El Peso y Las Complicaciones de la Diabetes: ¿Cuál es la Conexión?


 2022-03-10

Si bien los niveles de glucosa (azúcar) en sangre juegan un papel importante en el riesgo de desarrollar complicaciones relacionadas con la diabetes, tu peso, sin importar tu A1c  o el manejo de tu diabetes, también es un factor importante.

Es importante recordar cuando pienses en tu peso que el número en una báscula puede venir con una gran cantidad de prejuicio. Tu peso no te define a ti ni a tu salud. En cambio, al igual que los niveles de glucosa (azúcar) en sangre, tu peso es una parte de tu salud en general.

Hay muchos factores que juegan un papel en tu peso, incluyendo la genética, la cultura alimentaria dentro de tu familia, tu relación con los alimentos, tu salud mental, las limitaciones físicas, otros problemas de salud, el acceso a los alimentos, la vivienda estable, un ingreso digno y el acceso a los medicamentos, suministros para la diabetes y atención médica en general.

Te invitamos a leer este artículo con ese contexto en mente, es estrictamente información para tu salud y viene sin prejuicio. Si buscas apoyo en una comunidad de personas que también viven con diabetes tipo 2, piensa en unirte a la comunidad Beyond Type 2 en línea o por medio de la aplicación móvil.

Aquí, veremos por qué y cómo puedes protegerte de las posibles complicaciones de salud por tener sobrepeso u obesidad como persona con diabetes tipo 2.

¿TU PESO AUMENTA TU RIESGO DE DESARROLLAR COMPLICACIONES DE LA DIABETES?

“Sí, todo está muy interconectado”, dice la doctora Tejaswi Kompala, quien hace malabares entre ser endocrinóloga en la Universidad de California en San Francisco (UCSF, por sus siglas en inglés) y directora de estrategia clínica en Teledoc. La atención al paciente de Tejaswi se centra principalmente en el cuidado de adultos con diabetes tipo 1 y tipo 2.

En la comprensión más simple, las complicaciones de la diabetes están relacionadas principalmente con niveles de glucosa (azúcar) en sangre crónicamente altos que dañan los vasos sanguíneos, los nervios y las células en diferentes áreas de tu cuerpo.

“Sin duda, las personas con diabetes tipo 2 que también tienen sobrepeso u obesidad podrían tener un excelente manejo de la glucosa (azúcar) en sangre y podrían evitar o prevenir complicaciones”, explica Tejaswi.

“Tener sobrepeso u obesidad no necesariamente equivale a desarrollar complicaciones”.

Las complicaciones más comunes de la diabetes incluyen:

Es importante tener en cuenta que algunas personas aún pueden desarrollar complicaciones relacionadas con la diabetes, sin importar los niveles de glucosa (azúcar) en sangre, debido a otros factores, como una predisposición genética a la retinopatía o la nefropatía.

Sin embargo, tener sobrepeso u obesidad puede aumentar el riesgo de complicaciones de la diabetes de tres maneras:

  • Cuanto más peso cargues, más probable es que tengas resistencia a la insulina, porque la grasa corporal disminuye la sensibilidad de tu cuerpo a la insulina. Esto simplemente puede hacer que sea más difícil manejar los niveles de glucosa (azúcar) en sangre y mantenerte dentro de tu rango objetivo. El manejo de la glucosa (azúcar) en sangre puede ser un reto adicional si continúas aumentando de peso, lo que significa que tu nivel de resistencia a la insulina también puede aumentar.
  • Cuanto más peso cargues, más estrés sufrirá tu cuerpo en general, lo que significa que tendrás más riesgo de sufrir diversas complicaciones relacionadas con la obesidad, sin importar el diagnóstico de diabetes.

“No todas las grasas son iguales. El lugar donde almacenas la grasa corporal adicional también puede ser importante”, recuerda Tejaswi. “La grasa del estómago es la más dañina desde el punto de vista metabólico y la más asociada con enfermedades metabólicas, como la diabetes, la hipertensión, el colesterol alto y las enfermedades cardíacas. Tener los brazos y las piernas delgados, pero una gran cantidad de grasa abdominal, podrían ser más perjudiciales que alguien que carga más peso en los brazos y los muslos que en la barriga. Se trata de la figura de manzana comparada con la figura de pera”.

El área donde la persona almacena la grasa corporal es principalmente genética, y tu IMC (índice de masa corporal) por sí solo no tiene en cuenta la distribución de la grasa, una de las muchas razones por las que el IMC ya no es un método confiable para evaluar la salud. Hablar con tu equipo de atención médica sobre la composición de tu cuerpo puede ser un paso desalentador pero crucial si tienes objetivos de pérdida de peso.

LA OBESIDAD, SIN DIABETES, PUEDE LLEVAR A COMPLICACIONES SIMILARES Y DIFERENTES

“Obviamente, la obesidad es un gran factor de riesgo para desarrollar diabetes tipo 2, pero la obesidad sin diabetes también presenta muchas de las mismas complicaciones”, explica Tejaswi.

“La obesidad en sí misma aumenta el riesgo de osteoartritis, apnea del sueño y enfermedad renal crónica”.

Tejaswi insiste en que la mayoría de las personas con obesidad o diabetes tipo 2 también deben someterse a pruebas de detección de la calidad del sueño y la apnea del sueño, especialmente teniendo en cuenta su vínculo con la resistencia a la insulina.

