Mounjaro: su Poderoso Potencial Para Tratar la Diabetes Tipo 2 y la Obesidad 


 2022-06-05

La cobertura de las Sesiones Científicas de la ADA está a cargo de ADA x BT1 Collab.


Reconocer la obesidad como una enfermedad crónica es fundamental para apoyar a quienes la padecen. Al tiempo que se abordan los problemas metabólicos y fisiológicos que contribuyen a la obesidad, un tratamiento de pérdida de peso sostenible debe reducir el hambre de la persona al tiempo que aumenta la saciedad.

Aquí, los expertos discuten el impresionante impacto y el potencial futuro del uso de Mounjaro (tirzepatida) para tratar la obesidad y la diabetes de tipo 2. (Aunque normalmente se piensa en medicamentos como Mounjaro como tratamiento para la diabetes de tipo 2, éste puede ser un tratamiento potencial para las personas con diabetes de tipo 1 que también viven con obesidad).

Presentación: SURMOUNT-1-Resultados del primer ensayo de fase 3 sobre la obesidad con el nuevo agonista del receptor GIP/GLP-1

Los ponentes de esta presentación de las Sesiones Científicas de la ADA fueron: Donna Ryan, doctor en medicina(Pennington Biomedical), Jamy Ard, doctor en medicina (Facultad de Medicina de Wake Forest), Louis Aronne, doctor en medicina (Weill Cornell), Lee Kaplan, doctor en medicina Ph. D., (Mass. General Hospital), Carel le Roux, Ph. D (Universidad de College Dublin), Sean Wharton, doctor en medicina (Wharton Medical Clinic), Ania Jastreboff, doctora en medicina, Ph. D. (Facultad de Medicina de la Universidad de Yale), Sriram Machineni, doctor en medicina (Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte), y Juan Frias, doctor en medicina (Velocity investigación Clínica).

HACIENDO UN ACERCAMIENTO A MOUNJARO: UN NUEVO AGONISTA DEL RECEPTOR GIP/GLP-1

“Es tan fácil perder peso como lo fue ganar peso”, dijo un participante en el estudio, citado por la doctora Ania Jastreboff. Esta afirmación resume el potencial de la capacidad de Mounjaro para ayudar a las personas que viven con obesidad y diabetes de tipo 2 en todo el mundo.

Mounjaro es un medicamento inyectable de Lilly Diabetes que se administra una sola vez a la semana. Es el primer y único agonista unimolecular del receptor GIP/GLP-1.

  • polipéptido insulinotrópico dependiente de la glucosa (GIP)
  • péptido similar al glucagón-1 (GLP-1)

Se ha demostrado que produce reducciones significativas en los niveles de A1c y en el peso corporal. Mounjaro funciona de varias maneras:

  • Aumenta la producción de insulina, pero sólo cuando el nivel de azúcar en la sangre está aumentando, lo que hace que el riesgo de bajada de azúcar sea mínimo.
  • Disminuye la producción de azúcar en el hígado.
  • Ralentiza la velocidad con la que el estómago vacía los alimentos en el intestino. Esto ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre después de comer, al tiempo que te hace sentir lleno durante más tiempo.

A través de una serie de estudios realizados en los últimos años, Mounjaro ha demostrado tener un gran impacto en la pérdida de peso, la A1c y el colesterol en personas que viven con diabetes tipo 2.

RESULTADOS DE LA INVESTIGACIÓN SOBRE LOS BENEFICIOS DEL MOUNJARO

En comparación con la insulina de acción prolongada o las sulfonilureas, Mounjaro ha obtenido buenos resultados en la investigación.

Pérdida de peso: El estudio SURMOUNT-1 más reciente consistió en 2.539 participantes con un peso corporal inicial medio de 104 kilogramos.

