Retos y Soluciones Para las Comunidades Desatendidas en el Este de Los Ángeles


 2022-06-06

La cobertura de las Sesiones Científicas de la Asociación Estadounidense de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés) es presentada por ADA x BT1 Collab.

Esta cobertura se centra en la información compartida en la sesión: “Technology Education in Underserved Populations—Education Factors.” (Educación tecnológica en poblaciones desatendidas: factores educativos). Los presentadores incluyeron a:

La cobertura de esta sesión se centra en la información compartida por Anne Peters, doctora en medicina.


Las personas con diabetes que viven en comunidades desatendidas en el este de Los Ángeles (L.A.) enfrentan muchos retos. Anne Peters compartió las adversidades que enfrenta esta población y lo que se puede hacer para ayudarlos a tener un acceso mejor y más justo a la atención y los recursos.

Impactos en el cuidado de la diabetes en el Este de Los Ángeles

Las personas que viven en el este de Los Ángeles se enfrentan a una dura realidad que dificulta el manejo efectivo de la diabetes. Para explicar cómo es vivir allí mientras se maneja la diabetes, la Dra. Peters presentó los siguientes datos:

  • Una A1c más alta está relacionada con: seguro público, bajos ingresos, ser hispano o negro en comparación con no ser hispano ni blanco, no tener un medidor continuo de glucosa (MCG) y recibir inyecciones diarias múltiples comparado con una microinfusora de insulina.
  • Los determinantes sociales de la salud incluyen: la calidad y el acceso a la educación y la atención médica, la estabilidad económica, la comunidad y la socialización y el entorno del vecindario o la vivienda de alguien.
  • Las personas con diabetes que viven aquí reportaron estos factores estresantes: tener un familiar enfermo, pasar por un divorcio, experimentar la muerte de un ser querido, enfrentar el desalojo, la deportación o la falta de vivienda, perder un trabajo, ser víctima de robo o hurto, sufrir lesiones o abuso, enfrentar problemas legales o encarcelamiento, experimentar inseguridad alimentaria o tener una discapacidad o enfermedad mental.

“En lo alto de la lista estaba la enfermedad de un miembro de la familia”, reafirmó la Dra. Peters. “Esto es algo que veo con mucha frecuencia porque estas no son personas que tienen la capacidad de pagar la atención cuando un ser querido se enferma. Tienen que quedarse en casa y no ir al trabajo; tienen que estar allí para ayudar a cuidar a su ser querido”.

La Dra. Peters informa que muchos de sus pacientes también están “aterrorizados de ser desalojados y están preocupados por ser deportados”.

“No quieren venir a las clínicas porque temen que los atrapen”, dijo la Dra. Peters.

Falta de recursos y acceso

La mayoría de los pacientes de la Dra. Peters se ven afectados por una o más de estas cargas, lo que los abruma y dificulta el éxito en el manejo de su diabetes.

“Ingenuamente decimos que podemos ayudar a estas personas con sus problemas brindándoles tecnología, pero ¿qué pasa cuando les damos teléfonos inteligentes? Les roban la tecnología y los dispositivos”, dice la Dra. Peters. “Estos pacientes tienen trabajos duros y peligrosos. Nadie está pendiente de ellos. Hay mucho abuso”.

Además de todo esto, la inseguridad alimentaria ocurre en más de un tercio de los pacientes de la Dra. Peters cada mes. “No tienen suficiente dinero para comprar alimentos para ellos ni sus familias”, dice. “Incluso si tienen el dinero, no es la calidad de los alimentos que queremos que coman”.

No poder hablar inglés también afecta la calidad de la atención que reciben las personas que viven con diabetes en el este de Los Ángeles.

La Dra. Peters confirmó esto cuando su colega, Martha Walker, una educadora en diabetes multilingüe, fue tras bambalinas y llamó a varias compañías de microinfusoras de insulina para averiguar si los pacientes podían tener acceso a ayuda cuando solo hablaban español.

Poniendo a prueba la desigualdad lingüística

Cuando llamó a varias empresas de microinfusoras de insulina, Martha notó muchas similitudes en la experiencia del centro de llamadas. Hubo el uso frecuente de servicios de interpretación, pero esa no es la lección más clara.

