Insulina y Aumento de Peso

5/28/19
WRITTEN BY: Verónica Rubio, Educadora en Diabetes
FacebookTwitter
 

 

Te acaban de diagnosticar con diabetes Tipo 2. Sabías que habías perdido mucho peso antes de tu diagnóstico y ahora que estás usando insulina, estás notando que estás ganando peso. Naturalmente, podrías pensar que es la insulina la que es la culpable y eso tiene algo de cierto. Vamos a explicar la relación entre la insulina y el aumento de peso a continuación.

Insulina y Pérdida de Peso 

Uno de los síntomas característicos de la diabetes Tipo 2 es la pérdida de peso inexplicable. Esto se debe al hecho de que nuestro cuerpo ha perdido la capacidad de convertir correctamente los nutrientes de los alimentos en energía debido a la falta de producción de insulina. Los niveles elevados de glucosa en sangre generan una sensación de hambre (polifagia), por lo que, incluso cuando las personas comen lo que parece suficiente para sentirse satisfechos, seguirán sintiendo hambre. Todo esto podrá  causar pérdida de peso. La glucosa elevada se acumula en nuestro torrente sanguíneo y este exceso se elimina en la orina.

Por qué ganamos peso después de comenzar el tratamiento con insulina


Cuando comenzamos a usar insulina y seguimos comiendo los mismos alimentos, la insulina ayuda a transferir la glucosa a las células, permitiendo que el cuerpo la use para obtener energía. Esta función mejorada previene un exceso de glucosa en nuestro torrente sanguíneo.

Además, tu cuerpo se deshidrata cuando el nivel de azúcar en sangre es alto (piensa en las veces que tienes más sed). Entonces, cuando ese exceso de azúcar en sangre se elimina a través de la orina, también estás perdiendo agua, no peso. A medida que tus niveles de glucosa en sangre se normalizan, tu cuerpo comienza a retener más líquidos para compensar el agua perdida y mejorar el equilibrio de agua de tu cuerpo.

Controlar el aumento de peso


Algunas personas pensarán que la insulina es la causa de este aumento de peso y, a veces, intentarán disminuir su uso o dejar de usarla por completo. Aunque es posible que experimentes un aumento de peso después de comenzar con la insulina, recuerda que es un resultado del funcionamiento de tu tratamiento con insulina, por lo que tu control de la glucosa en sangre también lo es. Utiuliza tu insulina según lo prescrito por tu médico. Acércate  a tu equipo de atención médica y expón tus preocupaciones sobre el aumento de peso. Sin insulina, el riesgo de desarrollar complicaciones aumenta. Sin embargo, existen formas más seguras y saludables de controlar el aumento de peso:

Trabaja en tu dieta. Al iniciar con el uso de insulina, es posible que desees renovar tu plan de dieta. Evita comer calorías en exceso y considera descargar una aplicación de conteo de calorías. También puedes consultar a un nutricionista o aprender a construir tu propio plan de alimentación. Tampoco sientas que necesitas evitar tus comidas favoritas. Mantener un equilibrio que funcione para ti es clave.

Construye una rutina de entrenamiento. Si ya estás entrenando, puedes considerar aumentar la intensidad de tu rutina de ejercicios. Si eres nuevo en el ejercicio, comienza con lo básico. Es más fácil comenzar con una actividad que disfrutes o que te interese probar. Tampoco es necesario que te unas a un gimnasio, puedes hacer ejercicio en casa, caminar, correr o practicar yoga.

Se amable contigo mismo. No ignores los aspectos de salud emocional , especialmente si eres alguien que ha luchado con problemas de peso. Conoce las diferentes formas de controlar la angustia y el agotamiento de la diabetes: la salud mental es tan importante como la salud física.


La educación en diabetes es vital en esta etapa de tu vida y, si necesitas ayuda adicional, busca a un educador en diabetes certificado. Los educadores en diabetes son una pieza clave en el tratamiento integral de la diabetes de diferentes tipos. Podemos ayudarte a adquirir habilidades y habilidades para el uso adecuado de la insulina y su relación con el peso, la nutrición y el ejercicio. Además, te ayudaremos a aprender conceptos relacionados con el uso de la insulina, como la hipoglucemia.

Al final, el aumento de peso después de haber comenzado el tratamiento con insulina no es anormal, es una señal de que tu tratamiento está funcionando. Pero si aún quieres perder peso, hay otras formas de hacerlo. Recuerda que lo más importante es tener una comunicación adecuada con tu médico. No modifiques tus dosis de medicamentos sin la aprobación de tu médico. Ponte en contacto con tu equipo si tienes dudas sobre la dosis de insulina que necesitas.