Retar a la Diabetes en la Cocina con la Chef Leticia Moreinos Schwartz

9/10/19
WRITTEN BY: T'ara Smith
FacebookTwitter
 

 

Leticia Moreinos Schwartz es una experta en cocina y estilo de vida saludable. Nacida y criada en Brasil, Leticia estudió periodismo en el Centro Culinario Internacional y ha escrito dos libros de cocina: el galardonado The Brazilian Kitchen y My Rio de Janeiro: A Cookbook. Leticia es portavoz de America’s Diabetes Challenge, un programa de Merck que insta a las personas con diabetes Tipo 2 a trabajar con sus médicos para establecer y alcanzar su objetivo de A1c, así como aprender los síntomas de la hipoglucemia y cómo reducir su riesgo. Como parte de su papel, aparece en el documental del programa,“A Touch of Sugar” (un toque de azúcar), que tiene como objetivo desestigmatizar la diabetes Tipo 2. Leticia habló con el equipo de Beyond Type 2 sobre su papel en el documental, su pasión por ayudar a las personas con diabetes Tipo 2 a superar los retos de cocinar saludable y su propio vínculo personal con la diabetes Tipo 2. 

BT2: Hola Leticia, gracias por hablar con nosotros hoy. ¿Puedes comenzar dándonos un poco de antecedentes sobre ti y tu historial de diabetes o sobre trabajar con personas que tienen diabetes? 

LMS: Mi abuelo falleció por complicaciones de la diabetes Tipo 2, y así es como comenzó toda mi conexión con la diabetes Tipo 2. Hace muchos, muchos años, mi abuela luchaba no solo por cuidar a mi abuelo sino también por educar al resto de la familia. Cuando miro hacia atrás ahora, me doy cuenta de que ella hizo ciertas cosas que no eran necesariamente tan alentadoras psicológicamente hablando. Por ejemplo, ella aislaba a mi abuelo y le decía cosas como: “Bueno, esta es la comida para el resto de la familia… y esta es la comida para ti ya que tienes diabetes Tipo 2”. En el pasado, no tenían tanto acceso a la información, educación, clases de cocina, clases de nutrición. Miro hacia atrás y el hecho alarmante es que veo que todavía hay muchas personas que están en el mismo barco, incluso 20, 30 años después. Creo que ese es el propósito de mi trabajo con Merck y America’s Diabetes Challenge y por qué armamos esta campaña y este documental.

¿Cómo te involucraste por primera vez con Merck y “A Touch of Sugar”? ¿Qué te atrajo específicamente al proyecto?

Fue realmente a través de mi conexión con la diabetes Tipo 2. Escribí dos libros sobre cocina brasileña. Siendo una inmigrante brasileña y trabajando como chef, comencé a hacer muchos segmentos de cocina. Luego se pusieron en contacto conmigo y les dije que tengo una gran conexión con la diabetes Tipo 2 porque mi abuelo y toda mi familia están afectados por la enfermedad. La oportunidad de unir fuerzas fue increíble porque realmente siento que es una misión de alegría y amor. Veo cómo los retos que enfrentó mi abuelo hace años son los mismos retos que muchas comunidades hispanas aún enfrentan. Y son cosas tan simples como comer sano, hacer ejercicio, trabajar con tu médico para desarrollar un plan adecuado para ti y simplemente enfrentar la enfermedad en general. Y sí, sabemos que estas son cosas muy simples, pero no todos tienen acceso a ellas. 

Estoy tan emocionada por todo lo que nuestro documental está haciendo realmente. Siento que realmente está cambiando vidas y estoy honrada y emocionada de ser parte de eso. 

En el documental, dices que una de las peores cosas que puedes hacer es aislar a un familiar con diabetes Tipo 2. ¿Puedes hablar un poco sobre cómo la comida une a las personas y la importancia de la comida en la cultura?

Siento que hasta el día de hoy hay muchas personas que simplemente se niegan a entrar a la cocina. Esta actitud en realidad está llevando a muchas personas en una mala dirección porque cocinar en casa es una de las cosas más importantes que puedes hacer por ti y por tu familia. Cocinar reúne a la familia y las comidas caseras te ayudan a conocer y controlar exactamente lo que estás poniendo en tu cuerpo. 

Y, sin embargo, la sociedad tiende a verlo como si fuera mejor decir “oh, simplemente compraré una comida para llevar o pediré pizza”. Y los resultados [de esas decisiones] están a la vista. Casi el 12 % de los adultos hispanos en este país ya están diagnosticados con diabetes Tipo 2. Y se espera que a lo largo de sus vidas, más del 50 % de los adultos hispanos desarrollen diabetes Tipo 2. 

Así que es algo en lo que intentamos arrojar luz con esta película. Los muchos factores sociales y aspectos psicológicos de la enfermedad, incluso el estigma que la rodea y las barreras del idioma que están involucrados. Las personas que no hablan inglés nativo, ni siquiera pueden hablar con sus médicos y tener una conversación fluida. A veces traen a sus hijos para que sean traductores. Hay muchas comunidades que simplemente no tienen acceso a clases de cocina y nutrición. Por lo tanto, hay muchos factores que estamos tratando de reunir e intentar hacer un cambio y tener un mejor impacto en la sociedad.

