El Manejo de mi Diabetes Tipo 2 Durante el Embarazo

5/13/19
WRITTEN BY: T'ara Smith
FacebookTwitter
 

Ashley Leigh ha vivido con diabetes Tipo 2 durante más de una década. En esos años, ella ha dado a luz a dos bebés sanos. Ashley compartió su historia con nosotros sobre cómo manejó su diabetes durante el embarazo y los consejos que tiene para aquellas con diabetes Tipo 2 que planean formar una familia. Para aprender sobre ella, echa un vistazo al blog de Ashley, Sneakers and Meters (Zapatillas y medidores).


¿Cuándo te diagnosticaron diabetes Tipo 2? ¿Experimentaste algún síntoma? ¿Cuál fue tu reacción y tu primer plan de acción?

Me diagnosticaron hace unos 11 años, alrededor de la edad de 25 años. El camino a mi diagnóstico fue un poco extraño. Me diagnosticó un médico, luego me mudé y vi a un nuevo médico que me dijo que tenía prediabetes. Luego me diagnosticó formalmente cuando necesitaba comenzar con la medicación. Nunca he tenido ningún síntoma o factor de riesgo, aparte de los antecedentes familiares. Mi diagnóstico fue determinado a través de un análisis de sangre de rutina. 

No reaccioné mucho a mi diagnóstico porque, honestamente, no sabía lo que significaría para mí más allá de tomar una pastilla. No recibí ningún consejo nutricional real más allá de “cuida tu consumo de azúcar y te veré en unos meses”.

¿Hay diabetes en tu familia?

Sí, soy la tercera generación que tiene diabetes Tipo 2, pero la más joven al momento del diagnóstico.

¿Cómo fue tu cuidado antes y después de tus embarazos? ¿Tus médicos tuvieron que ajustar tu medicación? ¿Qué cambios hicieron en tu dieta y régimen de ejercicio?

Antes del embarazo, mi médico de atención primaria controlaba mi diabetes. Cuando mencioné que estábamos pensando en formar una familia, ella me recomendó una práctica de medicina materno-fetal. Me sacaron de tomar Janumet y me pusieron de nuevo solo con metformina, que es seguro para todas las etapas del embarazo. Mi A1c estaba en más de 6.0, por lo que me dieron 30 días para ponerla por debajo de 6.0 o tendría que comenzar a utilizar la insulina.  También conocí a una educadora certificada en diabetes por primera vez y ella me enseñó mucho en esa primera cita, desde la relación entre los carbohidratos y las proteínas hasta el plan de comidas de muestra de una semana. Ajusté mi dieta para reducir mi A1c y me dieron la autorización para dejar de tomar el control de la natalidad.

Yo, con la ayuda de algunas mujeres fantásticas en mi práctica de medicina materno-fetal, manejé mi azúcar en la sangre con dieta, ejercicio y metformina por la mayoría del tiempo de mis embarazos. Tuve que agregar glimepirida aproximadamente a la mitad de los dos trimestres mientras mi azúcar en la sangre subía. 

Volví a tomar metformina después de dar a luz a mi primer bebé. Después del segundo, la metformina ya no estaba funcionando bien y mi ginecólogo me recomendó ver a un endocrinólogo. Busqué uno y me puse a trabajar. Me tomó un par de años probar diferentes combinaciones, pero ahora estoy bien con Trulicity y una dosis baja de metformina.

¿Tus niveles de azúcar y tu presión sanguínea fueron más altos, más bajos o iguales durante tus embarazos? ¿Cómo fueron monitoreados y puestos bajo control?

Mi presión arterial se mantuvo casi igual en ambos embarazos. Sin embargo, seguí el camino de la mayoría de las mujeres embarazadas: el nivel de azúcar en la sangre era un poco más bajo al principio, y luego subía, especialmente en las últimas semanas. Revisaba mi nivel de azúcar en la sangre de 4 a 5 veces al día, anotaba todo lo que comía y lo revisaba todo con uno de los educadores certificados en diabetes en cada cita. Durante los primeros meses, las citas eran cada pocas semanas y siempre incluían una ecografía. Alrededor de las 32 semanas, comencé las visitas semanales al consultorio con ecografías y pruebas sin estrés.

Mi última prueba sin estrés mostró una frecuencia cardíaca fetal muy baja, por lo que me enviaron a la unidad de trabajo de parto y parto en el hospital, y luego a una cesárea de emergencia (con el segundo). El cordón estaba alrededor del cuello del bebé y luego me enteré de que mi placenta había comenzado a romperse.  Como dijo mi ginecólogo, “alguien te estaba cuidando”.

¿Qué preocupaciones expresaron los médicos sobre el embarazo y el posparto con diabetes? ¿Tuviste alguna y tus médicos escucharon tus inquietudes?

Mis médicos compartieron todos los riesgos de tener un bebé y al mismo tiempo manejar la diabetes, incluidos defectos de nacimiento, aborto espontáneo, alto peso al nacer, etc. Se realizaron casi todas las pruebas que pudieron para descartar cualquier complicación temprana en ambos embarazos.

¿Qué crees que deberían saber las personas con diabetes Tipo 2 que están planificando familias?

Las mujeres que planean quedar o están embarazadas deben abogar por sí mismas y por su bebé. Haz tus propias investigaciones, haz preguntas y haz un plan con tu equipo de atención para el embarazo y el parto. Si no te sientes cómoda, averigua por qué y qué necesitas cambiar.

No te dejes sorprender por una estancia en la unidad de cuidados intensivos. Después de vivir en el útero de una mujer con diabetes, el bebé puede tardar unos días en regular su propio nivel de azúcar en la sangre. La diabetes también puede ser un factor que contribuye al nacimiento prematuro. Los dos míos nacieron antes de tiempo, uno porque entré en trabajo de parto prematuro y el segundo porque una prueba de rutina sin estrés mostró una frecuencia cardíaca fetal extremadamente baja.

Diabetes o no, sé flexible con tu plan de parto. Mencioné entrar en trabajo de parto con mi primer bebé, pero aun así terminé teniendo a ambos con cesáreas de emergencia, ¡y están perfectamente sanos hoy!

¿Cómo vives #BeyondPowerful (más que poderosa) con diabetes y vives tu mejor vida?

Aprovecho el tiempo para estar activa y espero con ansias días más cálidos y más largos con mis hijos. Corrí mi primera media maratón el año pasado, eso fue un gran logro para mí.  Estoy aprendiendo cómo el entrenamiento de fuerza es una parte importante para estar saludable y a prevenir lesiones por uso excesivo. ¡Haciéndome más fuerte cada día!

 

 



T'ara Smith

T’ara fue diagnosticada con diabetes Tipo 2 en Julio de 2017 a los 25 años. Desde su diagnóstico concentró sus estudios académicos y su carrera profesional en concientización de la diabetes y trabaja para vivir al máximo. Ella está emocionada de unirse al equipo de Beyond Type 1 y continuar su trabaos. Cuando no está trabajando Ella disfruta mucho ir al cine, visitar parques con su perro, escuchar BTS y cocinar alimentos saludables. Ella es nutrióloga de la Universidad Americana.