De Jeringas a Plumas de Insulina: Haciendo Más Fácil la Vida con Diabetes Tipo 2

 

 

Katie Saucedo es miembro de la comunidad ADA x BT2, donde comparte sus experiencias con otras personas que tienen como objetivo conectarse con personas con diabetes Tipo 2. Conéctate con personas como Katie y únete a la comunidad haciendo clic aquí.


BT2: Hola Katie, cuéntanos sobre la historia de tu diagnóstico de diabetes Tipo 2.

Katie: Me diagnosticaron en septiembre de 2012. Tenía la sensación de que tenía diabetes porque es algo de mi familia. Pero antes de mi diagnóstico, tenía que ir al baño constantemente y no importaba lo que tomara, seguía teniendo sed. Nada podía aliviar mi sed. Mi presión arterial también estaba alta. Fui al médico y me revisaron el azúcar. Era tan alto que no se registraba en el medidor. Cuando me hice mi A1c, estaba por encima del 12 por ciento. Recuerdo que llamé a mi mamá y estaba llorando. En ese momento yo tenía veintitantos años y no era así como quería pasar a los treinta.

¿Qué recomendaciones te hizo tu médico? ¿Te empezó a administrar insulina de inmediato?

No, no fue así. Estaba tomando, y perdóname porque ha pasado mucho tiempo, pero estaba tomando tres o cuatro, creo que tres pastillas. Si no me equivoco. Sé que me empezaron con metformina, que todavía sigo tomando hasta el día de hoy. Comencé a comer una dieta baja en carbohidratos y a caminar. Perdí una cantidad significativa de peso. Entonces eso, es decir, tomar ese medicamento y ceñirme a ese medicamento mientras hago un cambio es muy importante porque mi A1c bajó mucho a los 5.

Parte de todo mi mensaje para las personas con diabetes Tipo 2 es que habrá altibajos. Literalmente. He subido de peso. Tuve COVID-19. He recuperado algo de peso. No siempre habrá un camino recto y estrecho. Me he salido del camino. Mi A1c ha subido a 9, pero está bajando lentamente a 8. Me dirijo de nuevo en la dirección correcta.

¿Cuándo te recetaron tus médicos inicialmente insulina?

Comencé con insulina en diciembre de 2020. Comenzaron por darme una jeringa y un vial para usar. A lo largo de los años, pude manejar la diabetes con diferentes cambios de medicamentos. Pero el año pasado fue difícil. Estaba pasando por mucho estrés y perdí a mi madre en noviembre pasado. No lograba que mi nivel de azúcar en sangre bajara para nada. De hecho, me hicieron una prueba para ver si tenía diabetes Tipo 1 de aparición tardía. Dio negativo, yo tengo diabetes Tipo 2. Simplemente no estaba bien manejada. Me iniciaron con insulina. Empecé con jeringas al principio y luego acabé cambiando a plumas. Me estoy administrando insulina de acción rápida y de acción prolongada. El otro medicamento que me administro, además de la metformina, es un GLP-1.

Cuando te pasaste a las plumas, ¿cómo fue ese proceso? ¿Cuáles son algunos de los cambios que has notado? ¿Es más fácil usar una jeringa o usar una pluma?

Creo que es más fácil usar una pluma, pero, sinceramente, no me molestan las jeringas. No me molestaban, pero creo que las plumas son mejores para los tiempos modernos y cuando estás en movimiento y quieres estar activo y poder empacar fácilmente la insulina. Tengo un pequeño estuche de viaje con bolsas de hielo. Es discreto y me facilita llevar mi insulina, más que tener que llevar viales y jeringas. La comodidad es importante para mí. Creo que todos sabemos que la diabetes puede ser difícil de manejar. Literalmente, cualquier cambio que pueda hacer que vivir con esto sea un poco más conveniente puede ser de gran ayuda.