Profundicemos en ese aspecto psicológico. ¿Cómo ayudas a las personas con diabetes Tipo 2 a romper esas barreras? ¿Cuáles son algunas técnicas que utilizas para lograr que dediquen media hora a cocinar una comida saludable?

Lo que intento hacer es demostrar que cocinar puede ser una actividad divertida en la que toda la familia puede participar y hacer juntos, y es para el beneficio no solo tuyo sino de tu familia y de toda la comunidad. Lo más importante es que las recetas saludables vienen con la idea errónea de que, “Oh, si es saludable, entonces probablemente no sea tan sabrosa”, y eso es lo opuesto a toda mi filosofía. Incluso ahora, tengo un nuevo libro de cocina completamente inspirado en el Reto de la Diabetes de Estados Unidos, y se llama Latin Super Foods. Se trata de recetas que son geniales para que toda la familia cocine y coma junta, y son saludables y absolutamente deliciosas. Las antojarás una y otra vez. Creo que toda esta idea de que las recetas saludables son aburridas y sin sabor es cosa del pasado. 

“Un toque de azúcar” habla sobre la importancia de la cultura y el cuidado de la diabetes. ¿Cómo ayudas a las personas con diabetes Tipo 2 y a los clientes a hacer los cambios en sus hábitos de nutrición y dieta sin hacerles sentir que están perdiendo una parte de su cultura? 

Siento que el aspecto cultural es algo que la gente tiene miedo de perder. Cuando reciben un diagnóstico de diabetes Tipo 2, piensan algo como, “Oh, Dios mío. Voy a tener que renunciar a mis tortillas, y voy a tener que renunciar a mis frijoles”. Tengo un arsenal de recetas latinas clásicas, y eso es exactamente lo que trato de hacer, es mostrar cómo aún puedes comer tus comidas y recetas e ingredientes latinos sin sacrificar el sabor.

Entonces, por ejemplo, tomemos un arroz con chorizo muy clásico. Hay maneras de hacer que esa receta sea sana. Entonces, en lugar de comerlo con arroz normal, lo sustituimos por arroz integral. En lugar de usar la salchicha de chorizo común, que es deliciosa, podemos comer salchicha de pavo, y seguirá siendo deliciosa. En lugar de usar caldo comprado en la tienda o caldo de res o caldo de pollo, hagamos caldo de pollo en casa. Hay tantas maneras en que puedes recorrer la cocina y maniobrar sabores e ingredientes para que las cosas sepan absolutamente deliciosas. 

Mi papel en el documental fue más o menos eso. Cuando fui a visitar a Susie Katona en California, ella no sabía nada de cocina. Mi función es demostrar que puedes hacer un cambio y puedes crear un mejor estilo de vida para ti que puede ayudarte a controlar tu diabetes Tipo 2.

En el documental, Susie dijo que come por consuelo. ¿Ves eso mucho entre tus pacientes? ¿Cómo se consigue que coman porque tienen hambre frente a comer por aburrimiento u otros factores emocionales?

Sí, absolutamente. Creo que hay muchos aspectos psicológicos y emocionales cuando se trata con la diabetes Tipo 2. Las personas comen para sentirse cómodas, como Susie, o sienten la necesidad de comer cuando están ansiosas o estresadas. Es por eso que tener un sistema de soporte es muy importante para ayudarte a mantenerte encaminado. Si podemos hablar más abiertamente y unirnos y darnos cuenta de que podemos enfrentar este problema juntos, te hace sentir un poco mejor, y tal vez no necesites depender tanto de la comida para hacerlo. Porque después de todo, es difícil mejorar, pero podemos hacerlo juntos. Realmente tengo la sensación de que la película está inspirando a las personas a unirse y hacer cambios fundamentales en la forma en que apoyamos, tratamos y hacemos activismo por las personas que viven con esta enfermedad. 

Después de trabajar en el documental, ¿Hubo algo que aprendiste o tal vez te sorprendió sobre la diabetes Tipo 2 y la alimentación saludable que no sabías antes?

Esa es una pregunta interesante. No me di cuenta de que trabajar juntos tuvo un impacto muy grande. En mi propia familia, mientras crecía con mi abuelo y mi abuela gritándole, simplemente no sabía que en realidad también hay una parte de salud mental. Siento que después de ver el documental, tenemos mucho más espacio abierto para hablar sobre el aspecto mental, especialmente para las comunidades desatendidas. Creo que la gente no habla abiertamente de eso, y creo que la gente se avergüenza de hablar sobre cómo comen por consuelo. Siento que he aprendido que los aspectos psicológicos son enormes cuando se trata con la diabetes Tipo 2.

