. No vemos nada con una retina impecable.

Verás, soy cirujana vitreorretiniana. Entonces, por medio de un examen de la vista en la parte posterior de tu ojo, se ven puntos sangrantes y, con el tiempo, un líquido amarillo. Luego, el crecimiento de vasos anormales. Entonces, si veo esas bolsas leves en los ojos de alguien, en las primeras etapas, puedo hablar con la persona sobre el manejo de su diabetes. ¿Hay espacio para ajustar las cosas? ¿Puedes probar diferentes tecnologías para la diabetes, como una microinfusora? ¿Trabajar con tu equipo de atención médica para ajustar las cosas y mejorar tus niveles de glucosa (azúcar) en sangre? Esto puede detener o retrasar la progresión de la retinopatía.

Otra cosa que es importante saber es que cuanto más tiempo tengas diabetes, más probable es que tengas estos cambios, sin importar tus niveles de glucosa (azúcar) en sangre. Eso es lo que sucede con el ambiente en tu cuerpo después de años de vivir con diabetes. Incluso si haces lo mejor que puedes, podrías terminar con algunos cambios menores, lo cual está bien si lo detectamos temprano, lo tratamos y lo manejamos.

Es muy importante ir todos los años. Tengo amigos que han pasado por tratamientos para la retinopatía. Perdieron la vista, pero la recuperaron por completo por medio de diferentes terapias. Es estresante, pero vale la pena.

Sí. Es la vista. En mi propia experiencia, durante todas mis citas de atención oftalmológica, no he tenido señales de diabetes en los ojos. Entonces, pensé que estaba a salvo: han pasado casi 25 años, no tengo que preocuparme por eso. Pero he aprendido que aun así debo ir todos los años, pase lo que pase.

Ese es el mensaje más importante: hazte un examen de la vista todos los años. Ve al oftalmólogo y podrás salvar tu vista. Además, no estás condenado a perder la vista solo porque tienes diabetes.

Es correcto. Y parte del trabajo que hago es cualitativo, lo que implica hacer preguntas y recibir respuestas sobre las personas de nuestra comunidad que corren un mayor riesgo de ceguera debido a la sociodemografía: dónde viven, quiénes son. Estos son factores importantes que afectan el cuidado de la diabetes de una persona. Hacemos muchas preguntas sobre lo que te impide acudir al oftalmólogo. ¿Qué se interpone en tu camino?

Ha investigado mucho sobre la equidad en la salud. ¿Qué ha visto en sus investigaciones sobre la manera en la que las enfermedades oculares de la diabetes afectan a los afroamericanos en comparación con otras poblaciones?

Observé los datos de prevalencia por medio de una encuesta transversal que concluyó que: “Sí, los afroamericanos tienen más enfermedades oculares diabéticas y etapas más graves que todos los demás”. Busqué en la literatura el seguimiento. No había ningún seguimiento. Nuestro sistema no está diseñado para dar acceso a la atención a todos por igual. Simplemente no es así.

¿Cómo podemos innovar y ajustar nuestros sistemas para incluir a estas personas desatendidas? Los afroamericanos tienen más probabilidades de quedarse ciegos y de ser diagnosticados en etapas posteriores. ¿Qué tienen que hacer nuestros sistemas para cambiar y permitir que este grupo de personas se acerque a tener una mejor salud? Hay algo en la salud pública que se llama el marco socioecológico. Comienza en el ser humano y luego se extiende hacia el exterior. Y luego dices: “¿Cuáles son las palancas que están ayudando?” Y luego, “¿Qué se interpone en el camino de la gente para que reciban atención?”

Creo que algunas de las cosas que siempre tenemos que abordar, principalmente cuando hablamos de los afroamericanos en Estados Unidos, es que existe todo un legado de racismo que impregna el comienzo de la sociedad: la esclavitud. Todo ha crecido a partir de ahí. Tenemos que descubrir cómo ajustar nuestros sistemas para que sean más equitativos. En nuestro trabajo hablamos del miedo. Hay una gran historia reciente de discriminación en la que las personas están preocupadas por hacerse pruebas y que no se les atienda bien. Mi abuela usaba un traje completo para ver al médico. ¿Por qué lo hacía? Para que la atendieran bien, para que supieran que ella era lo suficientemente honrada como para que valiera la pena cuidarla. Y eso no está lejos. Eso todavía está en la historia reciente.

Sí, vaya.

Entonces, creo que tenemos que empezar con, “¿Cuáles son las palancas y cuáles son los sistemas? Y también creo que lo importante es que tenemos que conseguir los datos para hacer realmente esas preguntas. Entonces, debemos poder preguntarnos: “¿cómo se está atendiendo a nuestros pacientes?” Y cuando lo dividimos por raza, y cuando lo dividimos por etnicidad, o como sea que lo dividamos, ¿estamos haciendo un buen trabajo con nuestra comunidad? Y si no es así, debemos incluir a la comunidad y preguntarles qué necesitan y cómo podemos hacer un mejor trabajo. No es su culpa. ¿Quién tiene el poder? El sistema. El poder, la responsabilidad y los recursos están con nosotros. Entonces, Yale está trabajando para lograrlo con un comité directivo que tiene 20 años y cuenta con organismos de organizaciones comunitarias y académicos. Y se reúnen y hablamos sobre proyectos de investigación o lo que sucederá a continuación para asegurarnos de que tenga sentido.

¿Cómo te aseguras de que lo que te parece importante se incluya en la lista de estas comunidades en riesgo que tienen mucho en qué pensar? ¿Cómo vas a averiguar cómo puedes entrar en esa priorización y estructura para que podamos hacer que sea importante? Se trata de hacer estas preguntas y trabajar duro.

Y decir: “Hemos cometido un error aquí. Cometimos muchos errores. Tratemos de hacerlo mejor”.

Sí. No estamos haciendo un buen trabajo, pero podríamos hacerlo mejor. Es imperativo para todos nosotros que tengas acceso al mejor cuidado de la salud en lo que te parezca más adecuado.

Bueno, muchas gracias. Realmente aprecio tu experiencia y toda la energía que inviertes para ayudar a las personas con diabetes a salvar su vista.


El contenido de Eye Health se crea por medio de ADA x BT1 Collab, con el apoyo de Focus on Diabetes™.

ESCRITO POR Ginger Vieira, PUBLICADO , UPDATED 03/30/22

Ginger Vieira es la gerente principal de contenido en Beyond Type 1. Es una autora y escritora que vive con diabetes tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluyendo “When I Go Low” (Cuando tengo un nivel bajo) (para niños), “Pregnancy with type 1 Diabetes” (El embarazo con diabetes tipo 1) y “Dealing with Diabetes Burnout” (Lidiando con el síndrome de burnout por la diabetes). Antes de unirse a Beyond Type 1, Ginger pasó 15 años redactando para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre le gusta saltar la cuerda, andar en monopatín con sus hijas o caminar con su chico guapo y su perro.