El Impacto de la Diabetes en Tu Estado de Ánimo


 

No hay duda de que tu nivel de glucosa (azúcar) en sangre juega un papel muy importante en la manera en que te sientes tanto física como mentalmente. Cualquier persona con niveles de glucosa (azúcar) en sangre “normales” o “en rango”sin duda puede experimentar cambios de humor, depresión y ansiedad. Sin embargo, las personas con cualquier tipo de diabetes nos enfrentamos con un conjunto adicional de variables que pueden afectar nuestro estado de ánimo, tanto hora a hora como a largo plazo en el transcurso de meses o años.

La diabetes puede ser un factor en el estrés leve, la ansiedad y hasta la depresión grave.

*Si crees estar atravesando o experimentando pensamientos suicidas, por favor comunícate con la Línea Directa Nacional de Prevención del Suicidio para pedir ayuda: 1-800-273-8255.

Aquí, veremos las formas más comunes en que la diabetes puede afectar tu estado de ánimo.

Niveles bajos de glucosa (azúcar) en sangre

 

Cualquier persona que se administre insulina corre el riesgo de experimentar niveles bajos de glucosa en sangre y los cambios de humor que la acompañan. Y cualquier nivel bajo de glucosa en sangre puede dar miedo, sin importar qué tan frecuente o grave sea. Incluso si el impacto en tu estado de ánimo es leve, es imposible evitarlo.

Si experimentas niveles bajos con frecuencia, podría hacer que te sientas aterrorizado, abrumado y lleno de ansiedad todos los días. Si tus dosis de insulina no se ajustan bien a las necesidades de tu cuerpo, los niveles bajos frecuentes e impredecibles pueden causar estragos en tu estado de ánimo, incluso cuando no estás deprimido.

Preocuparte por el próximo nivel bajo y la frustración que podrías sentir porque tienes miedo de las actividades que podrían causarte niveles bajos puede ser abrumador.

Cuando experimentas un nivel bajo de azúcar en sangre, es posible que sientas cambios en tu estado de ánimo y diferentes emociones entre ellas:

 

  • enojo
  • frustración
  • irritabilidad
  • tristeza
  • depresión
  • miedo
  • pánico
  • ansiedad abrumadora
  • cansancio
  • sentirte confundido
  • sentirte como si estuvieras borracho
  • ¡y más!

De hecho, los niveles bajos de azúcar en sangre podrían confundirse fácilmente como un ataque de pánico si aún no te han diagnosticado diabetes. (¡Y sí, los niveles bajos de glucosa en sangre pueden ser un síntoma temprano de la diabetes Tipo 2!)

Dependiendo de lo que estés haciendo cuando se presente un nivel bajo de azúcar en sangre, el impacto que tenga en tu estado de ánimo puede ser muy diferente. Por ejemplo, tener un nivel bajo cuando estás lidiando con dos niños pequeños puede hacerte sentir irritable y entrar en pánico, mientras que tener un nivel bajo cuando estás haciendo ejercicio puede dejarte completamente exhausto y deprimido.

Si experimentas niveles bajos frecuentes, ¡habla con tu equipo de atención médica! Esta es una señal clara de que estás recibiendo demasiada insulina y necesitas que te ajusten las dosis lo antes posible.

Además, siempre, siempre debes llevar contigo carbohidratos de acción rápida y un tratamiento de glucagón de emergencia para ayudarte a prevenir o manejar la hipoglucemia grave.

Niveles elevados de glucosa en sangre

La forma en que los niveles elevados de glucosa en sangre afectan tu estado de ánimo puede ser mucho más sutil o disimulada que con los niveles bajos. Los niveles elevados de glucosa en sangre por lo general tampoco vienen acompañados de esa repentina sensación de emergencia o pánico porque no son una amenaza inmediata para la vida como los niveles bajos.

En cambio, los niveles elevados de glucosa en sangre pueden hacer que te sientas:

  • irritable y de mal humor
  • enojado
  • deprimido
  • cansado
  • con falta de entusiasmo para las actividades diarias
  • “indispuesto”

Si bien el nivel elevado de azúcar en sangre puede haber aumentado lentamente, los síntomas de frustración o enojo aún pueden sentirse muy repentinos, lo que también lleva a tener un cambio repentino de humor.

A veces, una caminata rápida y un vaso de agua pueden ayudar a reducir un poco el nivel elevado de glucosa en sangre, pero a veces puede significar que es necesario ajustar tus medicamentos.

Si con frecuencia tienes niveles altos de azúcar en sangre, ¡habla con tu equipo de atención médica! Esta es una señal clara de que tu cuerpo necesita más ayuda para mantener tus niveles de glucosa en sangre en un rango seguro y saludable.

