Depresión en Personas con Diabetes Tipo 2: Prevalencia, Impacto y Estrategias de Tratamiento


 

La cobertura de las Sesiones Científicas de ADA es presentada por ADA x BT1 Collab.


La relación entre la diabetes Tipo 2 y la depresión es una calle de dos vías según una investigación reciente presentada por Jeffrey S. Gonzalez, Ph.D. de la Universidad Yeshiva.

Las personas con depresión no solo tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes Tipo 2, sino que las personas con diabetes Tipo 2 tienen más probabilidades de desarrollar depresión después del diagnóstico.

“Si los pacientes hicieran todo lo que les dijimos que hicieran, estarían dedicando más de 2 horas al día al automanejo de la diabetes”, dijo González, destacando que la carga real de vivir con diabetes es mucho más pesada y abrumadora que simplemente seguir una dieta saludable y manejar los niveles de glucosa en sangre.

González señala que llamarlo “depresión” puede ser engañoso si el costo emocional está más bien relacionada directamente a la carga que representa en muchos casos la diabetes. En cambio, llamarlo “angustia por diabetes” (también conocido como distrés por diabetes) puede ser más apropiada y su identificación es fundamental porque probablemente afectará el automanejo diario de una persona.

González resume la carga del manejo de la diabetes tipo 2 en los siguientes puntos:

  • Persistencia a largo plazo con adherencia a la medicación.
  • Cambios en la alimentación y el estilo de vida.
  • Requisitos de actividad física y ejercicio
  • Automanejo de los niveles de glucosa en sangre
  • Autocuidado de los pies
  • Citas médicas y atención preventiva
  • Manejo de enfermedades concurrentes
  • Resolución constante de problemas

Los hallazgos sobre la relación entre la diabetes y la depresión / “angustia por diabetes” incluyen:

  • Si bien podría ser fácil suponer que los niveles más elevados de glucosa en sangre contribuyen al desarrollo de depresión en alguien con diabetes, la tasa de depresión en personas ya diagnosticadas con diabetes fue significativamente más alta que en aquellas que no sabían que tenían diabetes. Esto significa que los niveles de glucosa en sangre de una persona no contribuyen de manera significativa a la depresión pero sí el diagnóstico y la carga que implica el manejo de esta condición.
  • Los niveles de depresión son más altos en los meses y el año inmediatamente posteriores al diagnóstico.
  • La depresión también es un gran predictor de si una persona desarrollaría complicaciones relacionadas con la diabetes. Y el diagnóstico de una complicación relacionada con la diabetes aumenta el riesgo de que una persona desarrolle depresión.
  • 36 por ciento de los adultos con diabetes informan niveles clínicamente significativos de angustia por la diabetes, más que la depresión general, y está estrechamente relacionado con el control de la diabetes y el logro de las metas de A1c.

Opciones de tratamiento más efectivas para la depresión en personas con diabetes tipo 2:

  • La terapia cognitivo-conductual para la adherencia y la depresión (CBT-AD, por sus siglas en inglés) ha demostrado ser la más eficaz para tratar la depresión al tiempo que mejora el autocuidado diario de la diabetes y los resultados de salud de una persona.
  • CBT-AD demostró ser eficaz para ayudar a las personas con diabetes a tomar sus medicamentos según lo prescrito, controlar sus niveles de azúcar en sangre con más frecuencia, avanzar hacia sus objetivos de A1c y reducir la gravedad general de su depresión.
  • Al comparar la CBT-AD con la “atención habitual mejorada” (EUC) para ayudar a las personas con diabetes y depresión, los resultados de A1c después de 4 meses de tratamiento fueron un punto más bajos en el grupo de CBT-AD.

González enfatizó que la detección de depresión general en personas con diabetes tipo 2 puede pasar por alto a quienes luchan contra la angustia de la diabetes, y es importante adaptar los procesos de detección.

Los síntomas comunes de la depresión incluyen:

  • Estado de ánimo depresivo general
  • Pérdida de interés en las actividades habituales.
  • Fatiga o poca energía.
  • Alteración del sueño (insomnio o sueño excesivo)
  • Cambios en su apetito o peso
  • Sentimientos de culpa, inutilidad, baja autoestima.
  • Dificultad para concentrarse y recordar cosas.
  • Pensamientos de muerte o tendencias suicidas

Si está luchando con pensamientos suicidas, comuníquese con su equipo de atención médica o llame a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio para obtener ayuda: 1-800-273-8255. Disponible las 24 horas del día en inglés o español.

ESCRITO POR Ginger Vieira, PUBLICADO 06/28/21, UPDATED 05/04/22

Ginger se diagnosticó a sí misma con diabetes Tipo 1 mientras participaba en la feria de salud de séptimo grado cuando tenía 13 años, ¡y nadie le creyó durante una semana! También vive con enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. No hace falta decir que su sistema inmunológico ha tomado algunas malas decisiones a lo largo de los años, pero ella ha pasado toda su vida adulta creando contenido que ayuda a las personas a enfrentar los desafíos diarios de la diabetes Tipo 1 y Tipo 2. Ginger es autora de una variedad de libros, incluidos “When I Go Low” (Cuando mi Glucosa Baja, para niños), “Pregnancy with Type 1 Diabetes” (Embarazo con Diabetes Tipo 1) y “Dealing with Diabetes Burnout” (Enfrentándome al Burnout de la Diabetes). Ginger también ha escrito para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y otros. En su tiempo libre, ella salta la cuerda, anda en patineta con sus hijas o camina con su guapo compañero y su increíble perro, Petey.