Lidiar con Complicaciones


 

 

Vivir con diabetes, de cualquiera de sus tipos, representa un reto a nuestra salud emocional. El manejo de la diabetes, en particular de nuestros niveles de glucosa en sangre debe ser exhaustivo y muchas veces aunque lo manejemos de forma ideal la idea y el temor de desarrollar complicaciones siempre está presente.  

Algunas de estas complicaciones incluyen:

  • Retinopatía: De no tratarse puede llevar a ceguera left untreated, it can lead to blindness.
  • Neuropatía: El daño en los nervios puede ocasionar pérdida de sensibilidad o adormecimiento en manos y pies
  • Nefropatía: Conocida también como enfermedad renal
  • Enfermedad cardiaca
  • Amputación

En muchos casos, la diabetes Tipo 2 aparece sin sintomatología. Esto significa que las personas a menudo tienen niveles muy elevados de glucosa en sangre sin presentar síntomas pero esta elevación generará algunas complicaciones. Cuando se visita a un médico con la sintomatología de estas complicaciones es que se realiza, frecuentemente, el diagnóstico de diabetes Tipo 2. 

¿Cómo lidiamos con las complicaciones?

Independientemente del momento de tu vida en el que estas aparezcan, el diagnóstico de alguna de las muchas complicaciones puede ser atemorizante. Lidiar con las complicaciones, aunque es complejo no es imposible. Encontrarás que, trabajar en equipo con los profesionales al cuidado de tu salud te podrá proporcionar herramientas valiosas para el mejor manejo de estas complicaciones y en muchos casos evitarás su progresión e incluso en algunos casos podrás encontrar un tratamiento que mejore tu calidad de vida. Por ejemplo, querrás acercarte a un especialista en cuidado de los pies para revisar el daño en las terminaciones nerviosas o querrás consultar con tu oftalmólogo sobre la posibilidad de realizar pruebas frecuentes en tu visión. Identificar tus necesidades y comunicarlas es vital. Una relación positiva entre paciente y proveedor podrá mejorar tu calidad de duda. Pero si no estás seguro de que tus médicos te estén escuchando lo suficiente busca estas señales

Está bien hablar sobre la vida con diabetes y complicaciones

Uno de los retos más grandes al vivir con diabetes es el estigma y la creencia de que es nuestra culpa vivir con diabetes y las complicaciones con las que vivamos. Sin embargo, ser abiertos sobre estas complicaciones nos ayudará a derrumbar el estigma aún en nuestros círculos sociales pequeños. Aquí hay algunas formas de comenzar a trabajar en ello.

  • Confía en los otros: Platica con tu familia y amigos sobre las realidades de enfrentar problemas de salud relacionados con la diabetes. Se honesto, comunícate, no ocultes las complicaciones a tus familiares ni amigos. Recuerda que el diagnóstico de estas complicaciones no significa perder la batalla. Significa reformular, replantear y trazar nuevos objetivos. Platicar con tu familia y amigos puede representar la creación de una red de apoyo de la que puedes obtener mucho apoyo. 
  • Educa: La educación en diabetes, como sabrás ya muy bien, te brindará información para desarrollar habilidades y destrezas para el manejo de tu diabetes con o sin complicaciones. Entre más conozcamos sobre la complicación con la que hemos sido diagnosticados mejores decisiones podremos tomar. Busca apoyo en libros, fuentes fidedignas e institutos de salud. Con mucha frecuencia basta con externar que tenemos interés en aprender más para que recibamos recursos invaluables.
  • Cuida más de ti: En este caso no solo nos referimos a lo relacionado con la diabetes. Cuida de tus salud emocional. Acércate a un profesional de la salud emocional (psicólogo, psiquiatra). Encontrarás mucho alivio dando atención a tu salud emocional. 
  • Crea tribu: Muchas veces, encontraremos en nuestro camino a otras personas que ya han pasado por donde nos encontramos hoy. Generalmente estas personas están dispuestas a dar consejo y aliento. Busca un foro con información verificada, o un grupo de apoyo donde puedas encontrar consuelo, compartir experiencia y recibir consejos. 
  • No te rindas: “Rendirse no es una opción” leemos con frecuencia pero, hay diferentes formas de hacerlo y en algunos casos, puede ser positivo. Luchar contra las complicaciones puede ser, en muchos casos un obstáculo para apropiarnos de ellas y dominarlas. Dejar de poner resistencia puede ser también una buena salida. 

No podemos dejar de hacer énfasis en la importancia de tu salud emocional. Recuerda que, como te hemos platicado, sentirse triste por el diagnóstico de diabetes o de alguna complicación es un estado emocional normal pero que podemos ser víctimas de estados emocionales que requieren de la intervención de especialistas como la angustia y la depresión. ¡No estás solo! Trabaja en sentirte mejor física y emocionalmente. 

 

ESCRITO POR Mariana Gómez , PUBLICADO 08/23/19, UPDATED 01/03/20

Mariana fue diagnosticada con diabetes tipo 1 en el verano de 1985. Ella es psicóloga y educadora en diabetes. En 2008, Mariana comenzó un blog donde comparte su experiencia de vida con otros. Ella es una vocero por la diabetes Tipo 1 en América Latina. Mariana trabajó con la Federación Mexicana de Diabetes hasta 2012. Ella es mamá de un adolescente. Vive en la Ciudad de México y ama los unicornios.