Platicando con Beyond Type 2: La Salud del Corazón y la Sal


 

Tuvimos una conversación muy interesante con Darinka Lagunas sobre el consumo de sal y la salud de nuestro corazón. Ella es licenciada en nutrición y ciencias de los alimentos por la Universidad Iberoamericana de Puebla. Es educadora en diabetes certificada por el Consejo Nacional de Educadores en Diabetes, maestra en educación por el Tecnológico de Monterrey, diplomada en administración de servicios de la salud,  y académica y administrativa de la facultad de nutrición de la UEM y profesora tutora del diplomado de formación de educadores en diabetes de la Federación Mexicana de Diabetes A.C. Es además colaboradora de Diabetes Hoy la revista informativa de la Federación Mexicana de Diabetes, A.C.

BT2 ¿Nos podrías platicar qué es exactamente la sal? ¿Qué es el sodio o cómo es el nombre que deberíamos de dar y qué es?

Darinka: Claro que sí. Pues seguramente, en la mayoría de nuestras cabezas, pensamos que el malo del cuento es la sal. “No comas sal porque se te sube la presión” “no comas sal porque esto”, en realidad la sal no es el malo del cuento en sí. La sal está compuesta por dos moléculas, por sodio y por cloro. De hecho, el nombre químico es cloruro de sodio. Entonces, aquí el asunto es que el sodio es el que tiene el papel principal y ese, en exceso, es el malo del cuento. No es completamente el malo del cuento porque sí lo necesitamos. Es vital para nuestras funciones, es vital para nuestra vida, pero donde está la bronca o el problema es cuando hay un exceso.

¿Cuál es exactamente la función de la sal en nuestro organismo?

Darinka: La sal tiene varias funciones en nuestro organismo. Primeramente, es vital para controlar la cantidad de agua en nuestro cuerpo y eso a su vez permite mantener el pH de nuestra sangre. Es decir, cuando hay un exceso de sodio, lo que hacemos es normalmente orinar un poco más porque el riñón es el que regula esta parte. Entre más sodio consumamos y tengamos dentro nuestro cuerpo, vamos a orinar más. Entre menos sodio tengamos, o esté por debajo de los niveles deseados, entonces, el riñón va a empezar a retener. El riñón es como esta compuerta que permite que el sodio salga y entre de nuestro cuerpo.

La segunda función es regular los fluidos del cuerpo y hablo de fluidos en general, porque no solo es la cantidad de agua, también tiene que ver con la cantidad de sangre y, de hecho, el sodio no es el único electrolito que juega en este equilibrio, le llaman los doctores homeostasis, de nuestro cuerpo.

¿Nos podrías explicar un poquito más sobre la relación entre el consumo de sal, la presión arterial y la diabetes?

Darinka: Recordemos que la presión arterial o la tensión arterial digamos que es la unidad de medida de la fuerza que necesita el corazón para empujar la sangre hasta el último rincón de nuestro cuerpo. Entonces, partiendo de eso, cuando hay un consumo excesivo de sodio, retenemos líquido y ese líquido aumenta el volumen de nuestra sangre, el volumen sanguíneo.

¿Qué pasa entonces?, el corazón necesita ejercer más fuerza, como que la sangre se vuelve más pesada, si así lo quieren ver, para que esta sangre llegue hasta el último rincón de nuestro cuerpo. Cuando esa presión o esa fuerza es más de la que podemos soportar, es cuando vienen los problemas. Recordemos que la hipertensión arterial es mejor conocida como el asesino silencioso. ¿Qué signos podría haber? Podría haber desde sangrado de nariz, podría haber zumbido de oídos, podríamos ver lucecitas ¿no? Podría haber dolor de cabeza y mareo.

La recomendación general de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, es menos de 5 g, pero para las personas con diabetes, tanto la Asociación Americana del Corazón como la Asociación Americana de Diabetes recomiendan 2.3 mg al día. ¿Cuánto es esto?, aproximadamente media cucharadita cafetera de esas chiquititas.

 ¿En qué otros alimentos podemos encontrar la sal?  ¿cuáles son los alimentos con los que debemos tener más precaución?

Darinka: Básicamente todos los alimentos procesados y ultra-procesados. ¿Procesados como cuáles? pudieran ser el famosísimo bacalao de fin de año que está conservado en sal ¿no? Tal vez no es la cosa más industrializada, pero de por sí el adicionar sal, pues es un método de conservación. Entonces, ese es uno.

