¿La Diabetes Tipo 2 es Hereditaria?

5/21/19
FacebookTwitter
 

 

Seamos honestos, vivir con diabetes Tipo 2 significa lidiar con algunos desafortunados estereotipos. La gente asume que eres perezoso, tienes sobrepeso u obesidad, odias el ejercicio y no sabes cómo alimentarte saludablemente. Si crías a tu familia con un historial de diabetes, especialmente del Tipo 2, la gente asume que estás poniendo excusas para tus elecciones de “estilo de vida”. Sabes que están mal, pero ¿por qué? ¿Cuál es la conexión entre la diabetes tipo 2 y la genética y es hereditaria?

¿Qué hay en esos genes?

En resumen, la prevalencia de la diabetes Tipo 2 se puede atribuir a la genética. Pero en lugar de pensar en la diabetes Tipo 2 como hereditaria, considérala como una cuestión de susceptibilidad. Un informe de la Organización Mundial de la Salud reveló que las personas con familiares inmediatos que tienen diabetes tienen 3 veces más probabilidades de desarrollarla que las personas sin antecedentes familiares.

La diabetes Tipo 2 representa el 90 por ciento de todos los casos de diabetes. No existe una definición formal para ello porque los casos de diabetes Tipo 2 se determinan excluyendo los otros tipos de diabetes, como la diabetes Tipo 1, la diabetes autoinmune latente en adultos (LADA) y la diabetes juvenil de inicio en la madurez (MODY).

En una familia donde prevalece la diabetes Tipo 2, una persona tiene un 40 por ciento de probabilidades de desarrollarla si uno de los padres tiene diabetes Tipo 2 y el 70 por ciento si ambos la tienen. En comparación con la población general, es 3 veces más probable que tengas diabetes Tipo 2 si la tiene un hermano o padre y 6 veces más probable si ambos padres la tienen.

Es más probable que un hijo desarrolle diabetes Tipo 2 si su madre la tiene, a diferencia de los hijos de padres con diabetes Tipo 1. Una razón probable para esto se debe a los cambios permanentes en las funciones de glucosa e insulina debido a una mala nutrición y al azúcar en la sangre no controlada durante el embarazo.

Cómo afecta el entorno los riesgos de la diabetes Tipo 2

Tus factores ambientales pueden aumentar tu susceptibilidad a desarrollar diabetes Tipo 2. Esto va mucho más allá de solo tus acciones de comer alimentos poco saludables o de elegir no hacer ejercicio; los rasgos familiares, culturales, sociales, económicos, e incluso de personalidad también son importantes. Estos influyen en tus puntos de vista sobre vivir sanamente. Estos son algunos ejemplos de cómo tu entorno afecta tus posibilidades de contraer diabetes Tipo 2:

La familia:

Si te criaste en una familia donde los alimentos ricos en calorías, grasa, azúcar y sodio eran la norma, entonces sería un reto cambiar a una dieta más saludable de alimentos en su mayoría sin procesar. Lo opuesto también es cierto. Si tu familia priorizó el consumo de alimentos frescos sin procesar y alentó la actividad física, entonces es más probable que mantengas esos hábitos en la adultez.

Las influencias culturales en materia de salud, también. Las diferentes culturas y antecedentes tienen diferentes conjuntos de creencias, normas y valores en lo que respecta a la salud. Esto incluye temas como la imagen corporal, los roles de género y el tratamiento, incluida la forma en que la dieta y los medicamentos afectan la diabetes.

La sociedad:

Lo que vemos en nuestros medios de comunicación, cómo nos afectan las políticas y las interacciones que tenemos con otras personas fuera de nuestro hogar también influyen en nuestros comportamientos. Míralo de esta manera, si ves la comida rápida anunciada en la pantalla de tu televisor más que la comida saludable, ¿cuál es más probable que comas? La comida rápida, porque el anuncio comercial está activando estímulos asociados con los alimentos que afectan tus elecciones de alimentos. Esto significa que, incluso si tienes las mejores intenciones de comer una dieta más saludable, los anuncios para las dietas que no lo son pueden enviar las señales más fuertes para los alimentos y determinar qué comerás.

Esto también incluye políticas que afectan los tipos de alimentos que se colocan en nuestras tiendas de abarrotes o si un restaurante tiene la obligación de tener información nutricional en sus menús. También incluye cómo aprendemos sobre los alimentos, la salud y la nutrición en primer lugar; piensa en las políticas que deciden cómo se prioriza la educación para la salud en las escuelas y la calidad del contenido.

Nuestras interacciones con personas fuera de nuestro hogar también pueden afectar nuestra salud. Piensa en el lugar de trabajo. Si en tu trabajo tienen actividades de oficina que involucran comida, y seamos realistas, siempre hay comida, entonces, probablemente vas a comer algo.La mayoría de las oficinas piden alimentos que alienten a los empleados a participar, como productos de panadería y pizza. Las oficinas generalmente tienen máquinas de bocadillos o bocadillos disponibles para ayudar a los empleados a pasar el tiempo. Si trabajas en una posición sedentaria, imagina el impacto que todo esto tiene en tu salud. 

El entorno:

Tu estado financiero y el área de tu vecindario pueden influir en tu capacidad para acceder a los servicios médicos, recreativos y de alimentos que necesitas para mantener una salud óptima. La capacidad de recorrido para caminar es la cantidad que tiene un área que ayude con dar un paseo. Un mayor nivel de capacidad de recorrido para caminar se asocia con menores riesgos de diabetes Tipo 2. Incluidos en esta definición están la accesibilidad al destino y la seguridad. Si vives en una ciudad grande con acceso directo o cercano a una tienda de abarrotes de calidad, se considera que el área tiene una buena capacidad de recorrido para caminar. Sin embargo, si tu vecindario no es seguro, puede disuadirte de aventurarte a la tienda o incluso salir a caminar para hacer ejercicio.

Un nivel bajo de capacidad de recorrido para caminar sería si tuvieras que recorrer una gran distancia para recibir la atención que necesitas para controlar la diabetes. Por ejemplo, si tu médico de cabecera o tu farmacia se encuentran a kilómetros de tu casa, es menos probable que los visites de forma regular o que recojas tus medicamentos de manera regular. Desafortunadamente, tu estado financiero determina dónde vives y la calidad de tu vecindario puede determinar la calidad de las opciones de alimentos y la atención médica que recibes. Los barrios pobres y de bajos ingresos tienen más probabilidades de tener una falta de acceso a alimentos saludables e instalaciones médicas de alta calidad. Esto aumenta la probabilidad de un diagnóstico de diabetes y los riesgos de tener complicaciones relacionadas con la diabetes graves y potencialmente mortales. 

Entonces, ¿la diabetes Tipo 2 es hereditaria?

No completamente, pero la genética tampoco debe ser desestimada. Es una mezcla de prevalencia en tu propia familia más la influencia de tu entorno. Definitivamente, debes decirle a tu médico si la diabetes Tipo 2 está presente en tu familia y cuidarte más si es así. Esto significa que debes hacerte un análisis de azúcar en la sangre con regularidad, saber qué niveles de azúcar en la sangre indican diabetes, mantener una dieta equilibrada y un régimen de ejercicio, y reconocer los síntomas y signos de la diabetes Tipo 2.