Cómo Iniciar con un GLP-1 Ayudó a este Chef a Abordar la Cultura de la Dieta


 

 

Cuando la gente habla de diabetes, siempre se pone mucho énfasis en la comida y en lo que las personas con diabetes tipo 2 pueden y no pueden comer. Si bien es cierto que las personas con diabetes tipo 2 deben ser más conscientes de lo que comen, no significa que exista un enfoque único para crear o seguir la “dieta correcta”.

Hablando de dieta, o en este caso, de hacer dieta, es innegable la presión que existe para encontrar una solución rápida para los problemas de salud de una persona. La cultura de la dieta trae consigo problemas que pueden tener impacto negativo en la relación de una persona con la comida, su cuerpo y, para algunas personas con diabetes, la condición crónica en sí.

Para el enfermero y chef Travis Cleaves, también conocido como Spice Twerker y propietario de Blue Lotus Spice Company, fue necesario pasar de la metformina a un GLP-1 para darse cuenta de cómo la cultura de la dieta tiene un impacto en el automanejo y el cuidado de  la diabetes. Travis habló con Beyond Type 2 sobre su diagnóstico de diabetes tipo 2 y cómo el uso de un GLP-1 para el manejo de la diabetes lo ayudó a abordar la cultura de la dieta.

BT2: Hola Travis, cuéntanos sobre tu diagnóstico de diabetes tipo 2.

Me diagnosticaron en julio de este año al mismo tiempo que recibía tratamiento  con esteroides para el cáncer. Tenía los síntomas clásicos: sed excesiva e iba al baño al menos de 10 a 15 veces al día. Estaba bebiendo literalmente galones de agua, y sentía que cada vez que ponía líquido en mi cuerpo, volvía a salir.

Soy enfermero y mi primer pensamiento fue “no, esto no puede ser”. Fui a Walgreens, compré un medidor de glucosa en sangre y realicé una prueba, y ya sabes cómo con los glucómetros, hay un rango específico para la lectura de cifras de glucosa. Si en tu medidor se lee LO (bajo), probablemente tu glucosa en sangre esté por debajo de 60 mg / dL. Si dice HI (alto), quizá tu glucosa en sangre esté muy por encima de los 400 mg / dL. La primera vez que la tomé, el resultado fue HI. 

Debo confesar que el primer día fue duro. Cuando mi médico me dijo que mi A1C era de 14 por cieto me sentí desolado. La diabetes es hereditaria en mi familia pero pensaba que había trabajado muy duro para mantenerme alejado  de este diagnóstico.

El segundo día, pasé del remordimiento extremo a la confianza extrema, decidido a retomar el rumbo. Me desperté a la mañana siguiente y caminé dos millas. No había caminado dos millas en línea recta en Dios sabe cuánto tiempo. Pero en mi cabeza pensé, sabía que esto era lo correcto.

¿Qué cambios tuviste que hacer? ¿Qué medicamentos tuviste que empezar a usar?

Ya llevaba un tiempo tomando metformina antes de mi diagnóstico porque tenía prediabetes. Usaba alrededor de 500 mg por día, que no era mucho. Después de mi diagnóstico, mi endocrinólogo aumentó mi dosis a 1000 mg y me recetó insulina de acción prolongada por las noches. La insulina fue útil porque me despertaba entre 260-280 mg / dL por las mañanas. Esa rutina duró alrededor de dos semanas y media y mis cifras mejoraron. Más tarde me prescribió Freestyle Libre y conectó el dispositivode forma tal que ella pudiera revisar mis cifras cuando yo  escaneaba mi MCG.

¿Cuándo comenzaste a usar un GLP-1 para el manejo de tu diabetes tipo 2? ¿Cómo fue para ti hacer esa transición?

En agosto, mi doctora me recomendó empezar a utilizar un GLP-1. Primero empezamos con una dosis de 0,75 mg. La primera semana que lo tomé fue difícil. Sentí que no importaba lo que comiera o bebiera tenía mucha náusea. Como chef, eso hizo que fuera difícil disfrutar de mi propia comida. Al principio fue frustrante.

