Laurie Hernández: La Diabetes Tipo 2 es un Deporte en Equipo


 

 

Esta entrevista fue resumida y editada para mayor claridad y fue posible con el apoyo de Trulicity, socio fundador de Beyond Type 2.


Como medallista olímpica de oro y plata en los EE. UU., Laurie Hernandez sabe que, para estar bien capacitado, es necesario que tengas personas a tu lado para alcanzar tus metas. Como hija de una persona con diabetes Tipo 2, Laurie comprende que ese enfoque también se aplica al manejo de la enfermedad crónica. Lee nuestra conversación con Laurie a continuación sobre cómo apoya a su padre en el manejo de la diabetes Tipo 2 para demostrar que, de hecho, es un deporte de equipo. Para ver la plática completa, mira el video aquí.

BT2: ¡Gracias por acompañarnos, Laurie! Cuéntanos sobre ti.

Laurie Hernandez: Formé parte del equipo de gimnasia olímpica femenina de 2016 y actualmente entreno para los Juegos Olímpicos de Tokio de 2021. También me asocié con Trulicity semanal de Eli Lilly and Company para hablar sobre mi padre y su travesía con la diabetes Tipo 2.

Nota: Luego de que se llevar a acabo esta entrevista, Laurie no participará en los Juegos Olímpicos de Verano de Tokio 2021 debido a una lesión en la rodilla.

¿Cómo te ha inspirado tu padre durante tu travesía para convertirte en una atleta olímpica?

Desde que era pequeña, siempre vi a mi papá cuidarse a sí mismo pinchándose los dedos y administrándose su medicamento. Cuando eres un niño y ves eso, realmente no le pones atención. Pero inconscientemente, comencé a darme cuenta de que lo estaba viendo hacer un trabajo preventivo. Como atleta profesional, me cuido porque lo vi hacerlo. Esa es una parte muy importante de mi travesía: hacer trabajo preventivo, ir a fisioterapia y hacer todo lo necesario para asegurarme de ser la mejor persona que puedo ser. Mi papá jugó un papel muy importante en eso.

Hablamos con frecuencia en Beyond Type 2 sobre la manera en que el apoyo puede hacer que vivir con diabetes Tipo 2 sea mucho más fácil. ¿Sabes cómo fue su diagnóstico?

Fue diagnosticado a mediados de los 40, antes de que yo naciera. Simplemente fue algo que lo vi manejar mientras crecía. Recuerdo ser pequeña y verlo pincharse el dedo y preguntarme por qué lo hacía. Me dijo que tenía que medir su nivel de azúcar en sangre para asegurarse de que estaba bien. Mi abuela tenía diabetes Tipo 1 y hacía lo mismo, además de inyectarse insulina todas las mañanas y las noches. Con el tiempo, sus manos se volvieron inestables y la ayudaba con sus inyecciones de insulina. Había mucha representación en nuestro hogar. Mi compañera de cuarto y compañera atleta también fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 y también está entrenando para los Juegos Olímpicos.

¿Te importaría hablar sobre algunos de los conceptos erróneos que tú y tu padre han aprendido y han tratado de superar?

Estoy segura de que hay más de lo que puedo imaginar, pero el principal sería sobre la comida y lo que puedes y no puedes comer. Para mi papá, se trata de comprender qué es lo que hace que aumente su nivel de azúcar en sangre y cómo puede ser proactivo al respecto. Otro concepto muy erróneo es que comer demasiada azúcar desencadena la diabetes. La diabetes tiene un componente genético importante que contribuye a que alguien sea diagnosticado. No tienes que dejar de vivir tu vida porque otras personas tienen conceptos erróneos sobre la diabetes. Solo debes manejarlo y hacer cosas que te hagan sentir cómodo, pero eso no tiene por qué impedirte hacer nada.

¿Cuáles son algunas de las comidas favoritas que disfrutan tu padre y tú?

