Mi Primera Vez Usando FreeStyle Libre

 

 

Este contenido fue creado como parte de una asociación entre Beyond Type 2 y Abbott.


Liz Cambron fue diagnosticada con diabetes Tipo 2 en 2014. A lo largo de los años desde su diagnóstico, Liz, que tienen un doctorado y es candidata a la biología celular, se convirtió en entrenadora de Beachbody para ayudar a otras personas con diabetes a vivir estilos de vida saludables. Si bien la diabetes la ayudó a sanar su relación con la comida y la salud en general, no tenía una idea completa de lo que afectaba su manejo de la glucosa. Eso cambió cuando Liz comenzó a usar un monitor continuo de glucosa (MCG), específicamente el Sistema de 14 días de FreeStyle Libre a fines de 2019. En nuestra entrevista con Liz a continuación, lee por qué respondió “mil veces sí” cuando se le preguntó si FreeStyle Libre mejoró su vida.

¿Cuándo recibiste el Freestyle Libre y qué retos enfrentaste para conseguirlo? 

Recibí el Freestyle Libre hace unos meses, alrededor de noviembre o diciembre. El único reto al principio fue el costo. Incluso con el seguro, mi gasto mensual por sensores era de $75. Después del año nuevo, tuve que cambiar de proveedor de seguros porque me mudé de estado. El nuevo seguro no lo cubriría a menos que me administrara inyecciones 3 veces al día, lo cual no era así. Solo me administraba dos inyecciones al día: una por la mañana y otra por la noche. Quería solo pagar de mi bolsillo por mis sensores, pero la compañía de seguros tampoco lo permitiría sin la aprobación del proveedor de atención médica. Después de muchos diálogos con mi proveedor y farmacia, finalmente se me permitió pagar sin seguro. Afortunadamente, uso una farmacia de Sam’s Club así que, con un descuento de membresía del club, seguía pagando solo $75 por mes. 

¿Tu médico te dio la idea de usar un MCG o lo propusiste tú misma?

¡Ninguno de los dos! En realidad, fueron mis hermanos los que me convencieron de probarlo. Ambos tenían el sensor y notaron que hacía que su manejo de la diabetes fuera mucho más fácil. Ambos normalmente tenían problemas para medir sus niveles de azúcares con frecuencia, o en absoluto. Escanear el sensor es tan fácil que incluso puedo usar su aplicación LibreLink en mi iPhone para hacerlo. Al principio hablé con mi endocrinólogo y no creía que lo necesitara ya que mi diabetes no era “tan mala”. Una vez que me mudé y fui con una endocrinóloga diferente, ella me apoyó mucho en el uso de un MCG para ajustar mis tratamientos.

¿Cuáles eran tus expectativas antes de recibir el MCG y qué te sorprendió una vez que comenzaste a usarlo y qué expectativas se cumplieron?

Mis expectativas eran bastante bajas. Había escuchado que se caían fácilmente, y con cualquier tecnología nueva, hay errores que resolver. Una vez que comencé a usarlo, por supuesto, los primeros se cayeron en la ducha y por olvidar que lo tenía. ¡Aprendí muy rápidamente cómo quitarme los sostenes deportivos y no arrancar los sensores! Afortunadamente, el servicio al cliente fue muy servicial y me enviaron sensores para reemplazar los que se cayeron. Después de investigar y preguntar a otras personas que usan MCG, encontré algunos parches en Amazon que se ponen por encima del sensor. Ponerlos para cubrir mi sensor ha hecho una gran diferencia. ¡No se me ha caído ni uno solo! Después de la primera cita con mi endocrinólogo para revisar mis resultados de MCG, me enamoré de mi Libre. Los gráficos y los datos que proporciona no solo eran hermosos para mi ojo científico, sino que fue muy útil para mi proveedor de atención médica y para mí  revisarlos y encontrar dónde necesito más trabajo en mi rutina de manejo de la diabetes. El MCG proporciona mucha más información que mi monitor de glucosa en la sangre tradicional.

¿Cuándo fue la primera vez que notaste los vínculos entre tu glucosa y el estrés, la comida, el ejercicio y el sueño? ¿Qué aprendiste?

Después de repasar los primeros resultados del MCG, me di cuenta de que no le estaba sacando el máximo provecho. Comencé a escribir todo lo que comía y cuándo hacía ejercicio, así que la próxima vez podríamos ver qué tipos de alimentos causaron picos, qué horarios de comidas debían cambiar y si las rutinas de ejercicio eran más efectivas por la mañana o por la noche. Me enteré de que mis niveles de azúcar en la sangre bajaban mucho por la noche, pero no me despertaban. Eso podría haber sido muy peligroso si no tuviera el MCG para mostrármelo, por lo que ajustamos mis medicamentos como correspondía. Aprendí a monitorearme bien, lo que no hacía antes. 

¿Qué cambios de comportamiento o estado de ánimo has notado desde que comenzaste a usar FreeStyle Libre? ¿Es mejor tu calidad de vida?

¡Mil veces si! Desde que usé el Libre, me di cuenta de lo grandes que eran los efectos de mis elecciones en mi salud. Claro que comer algunas galletas sonaba inofensivo, pero cuando ves el pico grande, realmente te da un golpe de realidad. También aprendí lo que significan los síntomas. Antes de tener el uso conveniente de un MCG, asumía que cualquier síntoma que tenía se debía a otras condiciones médicas. Cuando tenía náuseas y me sentía débil, pensaba que era debido a la presión arterial baja, que también sufro. Sin embargo, cuando medía mi nivel de azúcar, eran “normales” alrededor de 130. Bueno, después de tener niveles de azúcar altos de alrededor de 240, mi cuerpo sentía que 130 era muy bajo, ya que el nivel alto era la norma para mí. Aprendí a escuchar a mi cuerpo y a responder. Al comprender cómo mis elecciones afectan mi salud, he aprendido a tomar mejores decisiones y eso ha mejorado mi calidad de vida. No me siento tan perezosa, cansada, irritable o ansiosa.

¿Con qué frecuencia te pinchas los dedos ahora? ¿Solo lo haces cuando ves el símbolo de gota de sangre en el sensor?

Ya no me pincho el dedo con tanta frecuencia, pero lo hago ocasionalmente cuando el MCG dice que mi nivel de azúcar es bajo. Se sabe que las lecturas de MCG pueden ser ligeramente incorrectas, por lo que siempre lo mido de nuevo con un pinchazo en el dedo.

¿Ha mejorado tu glucosa en la sangre desde que usas FreeStyle Libre?

¡Si! Poder ajustar mis medicamentos, alimentos y ejercicio ha tenido un gran impacto en mis niveles de glucosa en la sangre. Mis lecturas de glucosa en ayunas promedian menos de 100, cuando normalmente estaba entre 140 y 160. No sube con tanta frecuencia durante todo el día tampoco. Poder ver visualmente el rango objetivo hace que sea casi como un juego para mí lograr que las lecturas estén en la “zona objetivo”.

¿Cuáles son algunas de tus características favoritas de FreeStyle Libre?

Mi característica favorita definitivamente tiene que ser el hecho de que es recargable. Un problema que siempre tenía, era que la batería se agotaba en mi monitor de glucosa en la sangre. Nunca tenía la batería adecuada a la mano, así que no podía medir mi nivel de azúcar hasta que tuviera la oportunidad de comprar otra batería. Poder conectar mi monitor MCG es mucho más fácil, rentable y menos derrochador en mi opinión


Contenido Relacionado

Todo Sobre Medidores Continuos de Glucosa (MCG)