La Dra. Peters compartió un ejemplo sorprendente de los muchos experimentos de Martha:

  • Martha llamó al número 1-800 de una compañía de microinfusoras, fingiendo no hablar inglés. Cuando llamó, el mensaje estaba en inglés. Tuvo que esperar hasta la opción 7 para escuchar algo de español. Luego, la llevaron a un menú en español.
  • Martha seleccionó “información sobre la bomba de insulina nueva”. La pusieron en espera y finalmente apareció un mensaje en inglés que decía: “Lo siento, #224 no está disponible. Puedes dejar un mensaje. Entonces, volvió a llamar y seleccionó “#1, ayuda con una microinfusora”, y una persona respondió en inglés.
  • Martha pidió hablar con alguien en español. La pusieron en espera durante 18 minutos. De vez en cuando, escuchaba un mensaje en español agradeciéndole por esperar. Finalmente, alguien respondió en la línea en inglés y la puso en espera (nuevamente) mientras conseguía un intérprete.
  • Martha colgó.

Esta es una llamada que muchos de los pacientes de la Dra. Peters tienen que hacer todo el tiempo y destaca la necesidad de un cambio sistémico.

“Hay todo tipo de idiomas que se hablan en todo Estados Unidos que hacen que tener acceso a una compañía de diabetes sea un problema”, concluyó la Dra. Peters.

COVID-19 presentó más problemas, pero también más ayuda

Como si no hubiera suficientes factores estresantes que enfrenta esta comunidad, la pandemia mundial de COVID-19 presentó más problemas.

“Mi pequeño centro (de atención médica) está en el corazón del este de Los Ángeles y estuvo en el corazón de la pandemia de COVID-19”, dice la Dra. Peters. “Tenía miedo de que todos mis pacientes murieran”.

Por suerte, Insulin for Life ayudó a llevar los medidores continuos de glucosa a las personas de esta región de forma gratuita, lo que ayudó hasta que se agotó la financiación.

“A medida que los pacientes recibieron sus sensores, mejoraron un poco, pero no lo suficiente. Queríamos que los pacientes usaran sistemas híbridos de circuito cerrado”, dijo la Dra. Peters.

Después de enfrentar algunas batallas cuesta arriba con Medi-Cal, la Dra. Peters finalmente pudo lograr que sus pacientes usaran sistemas híbridos de circuito cerrado. Este cambio en el acceso le dio la esperanza de que vendrían más mejoras.

Blue Circle Health: ¿una posible solución?

Si bien ninguno de estos problemas se resolverá en un día, la Dra. Peters dice que hay esperanza en el futuro de Blue Circle Health para las comunidades desatendidas como las del este de Los Ángeles. Una vez que esté funcionando en Florida, el objetivo es llevarlo a otros estados, compartió la Dra. Peters.

  • Blue Circle Health se conoce como: “el primer sistema de atención médica de su tipo para personas con diabetes tipo 1 que viven en comunidades desatendidas”.

Si bien Blue Circle Health se enfoca en personas con diabetes tipo 1, esto podría ayudar a allanar el camino para atender a personas en comunidades desatendidas con otros tipos de diabetes. Como paciente o proveedor de atención médica, tener en cuenta todos estos problemas (y algunas posibles soluciones) puede ser desalentador, pero la Dra. Peters dice que su vaso todavía está “medio lleno” debido a la inspiración de sus pacientes.

La Dra. Peters compartió que uno de sus pacientes ganó dos campeonatos mundiales en deportes acuáticos competitivos mientras vivía con diabetes. “De alguna manera, logró descubrir cómo usar una microinfusora de insulina no resistente al agua mientras participaba en deportes acuáticos”.

Pacientes como este ayudan a la Dra. Peters a ver “lo que es posible”.

“Eso es lo que quiero hacer por todos mis pacientes”, concluyó. “Ayúdalos a ver lo que es posible”.


Ninguna persona que viva con diabetes debe quedarse sin acceso a los medicamentos y suministros que necesita para sobrevivir. Si tienes dificultades para pagar o tener acceso a tu insulina, utiliza GetInsulin.org.

ESCRITO POR Julia Flaherty, PUBLICADO 06/06/22, UPDATED 06/06/22

Julia Flaherty es autora, escritora y editora de libros infantiles publicados, comercializadora digital galardonada, creadora de contenido y activista de la diabetes tipo 1. Busca el primer libro de Julia, “Rosie Becomes a Warrior” (“Rosie se convierte en guerrera”). A Julia le parece terapéutica la construcción de conexiones dentro de la comunidad de diabetes tipo 1. Poder contribuir a su progreso le da alegría. Le encanta conectarse con las comunidades de diabetes, ser creativa y contar historias. A Julia le gusta hacer senderismo, viajar, trabajar en su próximo libro o sumergirse en un nuevo proyecto de arte en su tiempo libre. Conéctate con Julia en LinkedIn o Twitter.