Lo que Mi Primer Mes con FreeStyle Libre Me Enseñó Sobre Mi Diabetes

 

 

Venice Furio dice que la diabetes para ella fue un “doble golpe”. Sus abuelos por ambos lados (materno y paterno) tuvieron diabetes así como con su madre y su padre tiene hipertensión por lo que no fue una sorpresa para ella recibir este diagnóstico. Venice fue diagnosticada con diabetes con una A1c de alrededor de 10 por ciento, en 2015 después de ser hospitalizada con un caso grave de reflujo. Además de eso, vive con una enfermedad autoinmune poco común llamada púrpura de Henoch-Schnonlein, que requirió que se administrara esteroides durante más de una década. Después de su diagnóstico de diabetes, cambió su dieta y, varios meses después, pudo reducir su A1c a casi 7 por ciento.

“En ese momento me sentí bien con mi progreso, pero después de comenzar a levantar pesas, se volvió más difícil mantener estable mi nivel de glucosa (azúcar) en sangre y no estaba bajando tanto como esperaba”, dijo Venice. “De hecho, noté que mis niveles de glucosa (azúcar) en sangre siempre eran más altos después de un entrenamiento y no bajaban como esperaba, incluso con los cambios en mi alimentación”.

En ese momento, Venice no sabía por qué su glucosa era más alta después de los entrenamientos de levantamiento de pesas más intensos en comparación con los entrenamientos de ejercicio cardiovascular de estado estacionario. Como resultado, comenzó a sentir que no se estaba esforzando lo suficiente para manejar su diabetes y estaba buscando una nueva solución. Esa solución llegaría años más tarde, en 2020, cuando se enteró del sistema Freestyle Libre de 14 días, un medidor continuo de glucosa (MCG).

Venice se enteró del dispositivo MCG en un grupo de apoyo de diabetes en Facebook. Le gustaba la idea de monitorear su nivel de glucosa en sangre en tiempo real en lugar de tener que pincharse los dedos varias veces al día. También pensó que sería conveniente porque no tendría que buscar un sitio privado para medir su nivel de glucosa en sangre.

Sin embargo, conseguir el dispositivo fue una inversión costosa. Si bien la cobertura de seguro en los Estados Unidos varía entre las personas de manera que pueden tener efecto en la capacidad que se tendrá para adquirir un MCG, Venice, quien vive en Filipinas, paga el suyo de su bolsillo.

“Tenía muchas ganas de conseguir el Libre, pero aquí es muy caro”, dijo Venice, quien pudo comprar uno en febrero de 2021. “Son unos 3500 pesos, que son aproximadamente 70 dólares estadounidenses. Gastaba entre 700 y 1000 pesos en unas 50 tiras reactivas y como estaba haciendo muchos experimentos para saber qué alimentos comer y cuáles evitar, sentí que valía la pena probar el Libre”.

Lo que aprendió Venice durante su primer mes usando el Freestyle Libre

Afortunadamente, su primer mes con el Freestyle Libre resultó ser una buena inversión. Como otras personas con diabetes Tipo 2 han dicho sobre el uso de un MCG, puede ayudarte a aprender más sobre tus tendencias de glucosa. Para Venice, se centró en aprender la manera en que ciertos alimentos, incluyendo el horario de las comidas, y sus entrenamientos afectaban sus niveles de glucosa.

“Noté que me escaneaba para medir mi nivel de glucosa en sangre con más frecuencia”, dijo Venice. “Me pinchaba los dedos entre cinco y siete veces al día y cuando comencé a usar el Freestyle Libre, medía el nivel de glucosa en sangre tal vez 40 o 50 veces al día. Me estaba volviendo más consciente de lo que estaba comiendo y viendo cómo cambiaba mi nivel de glucosa en sangre cuando me utilizaba ciertos medicamentos. Utilizo medicamentos orales y me administro insulina Ryzodeg 70/30, por lo que hice algunos experimentos para ver qué tan rápido bajaría mi glucosa en sangre dependiendo de cuál utilizara”.

Después de unas semanas, ella y su endocrinólogo utilizaron los datos de su Freestyle Libre para reducir sus dosis de insulina y decidieron centrarse más en la dieta y el ejercicio. Venice también aprendió que la comida y el ejercicio no eran las únicas cosas que podían hacer que sus niveles de glucosa fluctuaran.

“Terminé enfermándome de una gripe muy seria y vi que mis niveles de glucosa en sangre estaban fuera de control, sin importar lo que hiciera”, dijo Venice.

Aunque ya no está levantando pesas, incorpora entrenamientos de fuerza con pesas rusas dos veces por semana, camina a paso ligero durante 10 kilómetros (6.2 millas) varias veces por semana y procura dar 10,000 pasos por día. También se sorprendió cuando se enteró de que las frutas no elevan su nivel de glucosa en sangre tanto como pensaba.