  • Con la dosis más baja -5 mg- los participantes perdieron el 15% de su peso corporal en 72 semanas.
  • Con dosis más altas -10 y 15 mg- los participantes perdieron alrededor del 20% de su peso corporal en 72 semanas.
  • Más de la mitad de los participantes que tomaron la dosis más alta perdieron un 20% de su peso corporal, frente a sólo un 1,3% que tomaron un placebo.
  • Muchos de los participantes perdieron el 22,5% de su peso corporal, es decir, unos 23 kilogramos desde un peso inicial de 104 kilogramos.
  • Hasta el 57% de los participantes alcanzó una reducción de peso del 20% y mantuvo la pérdida de peso durante las 72 semanas de tratamiento.
  • Todas las medidas cardiometabólicas mejoraron, incluyendo la presión arterial, los triglicéridos, el IMC, la A1c y el colesterol.

Otros resultados destacables de SURMOUNT-1 son:

  • Prediabetes: Más del 95% de los participantes con prediabetes alcanzaron niveles normales de azúcar en sangre.
  • Uso de la insulina: Los niveles de insulina en ayunas disminuyeron en 4-5 unidades con Mounjaro, una media de 47% menos de insulina.
  • Circunferencia de la cintura: La reducción del perímetro de la cintura fue cinco veces mayor en los que tomaron Mounjaro en comparación con el placebo.
  • Cambios en la masa grasa total: Disminución del 8,2% con el placebo frente al 33,9% con Mounjaro.

En años anteriores, hubo varios estudios notables sobre Moujaro, como SURPASS-3, SURPASS-5 y SURPASS-2. El más reciente, la fase 3 de SURPASS-4, incluyó a más de 13.000 participantes.

  • Reducción de la A1c: Los participantes en el ensayo con niveles de A1c a partir del 8,0% experimentaron una reducción de aproximadamente 2,5 puntos. Por ejemplo: del 9,5% al 7,0%. Según los informes de SURPASS-4, el 91% de los participantes logró una A1c del 7% o inferior, mientras que el 43% alcanzó una A1c del 5,7% o inferior.
  • Pérdida de peso: Mounjaro mostró la pérdida de peso más significativa en comparación con cualquier otro medicamento para la diabetes. La pérdida de peso media después de 52 semanas fue de aproximadamente 25 libras, y los participantes en el ensayo que tomaron la dosis más alta (15 mg) perdieron alrededor de 27 libras, y en la dosis más baja (5 mg) alrededor de 17 libras.
  • Menor riesgo de hipoglucemia en comparación con otros medicamentos: Sí, Mounjaro puede provocar potencialmente una bajada de azúcar en sangre, pero el riesgo parece ser muy mínimo en comparación con la toma de insulina o de un medicamento con sulfonilurea.
  • Reducción de los triglicéridos y del colesterol: Después de 52 semanas, la dosis más alta de Mounjaro redujo el colesterol total en aproximadamente un 5,6%, los triglicéridos en un 22,5%, el colesterol LDL en un 7,9%, el VLDL en un 21,8%, y aumentó el HDL en un 10,8%.

ESTUDIAR LA EFICACIA Y LA SEGURIDAD DE LOS TRATAMIENTOS ACTUALES CONTRA LA OBESIDAD

Al comparar los métodos existentes para tratar la obesidad, se destacaron los siguientes detalles.

Terapia intensiva de estilo de vida:

  • Efectivo en teoría, pero la ejecución a largo plazo es un reto para los pacientes.
  • Es más eficaz cuando se utiliza junto con otros tratamientos.

Ozempic (semaglutida):

  • Introducido en 2021 para el tratamiento de la diabetes tipo 2 y la obesidad.
  • Es posible que los agonistas del GLP-1 no prevengan la obesidad, pero ayudan a superar los problemas fisiológicos que contribuyen a ella.
  • Los agonistas del GLP-1 pueden reiniciar potencialmente todo el sistema metabólico del paciente
  • Mounjaro sigue dando lugar a una mayor pérdida de peso que Ozempic.
  • Cuando los pacientes dejan de tomar Ozempic, la mayoría recupera el peso perdido, lo que indica la necesidad de tomar una dosis de mantenimiento.
  • Las dosis de mantenimiento son fundamentales para el control de peso a largo plazo.

