Reseña de Documental: A Touch of Sugar

6/13/19
WRITTEN BY: T'ara Smith
FacebookTwitter
 

Director: Ani Simon-Kennedy

Productor Ejecutivo: Conrod Kelly

Producido por: Merck

Premier: Jueves, 25 de abril de 2019 en el Festival Tribeca Film

A Touch of Sugar puede ser el título de un documental sobre la diabetes narrado por la actriz ganadora del Oscar Viola Davis, pero en realidad ofrece un toque de esperanza: espero que podamos resolver colectivamente la epidemia de diabetes que afecta a 30 millones de estadounidenses y más de 400 millones de personas en todo el mundo.

El documental comienza con Davis hablando sobre estadísticas de diabetes en los Estados Unidos; 1 de cada 10 adultos vive con esta condición, y del 90 al 95 por ciento de ellos vive con diabetes Tipo 2, mientras que 84.1 millones (1/3 de los estadounidenses) tienen prediabetes. Davis misma fue diagnosticada con prediabetes en 2018. Aunque hace ejercicio regularmente y vigila su dieta, es probable que su historial familiar la haya hecho más susceptible a la enfermedad. En esta película, la actriz de Fences revela que a su tía Bessie le amputaron ambas piernas antes de morir debido a la enfermedad. Su abuela paterna también murió de complicaciones relacionadas con la diabetes y sus dos hermanas viven actualmente con diabetes Tipo 2.

Si bien la experiencia personal de Davis se teje a lo largo del documental, la película destaca las historias de cuatro personas que viven con diabetes tipo 2. Cada uno de estos individuos vive en una parte diferente del país y proviene de un entorno cultural diferente. Cada uno de ellos enfrenta desafíos únicos en el manejo de la diabetes. Estos desafíos se basan en temas con los que las personas sin diabetes pueden relacionarse: acceso a alimentos frescos y de calidad, la importancia del amor y la familia, atención médica adecuada y el deseo de que los líderes de la comunidad y el Congreso creen y apliquen políticas de salud que beneficien a todos.

A lo largo de la narración de las historias de estas personas, Davis analiza los obstáculos para el control efectivo de la diabetes:

  • 23 millones de estadounidenses viven en desiertos de alimentos (áreas donde es difícil comprar alimentos frescos asequibles y de buena calidad)
  • 1 de cada 3 adultos no cumple con su A1c objetivos
  • 1 de  cada 3 adultos tienen un bajo nivel de alfabetización en salud

Shenekqual Robertson-Carter is the first individual we meet. She’s an African-American woman and lives in Dallas, Texas. Her family has a long history of diabetes and she’s been living with it herself for over 15 years. However, it was when her son was diagnosed with Type 1 diabetes at 11 years old that she received the wake-up call she needed. Her attitude towards Type 2 changed and she found the urgency to learn more about it. The film shows Robertson-Carter and her son preparing healthy meals together and later shows her discussing how her support system evolved to include her fiancée. She calls her fiancée the voice of reason as he helps her stay on track with helping her watch what she eats. At the end of the film, we see them wed in a small ceremony.

Shenekqual Robertson-Carter es la primera persona que conocemos. Es una mujer afroamericana y vive en Dallas, Texas. Su familia tiene una larga historia de diabetes y ella ha estado viviendo con la condición durante más de 15 años. Sin embargo, no fue sino hasta que su hijo de 11 años fue diagnosticado con diabetes Tipo 1  cuando recibió la llamada de atención que necesitaba. Su actitud hacia la diabetes Tipo 2 cambió y encontró la urgencia de aprender más sobre la condici´pon. La película muestra a Robertson-Carter y su hijo preparando comidas saludables juntos y más tarde la muestra discutiendo cómo evolucionó su sistema de apoyo para incluir a su prometido. Ella se refiere a su prometido como la voz de la razón   ya que él la ayuda a mantenerse en el camino para ayudarla a ver lo que come. Al final de la película, los vemos casados ​​en una pequeña ceremonia.

Susie Katona es una mujer biracial, mitad hispana, mitad blanca, que vive en un área rural con su esposo en Yucca Valley, California. Ella se describe a sí misma como una comedora emocional y su ciudad no tiene recursos ni oportunidades para la diabetes o la educación nutricional; su ciudad no ofrece la asistencia médica que necesita para aprender sobre la diabetes Tipo 2 y tomar decisiones más saludables, por lo que ha tenido que aprender a usar Internet. Su esposo comentó al principio, la motivación para hacer esto no estaba allí cuando tenían 40 años. Sin embargo, a medida que alcanzaron los 50 y 60 años y los efectos de la diabetes comenzaron a surgir, su resolución de estar cerca de sus nietos los inspiró a hacer cambios. Katona también notó un gran desafío para el cuidado de la diabetes: ser pobre. Durante su crianza, su familia no tenía dinero y, dada su herencia, se sostenían con frijoles, arroz y papas fritas. Los cambios en los alimentos y los hábitos son costosos, de acuerdo con Katona.

Stewart Perry es un activista  blanco de Lexington, Kentucky y ha estado vivido con diabetes Tipo 2 desde 1990. Su educación también tuvo un impacto en su salud: Perry creció en Appalachia, donde creció comiendo cosas como pollo y albóndigas y el el azúcar disponible en su casa era el azúcar morena y blanca. Después de haber sobrevivido a un ataque al corazón, Perry se ha propuesto educar y difundir la conciencia acerca de la DT2, lo que incluye hablar sobre los estigmas asociados y hacer lobby a favor de las personas con diabetes en Capitol Hill.

Niruka Rodriguez es una mujer hispana que vive en el Bronx con su hijo y su familia también tiene una larga historia de diabetes. Mientras estaba embarazada, le diagnosticaron prediabetes y, finalmente, diabetes Tipo 2, lo que resultó sorprendente. Aunque su objetivo es cuidarse lo más posible, la situación financiera de su familia lo hace difícil. Dicho esto, su hijo apunta a ayudarla y le dice que solo quiere que su madre siga viva. Para mantenerla motivada, Rodríguez usa su fe.

A Touch of Sugar explora las complejidades de la diabetes al reflejar directamente la perspectiva de las personas que realmente viven con diabetes, dando a la diabetes Tipo 2 la atención multidimensional que merece. Esta película deja en claro que esta es una enfermedad que requiere mucho más que solo controlar con diligencia el azúcar en la sangre, y los desafíos perpetuados por los malentendidos de la sociedad se han vuelto peligrosos y, en ocasiones, perjudiciales para la supervivencia de las personas con diabetes. Llevar a nuestra sociedad a un lugar de educación y comprensión requiere la visibilidad de las perspectivas de quienes viven con el Tipo 2 y, al invitar a los espectadores a la vida de estas personas con la condición, A Touch of Sugar seguramente da un paso en la dirección correcta.




T'ara Smith

T’ara fue diagnosticada con diabetes Tipo 2 en Julio de 2017 a los 25 años. Desde su diagnóstico concentró sus estudios académicos y su carrera profesional en concientización de la diabetes y trabaja para vivir al máximo. Ella está emocionada de unirse al equipo de Beyond Type 1 y continuar su trabaos. Cuando no está trabajando Ella disfruta mucho ir al cine, visitar parques con su perro, escuchar BTS y cocinar alimentos saludables. Ella es nutrióloga de la Universidad Americana.