Mi médico me prescribió algo para ayudarme con las náuseas y tomé eso durante aproximadamente una semana lo que fue tremendamente útil.  En septiembre, revisamos mis números y optmos por aumentar mi dosis de 0,75 mg a 1,5 mg, que es la misma dosis que uso actualmente. Sin embargo, no siento tantas náuseas, probablemente porque mi cuerpo ya se acostumbró a este medicamento.

¿Qué impacto tuvo el GLP-1 en sus niveles de glucosa?

Me convertí en un experto en la lectura de etiquetas de alimentos. Cocinaba cosas que no solo sabían bien, sino que también eran bajas en carbohidratos. Como mucho menos ahora que antes, debido al GLP-1. Pero también, he notado que mis números son mucho más estables. No tengo los picos enormes después de comer. Antes, tenía picos de 50 a 60 puntos.

Medía mi nivel de glucosa en sangre antes de las comidas y la cifra era de alrededor de 115-130 mg / dL. Yo comía, y llegaba a 180-190 mg / dL, y algunas veces hasta los 200 mg/ dL. Me sentía frustrado  porque mi objetivo es, estoy tratando de mantenerlo menor a 160mg/ dL.  Una vez que empecé con una dosis más elevada  de GLP-1 esos picos enormes ya no están presentes. También descubrí que mis cifras de glucosa matutinos son mucho mejores ahora.

Además, tengo más energía desde que sigo este tratamiento. Por las mañanas solía tener esta terrible sensación de letargo hasta que tomaba un café . Ahora me levanto por la mañana y me siento bien y listo para irme.

Anteriormente mencioné que después de que me diagnosticaran por primera vez en julio, comencé a caminar dos millas por día porque noté que cuando caminaba, mis niveles de glucosa en sangre bajaban inmediatamente después de hacer ejercicio y se mantenían estables durante una buena parte del día. Una vez que comencé a tomar el GLP-1, no solo hago las dos millas, sino que hago las dos millas dos veces al día. Ahora camino hasta cuatro millas por día. También he perdido más de 8 libras.

¿Qué impacto tuvo el GLP-1 en tu relación con la alimentación y la diabetes?

Desde una perspectiva emocional, fue un desafío adaptarme para mí. Principalmente porque cocino mucho y estoy acostumbrado a hacer comidas ricas. Soy del sur, de Nueva Orleans, por lo que el arroz acompaña a todos nuestros platillos y comidas.  Tenemos platillos como frijoles rojos y arroz, jambalaya, arroz sucio y gumbo. Resulta que el arroz no es mi amigo porque siempre veo los picos más grandes después de comerlo, incluso cuando como pequeñas cantidades.

Ahora soy más consciente de todo. Descubrí que presto mucha más atención a las cosas que consumo. Ahora presto mucha más atención al tamaño de las porciones. Me di cuenta de que en este país, el tamaño de nuestras porciones es ridículamente grande. Con el GLP-1, ahora que no como tanto, pienso: “¿Por qué diablos le das a un ser humano tanta comida en un solo tiempo de comida? ¿Quién necesita tanto? ” Esto es interesante considerando cuántas personas culpan a las personas con diabetes tipo 2 por comer los alimentos “incorrectos”, lo cual sabemos que no es cierto porque la diabetes puede ser el resultado de muchos factores, no solo de lo que alguien come.

I hate that society assumes because someone has diabetes, they’ve been leading a sedentary life and just made poor decisions. Like I said earlier, I found out I had diabetes while being treated for another illness. Also, my parents are diabetic. I was bound to get it sometime. I also think there’s this expectation that a person of a certain size can or can’t get it. Health is relative but diet culture and the desire to see everyone fit within a certain body type doesn’t make that clear.

