Pregúntale a un Especialista en Educación y Cuidado de la Diabetes: ¿Por Qué me Diagnosticaron Diabetes Tipo 2 o Prediabetes?


 

¿Alguna vez has querido poder preguntarle a un especialista en educación y cuidado de la diabetes sobre la diabetes Tipo 2? En nuestra nueva columna mensual: Pregúntale a un especialista en educación y cuidado de la diabetes, un profesional puede responder a tus preguntas más prioritarias sobre varios temas, incluyendo la dieta, los medicamentos, el ejercicio y la salud mental. ¿Quieres enviarnos una pregunta? ¡Envíanos un correo electrónico a hello@beyondtype2.org!


Estimado especialista: Me acaban de decir que tengo diabetes Tipo 2 y conozco a alguien a quien le dijeron que tiene prediabetes. ¿Por qué nos pasó esto a nosotros?

Estimado lector: La respuesta corta es: Es complicado. Pero recientemente asistí a una charla de un médico que ha estado investigando las causas y los problemas de la diabetes durante años y dijo: “La única forma de curar la diabetes o la prediabetes es seleccionar diferentes padres”.

La prediabetes y la diabetes son afecciones en las que los factores genéticos y ambientales se unen y provocan resistencia a la insulina. Esto sucede años antes del diagnóstico real y no existen pruebas específicas para la resistencia a la insulina. No puedes cambiar tu genética, pero la buena noticia es que tienes cierto control sobre los cambios en tu entorno y estilo de vida, lo que realmente puede afectar el manejo de estas afecciones, junto con algunos medicamentos que pueden ser necesarios con el tiempo. 

Genética

No existe una prueba genética para identificar la diabetes Tipo 2 o las personas en riesgo de desarrollar diabetes Tipo 2. Pero tiende a ser hereditario, lo que sugiere un fuerte vínculo genético. También sabemos que ciertos grupos étnicos tienen un riesgo mucho mayor de desarrollar diabetes, incluidos los afroamericanos, los nativos de Alaska, los nativos americanos, los asiático-americanos, los hispanos o latinos, los nativos de Hawái y los isleños del Pacífico.

Los estudios han identificado cientos de variaciones del ADN que están asociadas con el riesgo de desarrollar diabetes Tipo 2. Los científicos suponen que es la combinación de esas variantes lo que ayuda a determinar la probabilidad de que una persona desarrolle la enfermedad. Recientemente, ha habido más deliberación en la comunidad científica sobre el uso de estas variaciones genéticas, la fisiología de una persona y su presentación clínica para predecir quién tiene más o menos probabilidades de beneficiarse de un tratamiento específico. A esto lo llaman medicina de precisión, y si se utiliza más ampliamente, probablemente dará como resultado la clasificación de más tipos y subtipos de diabetes en el futuro.

Medio ambiente

Aunque tus genes pueden predisponerte a desarrollar prediabetes o diabetes, es probable que las variaciones genéticas actúen junto con factores de salud y estilo de vida para influir en tu riesgo general. Es posible que no podamos identificar un patrón específico de herencia, pero sabemos que todo comienza con algo llamado resistencia a la insulina. Esto significa que tu cuerpo es resistente a los efectos de la insulina que, cuando funciona correctamente, ayuda a metabolizar el azúcar o la glucosa en la sangre. 

Cuando tienes resistencia a la insulina, se necesita más y más insulina para mantener los niveles de azúcar en la sangre en el rango normal. Con el tiempo, el cuerpo no puede producir suficiente insulina para hacerlo. Esto lleva a desarrollar primero prediabetes y luego, potencialmente, progresar a diabetes Tipo 2. Pero no todas las personas con prediabetes están destinadas a desarrollar diabetes Tipo 2. Aquí es donde el cambio de estilo de vida puede tener un gran impacto. Se ha demostrado que aumentar la actividad, comer menos grasa y perder tan solo el 5 % del peso corporal aumenta la respuesta del cuerpo a la insulina. Un programa de cambio de estilo de vida puede ayudarte a alcanzar estos objetivos y reducir tu riesgo de desarrollar diabetes Tipo 2. 

Personalmente, he visto a muchas personas que están más sanas después de que les diagnosticaron prediabetes o diabetes de lo que estaban antes. Todos somos humanos y, a veces, necesitamos algo que nos impulse a hacer un cambio para poder construir nuevos hábitos de vida sostenibles. Nunca es demasiado tarde para comenzar a hacer esos cambios. Un especialista en educación y cuidado de la diabetes puede ayudar a manejar las cosas que puedes cambiar y afrontar las que no. Puedes leer más sobre los beneficios de la educación y el apoyo para el automanejo de la diabetes en DiabetesEducator.org/DCEShelp. 

Para más información sobre la prediabetes, visita DiabetesEducator.org/prediabetes

Contenido relacionado:

Pregúntale a un especialista en educación y cuidado de la diabetes: ¿Por qué debería cambiar mis sitios de insulina? 

Pregúntale a un especialista en educación y cuidado de la diabetes: ¿Cómo mantener los números altos y bajos en perspectiva?

Encontrar un especialista en educación y cuidado de la diabetes 

Este contenido se produjo en colaboración con la Asociación de especialistas en educación y cuidado de la diabetes, un socio fundador de Beyond Type 2. 

 

 

 

 

ESCRITO POR JODI LAVIN-TOMPKINS MSN, RN, BC-ADM, CDCES, PUBLICADO 08/12/20, UPDATED 08/12/20

Jodi Lavin-Tompkins nació en Carolina del Norte y es una enfermera profesional con nivel de maestría con más de 30 años de experiencia en el cuidado de la diabetes. Actualmente es la Directora de Acreditación y Desarrollo de Contenido de la Asociación de Especialistas en Educación y Cuidado de la Diabetes. La carrera de Jodi ha abarcado desde trabajo en entornos académicos como enfermera especializada, hasta puestos en las industrias farmacéutica y de dispositivos médicos, y administrar un programa de educación y apoyo de automanejo de la diabetes en un gran sistema de salud del medio oeste. Le apasiona asegurarse de que las personas con diabetes tengan el conocimiento y las habilidades que necesitan para manejarla lo mejor que puedan. Para Jodi, la diabetes es personal; su madre, padre, hermano, sobrina, prima, tía y tío tienen diabetes.