“Desde que me diagnosticaron, siempre me han dicho que solo puedo comer una pieza de fruta al día”, dijo Venice. “Pero empecé a tomar batidos todas las mañanas con una taza de frutos rojos, una banana, col rizada y leche de nueces. En la primera semana, mi nivel de glucosa en sangre aumentaba bastante, pero en mi segunda semana, mi nivel de glucosa era normal. Me asustan los carbohidratos, pero ahora como más frutas y verduras”.

Acceso y diabetes en Filipinas

En Filipinas, casi 4 millones de adultos viven con diabetes. Varios factores que contribuyen al aumento de la diabetes en el país incluyen la falta de atención integral preventiva de la diabetes, la cobertura de seguro limitada para el cuidado de la diabetes, lo que significa que la mayoría de las personas pagan de su bolsillo los dispositivos, los medicamentos y los análisis de laboratorio, y un aumento de la urbanización y la occidentalización de la cultura.

Venice dice que tener diabetes Tipo 2 puede implicar que uno tiene un estatus socioeconómico más alto, pero dice que no siempre es así.

“Aquí en mi país, existe una gran idea errónea de que la diabetes es una enfermedad que se contrae si se es rico”, dijo Venice. “Si puedes comer todos estos alimentos sabrosos y darte un capricho, la gente pensará que eres rico porque puedes permitirte hacer esas cosas. Pero eso no siempre es cierto”.

Venice trabaja en la industria de Business Processing Outsourcing (BPO), donde las empresas subcontratan ciertos trabajos a call centers en Filipinas. Desde registrarse a la hora de entrada hasta los descansos para ir al baño y para el almuerzo, el tiempo de los empleados del call center se controla estrictamente, lo que significa que no hay mucho tiempo para preparar alimentos saludables ni dedicar mucho tiempo a hacer ejercicio.

“La industria de BPO es un motor importante para nuestra economía y la mayoría de nosotros trabajamos de noche, por lo que muchos de nosotros comemos comida rápida para satisfacer las demandas de nuestros trabajos”, dijo Venice. “He visto a muchos de mis compañeros desarrollar hipertensión, prediabetes y diabetes. Tengo al menos cinco compañeros de trabajo que ahora reciben diálisis y tienen entre veinte y treinta años”.

No siempre es útil decirle a una persona con diabetes con recursos limitados que simplemente “coma de manera saludable”. Pero es útil ofrecer formas de tomar las mejores decisiones siempre que sea posible. Venice intenta hacer ajustes donde puede, pero la percepción de usar su Freestyle Libre ayuda a hacer esos cambios más fáciles en lugar de pincharse los dedos.

“Me gustan las hamburguesas con queso y la pizza, y aquí no tenemos ensaladas en nuestro McDonald’s”, dijo Venice. “Antes compraba las papas fritas grandes, ahora solo las pequeñas. Les quitaba el pan a las hamburguesas. Intento evitar la pizza porque vi en mi Libre cuánto aumenta mi nivel de azúcar en la sangre, pero estoy investigando más para aprender más sobre la manera en que ciertos carbohidratos pueden aumentar mi glucosa. El Libre me ha ayudado a tomar decisiones más saludables”.

No ignores a la diabetes, pide ayuda

Debido al costo de usar el Freestyle Libre, Venice no piensa usarlo de manera constante, pero aun así lo encuentra útil para ayudar a manejar la diabetes de manera más efectiva. Como resultado de usar el dispositivo durante un mes y realizar cambios, Venice vio un cambio en su A1c. En diciembre de 2020, su A1c era del 6.4 por ciento, ahora es del 5.4 por ciento. Ella espera que estos dispositivos puedan ser ampliamente accesibles para las personas con diabetes Tipo 2 en su país para que puedan aprender a manejarla lo mejor que puedan. Para las personas que tienen dificultades para manejar su diabetes o incluso hablar sobre su diabetes, Venice dice que no deben dudar en pedir ayuda.

“No tengas miedo de pedir ayuda”, dijo Venice. “En mi país, la diabetes conlleva un estigma y la gente tiende a ocultar su condición médica. Creo que mucho de esto tiene que ver con los costos, tanto financieros como de salud, como enfrentar las complicaciones como la insuficiencia renal. Acabo de perder a mi tía que tenía diabetes sin tratamiento y desarrolló insuficiencia renal. En noviembre pasado, perdí a un tío debido a complicaciones relacionadas con la diabetes. No tengas miedo de ser abierto y buscar ayuda profesional. Investiga también para asegurarte de que la información errónea no te engañe. No puedes ignorar la diabetes, pero puedes aprender a vivir con ella”.

Este contenido fue posible con el apoyo de Abbott, los creadores de FreeStyle Libre 2, un socio fundador de Beyond Type 2.


Para leer otras historias de personas con diabetes Tipo 2 que usan el sistema Freestyle Libre de 14 días, haz clic aquí.