Luché con la culpa por comer ciertos alimentos después de que me diagnosticaron. Ese primer día, tenía ganas de alitas, pero me prohibí a mi mismo consumiras porque ahora era diabético y ya no  se me permitía comer esos alimentos fritos. Pero he aprendido que con la diabetes, mi cuerpo solo requiere un poco más de mantenimiento. Eso es. Si quiero ir a McDonald’s o Dairy Queen, sé que ir sólo ocasionalmente  no me hará daño.

Odio que la sociedad asuma que porque alguien tiene diabetes, ha estado llevando una vida sedentaria y simplemente ha tomado malas decisiones. Como dije antes, descubrí que tenía diabetes mientras recibía tratamiento por otra enfermedad. Además, mis padres viven con diabetes. Estaba destinado a tenerla en algún momento. También creo que existe la expectativa de que una persona de cierto tamaño pueda o no pueda conseguirlo. La salud es relativa, pero la cultura de la dieta y el deseo de que todos encajen en un determinado tipo de cuerpo no lo deja claro.

¿El GLP-1 jugó un papel en cómo ves la cultura de la dieta?

Sí, y tengo una relación de amor-odio con la cultura de la dieta, alrededor de 60-40 hacia el lado del odio. Está fuera de control y desearía que más personas prestaran más atención a lo perjudicial que se ha vuelto y al impacto que tiene en los problemas de salud mental y en cómo vemos nuestros cuerpos.

Con el GLP-1, comencé a prestar mucha atención al tamaño de las porciones porque nuestros estómagos no son tan grandes. Creo que la cultura de la dieta se ha apoderado de eso. Comemos en estos platos grandes cuando probablemente deberíamos comer la mitad y llevar el resto a casa. Pero la cultura de la dieta nos hace sentir mal con nosotros mismos por complacernos cuando otra parte de nuestra cultura alimentaria nos anima a complacernos. Luego, cuando comenzamos a sentirnos incómodos con nosotros mismos, caemos presa de dietas de moda que solo complica nuestra relación con la comida y con nosotros mismos. Para una persona con diabetes que está tratando de mantener sus niveles de glucosa en rangos adecuados y crear un estilo de vida que se adapte a ella, esas dietas de moda hacen que sea más difícil hacerlo.

En mi caso, trabajo para superarlo centrándome en comer porciones más pequeñas a lo largo del día. Si salgo a comer, puedo saltarme el aperitivo y pedir un plato principal más pequeño. No siento la necesidad de “limpiar” mi plato; como hasta que no tengo hambre, no hasta que me siento súper lleno.

Todavía puedo disfrutar de la comida en tamaños más pequeños. Que no coma mucho no significa que no disfruto de la comida. Conozco a muchas personas que sienten que, si solo obtienen un tamaño pequeño, eso significa que no se sentirán satisfechos con lo que comieron.

Aprendí cómo mejorar mi relación con la comida. Sí, la comida puede tener buen sabor, la comida puede tener un gran sabor. Pero también tienes que entender que es un medio para lograr un fin. No tienes que vivir para ella.


El contenido educativo relacionado con la diabetes tipo 2 es posible gracias al apoyo de Lilly Diabetes. Beyond Type 2 mantiene un control editorial total de todo el contenido publicado en nuestras plataformas.

ESCRITO POR T'ara Smith MS, Educación en Nutrición, PUBLICADO 12/18/21, UPDATED 03/11/22

T'ara fue diagnosticada con diabetes tipo 2 en julio de 2017 a la edad de 25 años. Desde su diagnóstico, centró sus estudios académicos y su carrera en la concienciación sobre la diabetes y en vivir una vida plena con ella. Está emocionada de haberse unido al equipo de Beyond Type 1 para continuar con su trabajo. Dos años más tarde, T'ara descubrió que había sido diagnosticada erróneamente con Tipo 2 y en realidad tiene diabetes tipo LADA. Fuera de la oficina, a T’ara le gusta ir al cine, visitar parques con su perro, escuchar BTS y cocinar comidas increíbles y saludables. T’ara tiene una maestría en educación nutricional de la American University.