Cirugía bariátrica

  • 30% de pérdida de peso inicial con cirugía
  • Principales mejoras en los últimos 60 años
  • Hoy es mucho más seguro que hace unas décadas
  • Pero todavía no es más eficaz a largo plazo que una terapia intensa de estilo de vida
  • Inmediatamente después de la cirugía, los pacientes experimentan una disminución significativa del apetito
  • A largo plazo, la reducción de la absorción de calorías conduce a un aumento del hambre

Mounjaro (tirzepatida):

  • Introducido en 2022 para el tratamiento de la diabetes tipo 2 (y eventualmente, de la obesidad)
  • Este tratamiento dual de GLP-1 y GIP está resultando más eficaz que los agonistas de GLP-1 solos
  • El éxito de la pérdida de peso es similar a los resultados observados en la cirugía bariátrica de pérdida de peso
  • Todavía no existe un enfoque único para el éxito, y Mounjaro no es diferente.
  • En un estudio en el que se permitió a los pacientes dejar de tomar Mounjaro después de un año, la mayoría de ellos recuperaron el peso perdido, lo que indica la necesidad de tomar una dosis de mantenimiento.
  • Para mantener los resultados, es necesario investigar para determinar la dosis de mantenimiento frente a la dosis de tratamiento

EFECTOS SECUNDARIOS Y SEGURIDAD DE MOUNJARO

La revisión de la seguridad general de Mounjaro es equivalente a la de otros medicamentos similares para la obesidad y la diabetes de tipo 2.

La gran mayoría de los efectos secundarios experimentados con Mounjaro estaban relacionados con síntomas y molestias digestivas. Los efectos secundarios fueron significativos en las primeras semanas, cuando la dosis del medicamento se incrementó gradualmente hasta alcanzar la dosis de tratamiento adecuada.

Con el tiempo, estos efectos secundarios disminuyeron drásticamente una vez que los participantes alcanzaron su dosis de tratamiento.

Los efectos secundarios más notificados de Mounjaro en el ensayo SURMOUNT-1 incluyeron:

  • Náuseas
  • Diarrea
  • Estreñimiento
  • Dispepsia (acidez de estómago)
  • Vómitos
  • Disminución del apetito
  • Dolor abdominal
  • Eructación (eructos)

 Entre los efectos secundarios menos reportados se encuentran:

  • Dolor de cabeza
  • Pérdida de cabello
  • Mareos
  • Reacción en el lugar de la inyección

EL POTENCIAL DE MOUNJARO EN EL TRATAMIENTO DE ADOLESCENTES CON DIABETES TIPO 2

Muchos medicamentos para la diabetes de tipo 2 han demostrado ser menos eficaces en jóvenes. Se está realizando un ensayo clínico para determinar la seguridad y la eficacia de Mounjaro en esta población.

CON LAS NUEVAS HERRAMIENTAS PARA TRATAR LA OBESIDAD VIENE LA RESPONSABILIDAD

Con unas tasas de obesidad que aumentan drásticamente en Estados Unidos y en el mundo, la obesidad es una enfermedad grave que exige una mayor intervención y tratamientos accesibles.

“La obesidad no desaparecerá por sí sola”, dijo Wharton. “Tenemos que gestionarla. Tenemos que entender las herramientas que tenemos ahora y utilizarlas bien”.

Wharton enumeró específicamente a los que considera más responsables de ayudar a las personas que necesitan ayuda para tratar la obesidad y la diabetes de tipo 2, entre ellos los proveedores, los funcionarios de salud pública, las empresas farmacéuticas, las compañías de seguros y los propios pacientes.

“Tenemos que tomarnos la obesidad en serio”, dijo Wharton, “y no debemos dejar que estas poderosas herramientas se desperdicien”.

ESCRITO POR Ginger Vieira, PUBLICADO , UPDATED 06/05/22

Ginger Vieira es la gerente principal de contenido en Beyond Type 1. Es una autora y escritora que vive con diabetes tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluyendo “When I Go Low” (Cuando tengo un nivel bajo) (para niños), “Pregnancy with type 1 Diabetes” (El embarazo con diabetes tipo 1) y “Dealing with Diabetes Burnout” (Lidiando con el síndrome de burnout por la diabetes). Antes de unirse a Beyond Type 1, Ginger pasó 15 años redactando para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre le gusta saltar la cuerda, andar en monopatín con sus hijas o caminar con su chico guapo y su perro.