Glucosa en Sangre y Mantenerse en Forma

 

 

Sabemos que se recomienda hacer actividades físicas de forma regular para manejar la diabetes Tipo 2. Junto con la dieta y cualquier medicamento recetado, el ejercicio puede ayudarte a alcanzar tus objetivos de manejo glucémico. Pero a medida que nos esforzamos para incluir en nuestras vidas una rutina para mantenernos en forma, hay retos que debemos tener en cuenta, como la hipoglucemia, hacer ejercicio con un nivel alto de azúcar en la sangre y aprender a hacer que el ejercicio sea una prioridad. Si solo quieres desarrollar una rutina de ejercicios, conocer los conceptos básicos del azúcar en la sangre y mantenerse en forma puede ser la diferencia en la vida con diabetes Tipo 2.

Beneficios del ejercicio y mantenerse en forma para la diabetes 

El ejercicio puede hacer maravillas con el azúcar en la sangre. Mientras haces ejercicio, tu cuerpo puede usar la glucosa como fuente de energía para las células y mejorar tu sensibilidad a la insulina. Esto lleva a niveles más bajos de glucosa en la sangre.

Además, hacer actividades físicas de forma regular disminuye los riesgos de que se desarrolle una enfermedad cardiovascular, un derrame cerebral, presión arterial alta y otras enfermedades crónicas. También te ayuda a manejar el estrés y, a medida que envejeces, ayuda a prevenir fracturas por pérdida de densidad ósea.

Consejos para prevenir y tratar un nivel bajo de azúcar en la sangre durante el ejercicio

Para prepararte para la hipoglucemia, ten a mano al menos de 15 a 20 g de carbohidratos de acción rápida en todo momento. Además, ten en cuenta que el riesgo de hipoglucemia es mayor si te saltas una comida, o si haces ejercicio vigorosamente o por un período prolongado. El ejercicio aeróbico, como trotar, tiende a disminuir la glucosa en la sangre.

Cuando sea posible, consume una comida pequeña aproximadamente una hora antes de hacer ejercicio.

Mide tu nivel de azúcar en la sangre regularmente mientras haces ejercicio y ten en cuenta los síntomas de la hipoglucemia. Los síntomas de hipoglucemia incluyen:

  • temblores
  • hambre excesiva
  • debilidad
  • latidos cardíacos rápidos
  • dificultad para concentrarse

Prepárate para un nivel bajo de azúcar en la sangre de emergencia. Pide una receta de glucagón y manténla cerca. Si te ejercitas con un entrenador o con un amigo, muéstrales el glucagón (inyectable o nasal) para que puedan tratarte en caso de emergencia.

 

Prevenir y tratar un nivel alto de azúcar en la sangre durante el ejercicio

Ciertos ejercicios de alta intensidad o anaeróbicos, como el levantamiento de pesas, pueden estimular la producción de glucosa en el hígado, lo que lleva a un aumento de la glucosa en la sangre. Durante estos ejercicios, tus músculos necesitan más energía, por lo que verás un aumento temporal en los niveles de glucosa en la sangre. Otros ejercicios anaeróbicos incluyen carreras de velocidad y entrenamiento por intervalos de alta intensidad (HIIT por sus siglas en inglés).

Antes de comenzar cualquier entrenamiento, mide tu glucosa, así como durante y después. Si tu nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto (250 mg/dL o más) espera hasta que baje antes de continuar haciendo ejercicio. Es posible que tu cuerpo no tenga suficiente insulina para manejar tu azúcar en la sangre. Habla con tu médico sobre tomar medicamentos para reducir la glucosa antes del ejercicio si está por encima de 250 mg/dL. Aunque es poco común en la diabetes Tipo 2, considera la posibilidad de medir las cetonas.

Hacer tiempo para una rutina para mantenerte en forma

¿Se te hace difícil encontrar tiempo para incluir alguna rutina en tu vida para mantenerte en forma? ¡Es más fácil de lo que piensas! Piensa en cuándo tienes lapsos de tiempo libre en tu día para salir a caminar o trotar, ir al gimnasio o incluso hacer un poco de ejercicio rápido dentro de tu propia casa. Si decides elegir entre ver tu programa de televisión favorito y pasar un tiempo en la caminadora, puedes hacer ambas cosas. Mira tu programa en tu teléfono mientras estás en la máquina.

Además, no necesitas ir al gimnasio para ponerte en forma. Puedes bailar, jugar con tus hijos o tu perro, o tomar una clase en el centro comunitario local. Hay muchas maneras de incorporar una rutina para mantenerte en forma a tu estilo de vida. Solo tienes que hacer que sea divertido y fácil para ti.

¿Debes concentrarte en el peso?

Si bien se recomienda el control del peso en el manejo de la diabetes,  llevar una rutina para mantenerte en forma no tiene que ser necesariamente solo con el objetivo de manejar el azúcar en la sangre. No es necesario estar delgado para estar en forma, pero si es importante para ti, habla con tu médico, especialista en educación y cuidado de la diabetes o un nutricionista para establecer una meta para perder o aumentar de peso. El ejercicio es ciertamente importante para alcanzar tus objetivos de peso, y la dieta es igualmente importante. Consulta con tu equipo de atención médica para crear una dieta personalizada y un plan de ejercicios.

¿Quieres saber un poco más sobre el control del azúcar en la sangre y el estado físico? Echa un vistazo a este artículo escrito por la entrenadora personal de diabetes, Christel Oreum.


Contenido Relacionado:

Control del azúcar en sangre durante y despuées el ejercicio

Concienciación sobre Hipoglucemia y Diabetes Tipo 2  

Este contenido fue hecho posible con apoyo de Baqsimi.