Guía de Medidores de Glucosa para Tipo 2

1/4/19
FacebookTwitter
 

La diabetes Tipo 2 es una condición médica que requiere cierta cantidad de mantenimiento, esto lo sabemos. Es increíblemente importante que las personas con diabetes Tipo 2 midan de forma rutinaria sus niveles de azúcar en la sangre y, con la ayuda del equipo adecuado, esta tarea se puede realizar con bastante facilidad. Los medidores de glucosa en la sangre han demostrado ser una pieza crucial del rompecabezas para muchos con diabetes Tipo 2, ya que permiten que los usuarios se midan los niveles de glucosa de manera rápida y precisa.

La mayoría de los modelos requieren que se inserte una tira reactiva en el medidor. Luego, se debe pinchar la yema de un dedo con una lanceta. Una vez que una gota de sangre toca la tira reactiva, el medidor comienza a procesar los resultados. Por lo general, tu nivel de azúcar se mostrará en cinco segundos, y los requisitos federales garantizan la precisión de esos números. Las normas de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos actualmente requieren que los resultados del medidor estén dentro del 15 por ciento de los niveles reales de glucosa en la sangre.

Bayer, Freestyle, OneTouch y Accu-Chek, entre otros, ofrecen medidores de calidad en el mercado hoy en día. El medidor Accu-Chek Aviva, por ejemplo, ofrece el registro automático de los resultados en un teléfono inteligente y no requiere codificación, mientras que otras unidades requieren calibración antes de su uso. ¡Es importante entender qué medidores están disponibles y a qué estilos de vida se adaptan mejor, ya que tu medidor debería adaptarse perfectamente a ti! Todos los monitores de glucosa funcionan de manera similar, pero ciertas características satisfacen claramente las necesidades específicas. Hablar con un médico o un educador en diabetes puede ayudarte a determinar qué monitor funcionaría mejor con tu estilo de vida y tu presupuesto.

Costo

La mayoría de los medidores oscilan entre $10 y $75, y también es importante considerar el costo de las tiras reactivas. Un lote de 100 puede costar entre $18 y $184. Para alguien que realiza análisis de sangre cuatro veces al día, las tiras reactivas pueden llegar a costar hasta $2,685 por año. Los costos de las lancetas también deben tomarse en consideración, ya que estas deben ser reemplazadas periódicamente.

Medicare cubre algunos suministros relacionados con la diabetes, y la atención médica de Canadá difiere entre las provincias. El seguro privado generalmente compensa los costos. Las personas con diabetes Tipo 2 podrían tener un plan de salud que puede cubrir parte del precio del medidor y también la mayoría de los costos de las tiras reactivas. Ponerte en contacto con tu aseguradora es el primer paso para determinarlo.

Tamaño

Los medidores vienen en una variedad de tamaños y formas. Si piensas medirte varias veces al día y te mueves bastante, es posible que quieras conseguir un modelo pequeño que quepa en una bolsa, bolso o guantera. Los usuarios más antiguos, o cualquiera con discapacidad visual, pueden preferir un medidor más grande con botones fácilmente visibles y una pantalla con retroiluminación o una pantalla más fácil de leer. Si piensas medirte exclusivamente en casa, es preferible un monitor que almacene varias tiras, aunque estas tienden a ser más voluminosas.

Calibración

Los medidores deben calibrarse para cada lote de tiras reactivas que se compren. Algunas unidades requieren que se introduzca o se escanee un código con un teléfono inteligente. Si esto se hace mal puede mostrar resultados inexactos. Algunas unidades utilizan un chip extraíble que se inserta en la ranura para calibrar. La calibración automática puede hacer que la transición sea más fácil, por lo que podría ser una característica deseable al seleccionar una unidad.

Almacenamiento de datos

Otro beneficio de un medidor es que te permita realizar un seguimiento de tus resultados y modificar tu plan de tratamiento para la diabetes como corresponda. La cantidad deseada de almacenamiento dependerá de la frecuencia con que te midas y de la manera en que tú y tus proveedores de salud quieran revisar tus datos. Si te mides tres veces al día, y tu proveedor desea ver los resultados de un mes completo, necesitarás un medidor que pueda retener datos de al menos 90 mediciones. La mayoría de los mejores modelos tienen un mínimo de 360 lecturas. Los datos se pueden descargar por medio de la tecnología Bluetooth o por una conexión USB. Algunos medidores son compatibles con aplicaciones móviles, para fácilmente llevar un seguimiento de datos en un teléfono inteligente.

Consejos de uso

El uso adecuado es tan importante como elegir el medidor adecuado para ti. Es crucial usar las tiras reactivas correctas para el modelo que uses. Usar otras tiras puede producir resultados incorrectos.

Haz la medición en la punta de los dedos: algunos modelos te permiten realizar mediciones de diferentes áreas, como el antebrazo, pero esos resultados generalmente no son tan precisos.

Lávate las manos antes de medirte. La más mínima cantidad de comida o suciedad en el dedo puede afectar de manera increíble los resultados. Lavarte con agua tibia tiene el beneficio adicional de llevar sangre a las yemas de los dedos, lo que hará que sea aún más fácil sacar una gota de tu dedo.

Todas las personas con diabetes se benefician de medirse el azúcar en la sangre de forma continua. Debido a que muchas cosas pueden afectar los niveles de glucosa, un medidor puede ser una herramienta clave para controlar tu condición médica y evitar que surjan complicaciones.


Este contenido está patrocinado por Accu-Chek, socio fundador de Beyond Type 2.