PEQUEÑOS CAMBIOS PARA SUPERAR LA PREDIABETES


 

Esta entrevista ha sido condensada y editada para mayor claridad.

La prediabetes es una preocupación creciente en los Estados Unidos. 1 de cada 3 estadounidenses tiene prediabetes y casi 500 millones la tendrán para el 2030. Ser diagnosticado con prediabetes es una oportunidad para prevenir o retrasar la progresión de la diabetes Tipo 2 a través de cambios saludables en el estilo de vida. Sin embargo, son completamente posibles y los pequeños cambios a lo largo del tiempo pueden tener un impacto dramático en tus niveles de glucosa, así como en otros indicadores de salud como el colesterol y la presión arterial. Pregúntale a Karen Morrow, copresentadora del popular podcast con sede en Charlotte, The Black Guy Who Tips (el chico negro que deja propina). La historia de Karen arroja luz sobre la manera en la que la actitud positiva y la mentalidad abierta hacia el cambio pueden ayudar a superar la prediabetes. Karen conversó con Beyond Type 2 para compartir los cambios que hizo en su dieta, cómo comenzó a interesarse en correr y los consejos que tiene para otras personas que también se ven afectadas por la prediabetes.

BT2: ¡Hola Karen! Gracias por tomarte el tiempo para hablar con nosotros sobre la historia de tu prediabetes. ¿Cuándo te diagnosticaron?

Me enteré hace unos años en 2017. Cuando eres más joven, siempre escuchas a la gente hablar sobre la diabetes o el azúcar, como lo llamábamos, y escuchas historias de personas que pierden extremidades, pero nunca lo tomabas en serio. Pero a medida que envejeces, tu metabolismo se ralentiza. Acabo de cumplir 41 años y noté que mi metabolismo comenzó a disminuir cuando tenía 38 o 39 años. Fui al médico y me dijo que mis cifras de glucosa, colesterol y presión arterial eran altas y que tenía prediabetes. Realmente no sabía cómo manejarlo. Realmente no sabía lo que significaba.

Pensé que una vez que te decían que tienes prediabetes, probablemente ibas a desarrollar diabetes. No sabía que se pueden hacer cambios para ajustarlos como corresponde. Creo que, para mí, fue más impactante porque siempre parecía una condición que desarrollan las demás personas. Nunca crees que te pueda pasar a ti.

¿Tienes antecedentes familiares de diabetes?

Mi historial familiar consiste más en personas con algún tipo de cáncer: cáncer de mama, cáncer de colon y cáncer de próstata. Mi tía tiene prediabetes, pero no la contrajo hasta que envejeció.

¿Qué recomendaciones hizo tu médico para ayudarte?

Ella me recomendó estar activa y comer bien. Me lo había estado diciendo por un tiempo, pero lo ignoré y lo negué. Aun así, la salud es importante y solo vives una vez. Pero particularmente siendo una mujer, y particularmente siendo una mujer negra, muchas veces, pones a todos los demás antes que a ti misma. Te preocupa la salud de los demás, pero nunca piensas en la tuya. Saber que tenía prediabetes me pareció abstracto, no sentía que fuera un problema real, hasta que un día hice una búsqueda en Google para conseguir más información al respecto. Empecé a aprender sobre la manera en la que afectaba el cuerpo y que aumentaba los riesgos de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. En ese momento, pensé ‘Soy demasiado joven para lidiar con este tipo de cosas’. Además, tenía un sobrepeso de 170 libras (77 kg), especialmente para mi estatura de 5 ‘2 (160 cm), que fue uno de los factores más importantes que contribuyeron a mi diagnóstico de prediabetes.

¿Qué cambios de estilo de vida comenzaste a hacer para mejorar tu salud?  

Siempre digo: me encanta comer y vivo en el sur [en Carolina del Norte]. Las personas que me siguen en las redes sociales saben que me encantaba salir a comer antes de la pandemia. Me encanta cualquier cosa frita. Tuve que esforzarme para poder cambiar eso. Lo que fue irónico para mí fue que había querido ponerme aparatos de ortodoncia durante mucho tiempo. Cuando era niña, mi mamá no podía pagarlos y Medicaid no los cubría a menos que interfiriera con tu habla. Cuando finalmente pude pagarlos, comencé a comer menos y naturalmente a perder peso debido a eso. Además, no soportaba que la comida se me atascara en los frenos. Empecé a comer alimentos más blandos como avena por las mañanas y uvas como bocadillos.

Cuando mi esposo y yo salíamos a comer, noté lo ridículamente grandes que eran las porciones. Comencé a reducir el tamaño de las porciones a la mitad y a poner la otra mitad en un plato para llevar. Esto era nuevo para mí porque me criaron a la antigua: si hay un plato de comida frente a ti, debes comértelo todo. En ese entonces, sentía que la comida se desperdiciaba si no me la comía toda.

También comencé a notar las señales que indicaban que me estaba llenando. Una vez que me llenaba, comenzaba a hacer cosas como poner basura encima de la comida, poner los cubiertos encima de la comida, porque una vez que lo hacía, sabía que ya no la comería. Otras cosas que hacía era apartar la comida de mi campo visual, si no estaba frente a mí, no lo comía.

Teniendo en cuenta los acontecimientos actuales, tenía tanto estrés y frustración que no sabía qué hacer, así que comencé a correr. Fue entonces cuando empecé a bajar kilos rápidamente. Ese no fue el único beneficio, correr mantuvo mi mente libre y me ayudó a sentirme en paz. De hecho, no me di cuenta de que estaba perdiendo peso hasta que mis compañeros de trabajo lo notaron. Bajé varias tallas, pasé de usar una talla 14 o 16 hasta una 8 a 10, incluso una talla 6 dependiendo del corte. Finalmente, perdí entre 50 y 60 libras en un año o año y medio. Cada vez que iba a visitar a mi médico, ella comentaba lo bien que se veían mis cifras.