Ansiedad y depresión

No es de extrañar que la diabetes y los problemas de salud emocional vayan con frecuencia la mano. Detente a pensar lo que enfrentas como persona con esta condición: no te parecerá raro que tenga un impacto en tu estado de ánimo en el día a día.

  • fluctuaciones de azúcar en sangre
  • estigma y prejuicio de algunas personas
  • medicamentos de costo elevado
  • la amenaza de complicaciones
  • uso de la tecnología para el manejo de la diabetes
  • atención constante a la comida y el ejercicio
  • atención constante a nuestro peso corporal
  • manejo de las complicaciones existentes
  • la carga financiera que implica pagar medicamentos e insumos
  • citas médicas constantes
  • ¡entre muchas otras cosas!

Estas son solo algunas cosas de la diabetes que podemos expresar fácilmente con palabras. Vivir con esta condición conlleva mucho más que puede tener efecto en tu salud emocional todos los días,  tu capacidad de adaptación y tu tolerancia al estrés.

Ansiedad

 

El Instituto Nacional de Salud describe la ansiedad como sentirte intensamente preocupado por algo que podría suceder o algo que sientes que no puedes controlar. Cualquiera puede sentir momentos de ansiedad a lo largo de su vida, pero cuando esa ansiedad comienza a afectar tu actividad diaria y consume la mayoría de las horas de tu día, podría calificar como un “trastorno de ansiedad generalizada” (TAG).

Las personas con diabetes Tipo 2 tienen mucha más ansiedad que las personas sin diabetes, según una investigación de 2016. Este estudio también informó que las personas con diabetes que luchan contra la ansiedad tienen mayor dificultad para mantener sus niveles de azúcar en sangre en un rango saludable y tienen tasas más altas de complicaciones relacionadas con la diabetes.

Lidiar con la ansiedad además de la diabetes es importante porque también podría ayudar con las exigencias diarias del manejo de la diabetes.

Depresión

Al igual que la ansiedad, todos atraviesan fases de la vida más difíciles o períodos más pequeños de depresión, pero sabrás que tu depresión se ha vuelto más significativa cuando comienza a afectar la forma en que cuidas tu diabetes, la manera en que te presentas en otras partes de tu vida, como tu trabajo, con tus amigos y familiares, y tu entusiasmo general por estar vivo.

En la diabetes, la depresión también puede parecerse al síndrome de burnout por la diabetes, lo que significa que tu depresión se centra principalmente en el manejo de la diabetes, no en otras partes de la vida fuera de la afección.

Una investigación en 2018 descubrió que las personas con diabetes (y otras afecciones del síndrome metabólico) tienen una incidencia mucho mayor de depresión que las que no la padecen.

Si bien la depresión puede parecer imposible de abordar, especialmente cuando se trata de algo que no es temporal, como la diabetes, no tienes por qué luchar solo.

Recursos para la Depresión y la Ansiedad

Estos son solo algunos de los muchos recursos que te ayudarán a manejar y, con suerte, reducir la cantidad de ansiedad o depresión que sientes en el día a día.

  • Habla con tu equipo de atención médica sobre lo que sientes y los posibles medicamentos, terapias y pruebas para otras afecciones, como hipotiroidismo, que pueden causar síntomas similares a los de la ansiedad.
  • Lee sobre las experiencias de otros. Saber que no estás solo puede hacer maravillas.
  • Conéctate con otras personas que tienen diabetes a través de la comunidad de BT2 o TuDiabetes.
  • Diles a tus amigos o familiares más cercanos que estás teniendo dificultades y déjalos apoyarte. Pedir ayuda es más difícil, pero es aún más difícil si las personas que más te aman no saben que la necesitas.
  • Empieza un nuevo hobby. Ya sea que salgas a caminar con tu compañero de trabajo todos los días a la hora del almuerzo o te inscribas en un club de lectura, ¡encuentra algo nuevo que disfrutes y que esperes con ansias!
  • Escucha podcasts de apoyo como The Diabetes Psychologist.
  • Lee libros sobre el síndrome de burnout por la diabetes.

Si crees estar atravesando o experimentando pensamientos suicidas, comunícate con la Línea Directa Nacional de Prevención del Suicidio para pedir ayuda: 1-800-273-8255.


 

Para leer más recursos sobre Salud Emocional y Diabetes haz clic aquí.

ESCRITO POR Ginger Vieira, PUBLICADO 05/07/21, UPDATED 05/07/21

Ginger Vieira es una autora y escritora que vive con diabetes Tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluidos "When I Go Low" (Cuando tengo un nivel bajo) (para niños), "Pregnancy with Type 1 Diabetes" (El embarazo con diabetes Tipo 1) y "Dealing with Diabetes Burnout" (Lidiando con el síndrome de burnout por la diabetes). Ginger también ha escrito para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre le gusta saltar la cuerda, andar en monopatín con sus hijas o caminar con su chico guapo y su perro.