Todas las conservas que, si bien prolongan la vida útil o comestible de un alimento, pues justamente es el sodio el que permite esta conservación. Otra de las cosas que pudieran también afectar o aportar sodio es el pan, bollería, panadería, los cereales de desayuno de cajita.

Sobre todo, si son panes industrializados, todavía un poquito más de sodio que si fuera el pan de la panadería de tu colonia. Todos los lácteos, todos los productos light. Muchos de los conservadores que tienen como glutamato monosódico, fosfato de sodio, ahí viene escondido el sodio en todos esos productos.

Si tuviéramos que ir al supermercado y pudiéramos elegir entre el mismo alimento en diferentes empaques  ¿en qué dato tendríamos que fijar nuestra atención?

Darinka: Vamos a hacer uso del nuevo etiquetado.  La ventaja de este nuevo etiquetado es que ya no tenemos que estar haciendo malabares matemáticos porque yo puedo tener, por ejemplo, dos harinas de hot cake, vamos a poner este ejemplo, y las dos resulta que tienen exceso de sodio. Tal vez mejor no es la mejor opción, pero si yo volteo… porque tengo mucho antojo y ya hice mis cuentas y todo me va a salir muy bien, igual es la de mi lado izquierdo tiene menos sodio que esta, entonces me voy a ir por la del lado izquierdo.

También sería muy utópico decir que jamás vamos a consumir alimentos que compramos en el súper, pero eso sería justamente la mejor forma y en el caso de los líquidos igual es por 100 mililitros y sería mayor o igual a 45 mg de sodio.

Y ¿qué hay de los nuevos tipos de sales? ¿Son mejores?

Darinka:  La mejor recomendación con el yodo suele estar en alimentos sobre todo de tipo que vienen del mar y tal vez nosotros, o bueno específicamente creo que ustedes y yo no estamos cerquita del mar, podría ser una buena opción para comer o consumir yodo. Entonces, la recomendación es que sí sea sal yodada.

Ahora ¿qué pasa con estas nuevas sales rosas del Himalaya y de no sé dónde? bueno, son buenas porque aportan otros minerales como pudiera ser cobre, como pudiera ser magnesio, como pudiera ser calcio, y potasio, sin embargo, pues estos minerales que acabo de mencionar los podemos obtener de otros alimentos en la dieta.

O sea, si vemos el costo-beneficio, estas sales son sumamente caras, sí una parte por este plus que aportan, segundo, porque las traen desde no sé dónde ¿no?, son importadas. Entonces, eso encarece mucho, pero viéndolo crudamente, realmente no hay diferencia en si comes o no comes sal rosa o del Himalaya. Puedes comer la salesita que todos conocemos y, mientras se tenga una dieta correcta, adecuada, variada, se pueden obtener los minerales de otros alimentos. Entonces la única diferencia diría yo, en corto, pues es el precio y esta diferencia del aporte minerales y nada más.

¿A dónde pueden acercarse si quisieran saber más sobre ti? ¿Dónde te encontramos?

Darinka: Pueden encontrarme en Twitter @da_laguh, mi teléfono es 777 25740 88 a 10 dígitos y mi correo prof.darinka.lagunas@gmail.com. En cualquiera de esas redes o medios de contacto les respondo con mucho gusto.

 

Lecturas recomendadas

Menos sal, más salud

Diabetes y Enfermedades del Corazón

ESCRITO POR Eugenia Araiza/ Mariana Gómez, PUBLICADO 06/01/21, UPDATED 04/07/21

Eugenia es Licenciada en Nutrición especializada en Diabetes y Educadora en Diabetes. Ella fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 hace 25 años, es creadora de Healthy Diabetes. Disfruta mucho estudiar y ayudar a otros en el manejo de sus diferentes tipos de diabetes. Ama el estudio, el manejo de la diabetes Tipo 1 y la nutrición. Disfruta escribir especialmente sobre el impacto de la diabetes en su vida. Vive rodeada de amor en una familia compuesta por Luis Felipe, quien vive con diabetes tipo LADA y su hijo adolescente Índigo. Mariana es psicóloga y Educadora en Diabetes. En 2008, Mariana comenzó un blog donde comparte su experiencia de vida con otros y comenzó con labores de abogacía a través de las redes sociales. Mariana trabajó con la Federación Mexicana de Diabetes como Gerente de Comunicación y en otros esfuerzos para ayudar a construir y empoderar a la comunidad de diabetes en línea en México. Es mamá de un adolescente.