Las investigaciones han descubierto que tener sobrepeso u obesidad puede cambiar la eficacia de los riñones para filtrar los desechos y el exceso de agua de la sangre y qué tan bien pueden manejar las proteínas, explica Tejaswi. Esto significa que la obesidad (incluso sin diabetes) y la diabetes amenazan la función renal.

La enfermedad renal (o nefropatía diabética en una persona con diabetes) generalmente no se diagnostica hasta que una muestra de orina revela niveles de proteína más altos de lo normal. Si bien existen pruebas más recientes que puedes hacerte para determinar tu riesgo de enfermedad renal antes de que se desarrolle, los análisis de sangre de rutina con tu proveedor de atención primaria son una parte esencial para detectar la enfermedad renal en sus etapas más tempranas.

PERDER PESO (AUNQUE SOLO UN POCO) PARA REDUCIR EL RIESGO DE COMPLICACIONES DE LA DIABETES

“Incluso una pérdida de peso modesta en las personas con sobrepeso u obesidad puede tener un gran impacto en los niveles de glucosa (azúcar) en sangre y mejorar enormemente el riesgo o la progresión de las complicaciones”, dice Tejaswi.

Si bien algunos tipos y etapas de las complicaciones de la diabetes son irreversibles, las primeras etapas de la retinopatía y la enfermedad renal se pueden detener rápidamente y pueden mejorar notablemente cuando se tratan a tiempo. La hipertensión y el colesterol alto se pueden revertir por completo.

Perder incluso un poco de peso puede ayudarte a mejorar la sensibilidad a la insulina y disminuir la probabilidad de que progresen más complicaciones.

DE QUÉ MANERA PUEDEN CIERTOS MEDICAMENTOS (CON CAMBIOS EN EL ESTILO DE VIDA) AYUDARTE A PERDER PESO Y ESTABILIZAR LAS COMPLICACIONES DE LA DIABETES

“Si bien la insulina obviamente es un medicamento importante y efectivo para reducir los niveles de glucosa (azúcar) en sangre en personas con diabetes tipo 2”, explica Tejaswi, “las dosis inapropiadamente altas pueden provocar un aumento de peso”.

En su trabajo con pacientes, Tejaswi dice que lo primero que observa en el régimen de medicamentos de un paciente es la cantidad de insulina que se administra, porque el impacto gradual en el aumento de peso y la capacidad para perder peso es significativo.

Además de ajustar cualquier régimen de insulina existente, Tejaswi dice que comenzar a tomar un medicamento GLP-1 o SGLT-2 es fundamental para perder peso con diabetes. De hecho, se han convertido en el medicamento principal para ayudar a los pacientes con diabetes tipo 2 a perder peso.

“Estas dos clases de medicamentos son excelentes porque pueden ser efectivos sin agregar insulina”, explica Tejaswi. “Y si ya te administras insulina, estos medicamentos pueden ayudarte a reducir tus necesidades de insulina tanto de forma inmediata como a largo plazo, ya que te ayudan a perder peso”.

Cuando se trata de complicaciones, se ha demostrado que tanto los medicamentos GLP-1 como SGLT-2 estabilizan la progresión de la enfermedad renal y reducen el riesgo de eventos cardiovasculares, como los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares.

“Por supuesto, todo esto también debe combinarse con hábitos de vida saludables”, dice Tejaswi. “Pero solo perder el 5 por ciento de tu peso corporal puede tener un gran impacto en el riesgo de complicaciones de la diabetes. No es necesario que pierdas todo el peso, sé realista, concéntrate en solo 10 libras. Tiene beneficios.”

Puede ser difícil comenzar cuando se trata de cambios en el estilo de vida, pero Tejaswi recomienda un área en especial.

“Comienza por eliminar todas las bebidas azucaradas, incluyendo las gaseosas, los jugos y las bebidas de café”, dice. “Te sorprenderás de cuánto peso puedes perder con este simple cambio si tomas mucha azúcar durante el día”.

Pero recuerda que la pérdida de peso no ocurre de la noche a la mañana, lleva tiempo.

“Si la pérdida de peso fuera fácil, no estaríamos hablando de ella”, agrega Tejaswi. “Hay muchos mecanismos biológicos en tu cuerpo que lo dificultan”.

Mantén objetivos realistas, sé paciente y deja que tu equipo de atención médica te ayude.


El contenido educativo relacionado con la pérdida de peso es posible gracias al apoyo de Lilly. ​El control editorial recae únicamente en Beyond Type 2.

 

ESCRITO POR Ginger Vieira, PUBLICADO , UPDATED 03/10/22

Ginger Vieira es la gerente principal de contenido en Beyond Type 1. Es una autora y escritora que vive con diabetes tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluyendo "When I Go Low" (Cuando tengo un nivel bajo) (para niños), "Pregnancy with type 1 Diabetes" (El embarazo con diabetes tipo 1) y "Dealing with Diabetes Burnout" (Lidiando con el síndrome de burnout por la diabetes). Antes de unirse a Beyond Type 1, Ginger pasó 15 años redactando para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre le gusta saltar la cuerda, andar en monopatín con sus hijas o caminar con su chico guapo y su perro.