Para las personas negras y de color, que pueden sentirse avergonzadas de haber sido diagnosticados con prediabetes o diabetes, o sienten que es inevitable, ¿qué consejo les darías para abordar estos retos de salud en sus vidas?

Siendo parte de la comunidad negra, ya lidiamos con todo tipo de vergüenza de todos modos. Nos enfrentamos a la vergüenza del mundo exterior. Te enfrentas a, a veces siendo una mujer negra, la vergüenza se centra en las mujeres. Debes luchar con todo tipo de estigmas todos los días. Mi salud no tiene por qué ser un estigma también.

Puede ser difícil hacer esos cambios cuando estás rodeado de alimentos procesados ​​con azúcares y grasas artificiales, incluso cuando algunas cosas se consideran “saludables”. Para algunos de nosotros, puede convertirse en una adicción a los alimentos grasos y azucarados. Pero nunca estás solo cuando enfrentas estos retos. Creo que la sociedad nos enseña a no hablar de nuestros problemas con la comida, pero hay muchos otros que están pasando por lo mismo. Solo se necesita el testimonio y las palabras de aliento de otra persona para ayudar a cambiar tu vida o cambiar tu perspectiva.

Para las personas que sienten que están predestinadas a tener prediabetes o diabetes, no tiene por qué ser así. Puedes hacer todo lo posible para evitar que eso suceda. A veces es difícil, debes mirar más allá de ti mismo y darte cuenta de que eres importante y que vale la pena vivir. Hay personas que dependen de ti y necesitan que estés vivo y sano. No te encierres en tu propia mente. Hay personas con todo tipo de enfermedades que viven una vida larga y saludable. Si tienes que tomar medicamentos, hazlo. Si debes inyectarte, hazlo. No tiene por qué ser el fin del mundo.

Se trata de pequeños cambios. Te recomiendo que, si te encanta el pescado frito, compra pescado al horno. Si te encanta el pollo frito, compra pollo frito al horno. Hay formas de hacer que los nuevos cambios te funcionen. No es necesario que sean cambios radicales y dramáticos a los que no te apegarás. Por ejemplo, cuando comencé a tomar agua todos los días, noté que no estaba muy hinchada. Antes, mi dedo anular era muy grande y me daban dolores de cabeza todo el tiempo. Tomar más agua cambió todo eso.

Una cosa más: pide ayuda. Tu orgullo no debe ser tan grande que estés dispuesto a arriesgar tu vida porque crees que puedes hacerlo solo.

Hablando de pedir ayuda, ¿cómo te ayudó tu esposo a alcanzar tu meta de superar la prediabetes?

Bueno, en el caso de mi esposo, me dice, “No me importa el tamaño que tengas. Sea cual sea tu tamaño, soy feliz”. Siempre ha sido así. Él me dice, “Te amo. A ti, como persona individual”, y dice que, si yo soy feliz, él es feliz. Si quiero perder peso, él no tiene ningún problema con eso. Siempre me ha brindado su apoyo.

Algunas personas tienen cónyuges que son muy negativos con respecto a la forma de su cuerpo. Realmente nunca tuve que lidiar con eso y estoy muy agradecida por ello. Se dio cuenta de que estaba perdiendo peso y también empezó a perder peso. Comencé a hacer pequeños cambios en mis hábitos alimenticios, como comer bocadillos, elegir alimentos horneados en lugar de fritos y comer en porciones más pequeñas.

Una de las mejores decisiones que tomamos fue comenzar a usar Blue Apron y HelloFresh para comenzar a cocinar en casa. Al principio, yo cocinaba la mayor parte de las comidas, pero mi esposo quería aprender a cocinar y terminó encantándole. Lo mejor de preparar la comida en casa es que puedes controlar el contenido de sodio, sal, azúcar y grasa. Creo que las entregas de comida que comenzamos a usar nos ayudaron con el tamaño de las porciones. Solo somos dos y nuestro plan de comidas nos da suficiente para dos personas. Incluso ahora, durante la pandemia, todavía prepara comidas deliciosas para ambos.

¡Gracias por conversar con nosotros, Karen! Por favor, dile a nuestro público dónde pueden encontrarte a ti y a tu podcast.

Sí, si tienes alguna pregunta, mi esposo y yo hacemos un podcast llamado The Black Guy Who Tips. Puedes encontrarnos: en nuestro sitio web, The Black Guy Who Tips en Facebook, @TBGWT en Twitter. Si quieres contactarme en las redes sociales, mi Twitter es @SayDatAgain.

 

ESCRITO POR T'ARA SMITH, MS, EDUCACIÓN NUTRICIONAL, PUBLICADO 09/26/20, UPDATED 09/26/20

T'ara fue diagnosticada con diabetes Tipo 2 en julio de 2017 a la edad de 25 años. Desde su diagnóstico, centró sus estudios académicos y su carrera en concientizar sobre la diabetes y en vivir una vida plena con ella. Está emocionada de haberse unido al equipo Beyond Type 1 para continuar su trabajo. Dos años más tarde, T'ara descubrió que había sido diagnosticada erróneamente con diabetes Tipo 2 y en realidad tiene LADA. Fuera de la oficina, a T'ara le gusta ir al cine, visitar parques con su perro, escuchar BTS y cocinar increíbles comidas saludables. T'ara tiene una maestría en educación nutricional de la American University.