Siempre que tenía un mal entrenamiento cuando era niña, el helado era lo que preferíamos. Le encanta el helado de vainilla con caramelo encima. No entendía lo importante que era para él sugerir nuestros viajes de helado porque no entendía sus luchas [con la diabetes]; solo quería que me sintiera bien y fuera feliz. Las galletas caseras [en nuestra casa] son ​​muy importantes. No tenemos límites para nada, pero nos aseguramos de tomar las precauciones necesarias para asegurarnos de que pueda disfrutarlas y estar bien.

¿Cómo te ha inspirado la travesía de tu padre con la diabetes a mantenerte sana y competitiva?

Se remonta a verlo cuidarse a sí mismo. Si me lesiono, hago lo mejor que puedo para que no se demore en sanar. Sé que mi cuerpo es un recipiente que quiere amarme, protegerme y cuidarme. Lo mejor que puedo hacer es ser preventiva y saber que mi cuerpo me apoya. Hay mucha gracia en cuidar mi cuerpo y así es como comencé a verlo cuando hacía gimnasia. Sé que los días “malos” suceden, pero eso no significa un fracaso. Es un experimento, estás aprendiendo cómo funciona tu cuerpo y si algo no funciona, puedes probar algo diferente al día siguiente. Estás haciendo lo mejor que puedes.

Esta es una travesía de toda la vida y no será perfecta. Como alguien que no tiene diabetes, lo importante es ser solidario, amar incondicionalmente y no ser la policía o el helicóptero de la diabetes.

¿Qué consejo o palabras de aliento podrías darles a las personas que intentan ser miembros más solidarios?

Creo que lo más importante es que cuando se trata de la diabetes de alguien, no se trata de ti. Para algunas personas eso es algo muy difícil de entender. Si alguien tiene un nivel bajo y se está poniendo de mal humor o con pánico, no lo culpes por su situación. Eso no ayuda. Lo que es útil es preguntar cómo puedes ayudar y nada más.

Si alguien está comiendo azúcar o si alguien está comiendo dulces o comida que le gusta, ¿quién eres tú para decirle que no puede comerlo? Es algo que ellos entienden cómo les afecta. Es comprensible que quieras ser protector, pero eso no significa que debas decirles cómo deben vivir sus vidas. Ellos ya saben cómo hacerlo. Te lo prometo.

Un sistema de apoyo es importante porque el síndrome de burnout por la diabetes es absolutamente real. Cuando mi compañera de cuarto, que es bastante minimalista, se enteró de que tiene que llevar un bolso con sus plumas de insulina y glucagón si tiene un nivel demasiado bajo y se desmaya, se volvió estresante y abrumador. Como simpatizante, lo más importante que podía hacer en ese momento era dejarla desahogarse y expresar sus sentimientos. No tenía que “arreglar” nada. Le dejo saber que lo que sea que tenga que hacer a continuación, estoy ahí para ella. A veces, eso es más que suficiente.

¿Hay algo más que te gustaría que nuestro público sepa sobre tu travesía y la de tu padre con la diabetes Tipo 2?

En el caso de aquellos que tienen diabetes Tipo 1 o Tipo 2, no tiene por qué impedirte hacer las cosas que disfrutas. Solo debes entender cómo funciona tu cuerpo y cómo puedes trabajar con eso. En el caso de aquellos que no tienen diabetes, pero alguien de tu círculo íntimo sí la tiene, debes saber que la vida de esta persona no se detiene. Lo único que debes hacer es presentarte con amor y apoyo. Debes saber que su diabetes no lo define, es solo parte de su vida.

 

 

ESCRITO POR T'ara Smith MS, Educación en Nutrición, PUBLICADO 07/12/21, UPDATED 07/12/21

T'ara fue diagnosticada con diabetes Tipo 2 en julio de 2017 a la edad de 25 años. Desde su diagnóstico, centró sus estudios académicos y su carrera en concientizar sobre la diabetes y en vivir una vida plena con ella. Está emocionada de haberse unido al equipo Beyond Type 1 para continuar su trabajo. Dos años más tarde, T'ara descubrió que había sido diagnosticada erróneamente con diabetes Tipo 2 y en realidad tiene LADA. Fuera de la oficina, a T'ara le gusta ir al cine, visitar parques con su perro, escuchar BTS y cocinar increíbles comidas saludables. T'ara tiene una maestría en educación nutricional de la American University.