Además, es muy importante encontrar un médico con el que tengas una buena relación. Ese es probablemente uno de los puntos en la película que me hizo sentir muy inspirada porque la película muestra a un médico que te trata como a un ser humano, y no todos los médicos están dispuestos a conversar contigo sobre cómo tus emociones pueden afectar tus hábitos alimenticios. 

Para aquellos con diabetes Tipo 2 que desean comenzar a hacer cambios en su dieta hoy, ¿Qué pueden hacer? ¿Dónde deberían comenzar?

Hay muchos pasos pequeños que puedes tomar y una vez que conquistas un paso pequeño, entonces trabajas en el siguiente, ladrillo por ladrillo. Tiene que ser así porque creo que la gente se siente abrumada. Animo a las personas a que vayan una vez por semana al mercado local de agricultores, no solo a su supermercado, sino a su mercado de agricultores y hablen con la gente y prueben la comida. Lleva a los niños o al perro contigo y compra los productos frescos en el mercado de agricultores. Otra cosa que escucho mucho es “No tengo tiempo para hacer ejercicio”. Intento alentar a las personas a que llamen a un amigo y salgan a caminar juntos, y pueden charlar mientras caminan.

Hay otras cosas pequeñas que marcan la diferencia: estaciona tu automóvil un poco más lejos y camina un poco más o no tomes el elevador y sube las escaleras. Las pequeñas cosas en la cocina también importan. Si compras un pollo asado, por ejemplo, no tires los huesos. Ponlos en una olla y haz caldo de pollo casero. Simplemente vierte un poco de agua fría, hiérvelos durante unos 20 a 30 minutos, y tendrás un caldo de pollo casero que puedes comer. Cocinar no tiene que ser difícil. Pon música y ponte un delantal para entrar a la zona. Comienza a tratar la cocina como tu santuario de salud y mira la cocina con otros ojos.

Cuando te encuentras con personas con diabetes Tipo 2 que tienen problemas para conseguir esas frutas y verduras frescas o para ir al mercado de agricultores, ¿qué recursos les das para ayudar a superar esas barreras?

Yeah, that is probably one of the most important questions, and it’s probably the root of the issue, because today in this country, it’s almost cheaper to buy junk food than it is to buy healthy food. Fortunately, there are ways to overcome those barriers. You can create your own garden or shop at your local grocery store, where food may be less expensive. Food banks are also a good option. 

Also, there’s a negative perception of frozen foods. I’m trying to erase that and say, “Wait a second. Frozen peas are absolutely delicious and super fresh.” I am in huge favor of freezing your own food such as doubling the recipe and freeze part of it. You’re going to come home at 7:30, you’re starving, and you don’t know what to do, then you remember you have something in the freezer.

Sí, esa es probablemente una de las preguntas más importantes, y probablemente sea la raíz del problema, porque hoy en este país, es casi más barato comprar comida chatarra que comprar alimentos saludables. Afortunadamente, hay formas de superar esas barreras. Puedes crear tu propio jardín o comprar en tu supermercado local, donde la comida puede ser menos costosa. Los bancos de alimentos también son una buena opción. 

Además, hay una percepción negativa de los alimentos congelados. Estoy tratando de borrar eso y decir: “Espera un segundo. Los guisantes congelados son absolutamente deliciosos y súper frescos”. Estoy a favor de congelar tu propia comida, como duplicar la receta y congelar parte de ella. Vas a volver a casa a las 7:30, te mueres de hambre y no sabes qué hacer, entonces recuerdas que tienes algo en el congelador.

¿Cuáles son algunas de tus recetas favoritas que cocinas en casa para tu familia y cómo trabajas de manera saludable en los dulces?

Los dulces siempre son un desafío porque siempre quiero comer un pequeño trozo de chocolate. Aprendí a amar el chocolate negro. Tengo tantas recetas que son increíbles y las comparto en nuestro sitio web, America’sDiabetesChallenge.com. Una es una ensalada de rúcula, salmón ahumado y mango. Es muy delicioso porque el contraste del salmón salado y el sabor dulce y mantecoso del mango es simplemente delicioso. Nunca me sacio de esa ensalada. Estoy constantemente creando nuevas recetas. Es una gran pasión mía. Estoy totalmente poseída por la cocina.


Para solicitar un enlace para ver el documental, Un toque de azúcar, visita AmericasDiabetesChallenge.com y presiona “Haz clic aquí para ver A Touch of Sugar” en la parte superior de la página. En el sitio web, también podrás encontrar materiales educativos y recursos para el manejo de la diabetes Tipo 2.

 



T'ara Smith

T’ara fue diagnosticada con diabetes tipo 2 en julio de 2017 a la edad de 25 años. Desde su diagnóstico, centró sus estudios académicos y su carrera en la conciencia de la diabetes y en vivir una vida plena con ella. Está emocionada de haberse unido al equipo de Beyond Type 1 para continuar su trabajo como Gerente de Proyecto para Beyond Type 2. Fuera de la oficina, a T'ara le gusta ir al cine, visitar parques con su perro, escuchar BTS y cocinar increíblemente saludable. comidas T’ara tiene una maestría en Educación Nutricional de la American University.