Llevo mi insulina conmigo cuando salgo de casa. No tener que sacar la jeringa, el vial y tener que pasar por el proceso de introducir insulina en la jeringa ha marcado la diferencia para mí. Con la pluma, puedo enroscar la aguja, inyectarme insulina y eso es todo. No me avergüenzo de tener diabetes, pero me gusta la discreción adicional de no tener que llevar más suministros conmigo. No creo que te des cuenta de cuánto estabas manejando hasta que encuentras una solución más fácil. Un cambio pequeño, pero significativo, de usar una jeringa a una pluma fue así para mí. También me resultó más fácil llevar un seguimiento de la cantidad de insulina que usaba. Con la pluma de insulina, puedes ver fácilmente cuánto te vas a administrar en el dial. Me ayuda a ser más precisa cuando debo administrármela para las comidas o cuando debo hacer otros ajustes de acuerdo con mi nivel de azúcar en sangre en ese momento. Eso, junto con los cambios de salud que he estado haciendo para volver a encaminarme con mi diabetes, me está ayudando a llevar mi A1c hasta donde lo necesito.

Mencionaste que otros miembros de tu familia también tienen diabetes Tipo 2. ¿Qué conversaciones tienes con ellos sobre la insulina?

Ha sido una excelente oportunidad de aprendizaje para nosotros. No me molesta tener que administrarme mi insulina frente a mi familia o amigos. Nunca me ha avergonzado tener diabetes. Me molesté cuando me diagnosticaron porque sé que manejarla implica mucho, pero nunca me ha avergonzado.

Con mi padrastro y mi hermano, les hablo todo el tiempo sobre mis niveles de azúcar. Mi hermano me apoya comprándome refrigerios bajos en carbohidratos y saludables de otros tipos. Son muy activos en apoyarme en mi iniciativa por estar más saludable. Saben que he estado intentando volver a encarrilarme. Incluso con mi sobrina, ella tiene 10 años y le digo cuando me voy a inyectar insulina. Ella entiende lo que debo comer y lo que no. Como dije, estas son excelentes oportunidades de aprendizaje para las personas que me rodean. Es genial poder apoyarnos unos a otros como lo hacemos nosotros.

¿Qué piensas sobre el estigma de la insulina en general, especialmente cuando se trata de la diabetes Tipo 2?

Definitivamente creo que el estigma existe porque creo que yo también lo pasé. Es decir, lo pasé yo misma pensando: “Oh, Dios mío. Mis niveles de azúcar están subiendo, están subiendo. No quiero usar insulina. Dios mío, tengo que administrarme insulina. Tengo que ponerme estas inyecciones”. Me estaba volviendo loca, pero mi padre me dijo que no estaba muy mal, pero entendía porque me sentía así. Me dijo que, aunque fuera necesario administrarme insulina, si eso es lo que debo hacer para poner mis niveles de azúcar en marcha, entonces eso es lo que debo hacer.

Es un estigma y no es que hayas fallado. Nuestros cuerpos cambian, nuestras vidas cambian. Las cosas no siempre van a ser un camino recto. Habrá altibajos y, a veces, tendrás que adaptarte. Está bien si tienes que inyectarte insulina. No hay nada de malo en eso.

¿Sabes cuánto he pasado en los últimos 10 años desde que me diagnosticaron? En mi vida, desde el punto de vista de la salud, ¿cómo puedo esperar que sea perfecto todo el tiempo? No será así. La vida no es perfecta todo el tiempo y mi diabetes no será perfecta todo el tiempo.

Como activista de la diabetes Tipo 2, ¿qué otras palabras de inspiración tendrías para las personas con diabetes Tipo 2 que la necesitan, especialmente aquellas que podrían tenerle miedo a la insulina?

Cuando me diagnosticaron inicialmente, pensé, ¿cómo voy a vivir con esto? No soportaba las agujas ni ver sangre. Era mi padrastro quien me ayudaba a medir mi nivel de azúcar en sangre y me hizo ver que usar un dispositivo de lanceta no era muy malo. El hecho de que lo hiciera me relajó y mantuve esa misma mentalidad cuando comencé a administrarme insulina.

Todavía no me encantan las agujas, pero esto es lo que espero que la gente de mi comunidad recuerde: superarás ese miedo inicial. Puedes hacerlo. Es algo que tu cuerpo necesita y, como dije, no hay nada de malo en necesitar insulina.


Este contenido fue posible gracias al apoyo de Lilly Diabetes, un socio fundador de Beyond Type 2.