Platicando con Beyond Type 2: Obesidad y Diabetes Tipo 2 ¿Existe una Relación?


 

Se habla mucho sobre la relación que existe entre obesidad y el riesgo de desarrollar diabetes Tipo 2. Quisimos conocer más al respecto y nos dimos cita con Lorena Drago, nutricionista y especialista certificada en Educación y Cuidado de la Diabetes.

Transcripción parcial a continuación, editada para destacar contenido y claridad

BT2: Primero lo primero,  ¿a qué se refiere el término de obesidad, ¿cómo una persona puede identificar si su peso corporal es característico de alguien que tiene obesidad o no?

Lorena Drago: Cuando hablamos de obesidad hablamos de una enfermedad crónica y también progresiva, muy similar a la hipertensión o la alta presión. Debemos empezar por tomar conciencia respecto a que la obesidad va más allá de todo lo que se come y cuánta actividad física se hace.  Muchas veces nos dicen: bueno, la obesidad es simplemente come menos y muévete más. Pero entre más estudiamos y falta mucho, mucho por estudiar, vemos que no es tan simple como parece.  La obesidad es una enfermedad crónica porque se tiene que manejar de por vida.

La obesidad la vemos con el Índice de Masa Corporal (IMC) que es una medida que se calcula dividiendo el peso de la persona en kilos dividido por la talla en metros cuadrados . Ese valor se compara con las tablas. Si la persona tiene un valor del índice de masa corporal entre 25 y 29.9 se considera sobrepeso. Cuando hablamos de obesidad son valores d IMC  entre 30 y 39.9 y hablamos de obesidad severa cuando este valor es igual o más alto que 40. Pero puede haber por ejemplo personas con un IMC de 28 o de 30 y necesariamente tienen obesidad.  Puede ser que tenga más masa muscular que lo hace que pese más y no tener obesidad.

BT2: Sabemos que hay una relación directa entre obesidad y diabetes Tipo 2, pero también sabemos que no es la única causa o el factor de riesgo para desarrollar diabetes tipo 2. ¿Cuál es esta relación que hay entre una y la otra?

Lorena Drago: Bueno, es algo tan interesante como  ¿qué vino primero, el huevo o el pollo?. Lo que sabemos con certeza es que hay una relación entre obesidad y diabetes Tipo 2. Sabemos que no todas las personas que tienen sobrepeso u obesidad desarrollan diabetes Tipo 2 pero 90% de las personas con diabetes Tipo 2 tienen sobrepeso o tienen obesidad. Entonces han sugerido diferentes factores que pueden ser los que causan esa relación. La Asociación Americana de Diabetes recomienda una pérdida de peso en toda persona que tenga diabetes.

En el Programa de Prevención de Diabetes (DPP, por sus siglas en inglés) se mostró que las personas que tenían prediabetes, o sea, niveles altos de glucosa pero no tan altos para ser diagnosticados con diabetes, se redujo la cantidad de calorías y se aumentó la actividad física por 150 minutos. En esas personas, se vio que, con una pérdida de 5 al 7% del peso inicial casi 60% de los participantes lograron reducir la diabetes tipo 2 en casi 60% durante un período de 3 años.

Es decir, el cuerpo reconocía la ventaja con estas intervenciones.  Vemos también este resultado en  personas que ya tienen diabetes cuando pierden peso, quee puede ser de un 10% a 15% del peso corporal inicial.

Todo esto también fue observado en otro estudio que se llama la Acción de Salud a la Diabetes o Mirando Hacia el Futuro donde participaron  más de 5000 personas quienes también tuvieron una reducción en el la Hemoglobina Glucosilada A1c.

BT2: Si una persona que vive con diabetes Tipo 2 y pierde peso ¿puede normalizar la glucosa en sangre o revertir el diagnóstico de la diabetes tipo 2?

Lorena Drago: Eso es algo muy interesante. Los estudios son los que nos guían a poder entender esta relación entre obesidad y diabetes Tipo 2 y el porqué la obesidad puede conducir a ello. Voy a referirme al estudio de Diabetes Remission Clinical Trials (DIRECT). Ese estudio fue muy interesante y vimos que 46% de las personas que siguieron una dieta totalmente líquida tuvieron remisión de su diabetes al año y solamente cuando se compara con el otro grupo, que no recibió esta dieta líquida pero estaba reduciendo la cantidad de calorías sólo un 4% de esas personas tuvo una remisión.

Uno de los doctores que participó en este estudio se dio cuenta de que aunque muchas personas pudieron perder peso en la dieta líquida fue solo 46% por lo que tenemos a un 54% que aún después de perder peso no tuvo esa remisión de diabetes Tipo 2. Todavía no se sabe exactamente porqué en ciertas personas puede ayudar  y en otras no.

Cuando estuve trabajando como directora del programa bariátrico observé que las personas que se sometían a la operación bariátrica tendían a revertir la diabetes, aún cuando no habían perdido 10% o 15% del peso inicial. Lo que me resultaba muy interesante era ver cómo esas personas, sobre todo aquellas que habían sido recientemente diagnosticadas con diabetes, tendían a tener mejores resultados cuando había pérdidas de peso o cuando se sometían a cirugía bariátrica.

BT2: ¿Cuál dirías tú que es el papel principal de los nutricionistas y educadores en diabetes para promover la pérdida de peso en aquellos que requieran perder peso así como para promover una vida más saludable y más activa?

Lorena Drago: Yo diría que el papel más importante es esa conexión con el paciente, no solamente verlo como el comer o no comer, ver todo el paciente y apoyar a ese paciente a que empiece a dar pasos que sean más beneficiosos para él o ella.

Para lograrlo yo diría que es importantísimo remover ese pensamiento de blanco o negro, porque nada es totalmente perfecto ni totalmente perdido sino tratar de encontrar cuáles son todos los retos a los que se enfrentan esos pacientes ya sea con la comida, ya sea con el aspecto emocional o ya sea con el aspecto físico que a la mejor prevenga que esa persona participe en actividades físicas.

Ver todos esos factores y trabajar con las determinantes sociales que afectan a la persona para que puedan empezar estos pasos. Entonces yo diría ver con nuestros pacientes más allá de la alimentación, ver toda la persona, los aspectos de las personas que le impiden lograrlo y ayudar simplemente a poder remover esos retos. Encontrar posibilidades dentro de cada hogar dentro de cada persona.

Debo enfatizar que necesitamos encontrar al paciente en dónde esté, no lo que queremos que el paciente sea porque, muchas veces, yo veo sobre todo a muchas de mis colegas, en diferentes parte de Latinoamérica, que todavía estamos muy estrictas: ¡le di la lista tiene que seguir! ¡esa lista ¿por qué no la siguió?! ¡¿por qué se comió el tamal?! ¡¿por qué se comió la tercera tortilla?!.

Entonces, tenemos que ir más allá de todo esos factores. Debemos convertirnos en aliados y no los padres y las madres de nuestros pacientes. Tenemos que alejarnos de todo eso porque no es fácil hacerlo todos los días, 24 horas al día, 7 días a la semana. Es imposible.

Sigue a Lorena Drago en IG @lorenadragomsrd y Twitter: @lorenadrago

Ve la entrevista completa en este video