¿Cuándo se Recetan Medicamentos para el Manejo de la Diabetes Tipo 2?


 

 

Cuando tienes un diagnóstico reciente de diabetes Tipo 2, es posible que te preguntes si necesitarás medicamentos para manejarla o cuándo, y qué medicamentos están disponibles para ti. Afortunadamente, hay un protocolo incluido en los estándares de atención de 2021 de la Asociación Americana de Diabetes que los profesionales de la salud siguen para determinar cuándo y qué tipo de medicamentos se recomiendan para ayudarte a alcanzar tus objetivos glucémicos. En este artículo, enumeraremos los medicamentos indicados para el manejo de la diabetes Tipo 2, así como cuándo y cómo se orienta a los médicos a tomar la decisión de recomendarlos a los pacientes.

Medicamentos para el manejo de la diabetes Tipo 2

  • Metformina (biguanidas)
  • Insulina basal (insulina de acción prolongada)
  • Bolo de Insulina (a la hora de comer, de acción rápida o insulina prandial)
  • Mezcla de insulina
  • Sulfonilureas
  • Tiazolidindionas (TZD)
  • Inhibidores de la dipeptidil peptidasa-4 (DPP-4)
  • Inhibidores del cotransportador de sodio-glucosa 2 (SGLT-2)
  • Agonistas del receptor del péptido 1 similar al glucagón (GLP-1)

Cómo deciden los médicos cuándo recetar un medicamento

Metformina

La primera línea de tratamiento para la diabetes Tipo 2 es la metformina, junto con modificaciones en el estilo de vida. Aunque los efectos secundarios de la metformina incluyen problemas gastrointestinales como distensión abdominal, malestar abdominal y diarrea, este medicamento es seguro y económico y los efectos secundarios pueden reducirse cuando se toma gradualmente.

 

Terapia combinada

Es importante recordar que la diabetes Tipo 2 es una enfermedad crónica progresiva, por lo que es posible que el tratamiento con metformina solo funcione durante unos años hasta que se agregue otro medicamento, sin culpa del paciente. La terapia combinada les permite a los pacientes alcanzar sus objetivos de A1c y mantener su progreso.

Cuando la A1c está 1.5 por ciento o más por encima del objetivo, la mayoría de los pacientes requerirán algún tipo de terapia combinada, en otras palabras, tomar metformina con otro medicamento. En este caso, un médico puede recetar insulina en pacientes con niveles de glucosa iguales o superiores a 300 mg/dL (16,7 mmol/L) o una A1c superior al 10 por ciento (86 mmol/mol), o si el paciente experimenta síntomas hiperglucémicos como poliuria y polidipsia (orina o sed frecuentes) o pérdida de peso. Los médicos también podrían recomendar una sulfonilurea.

Los estándares de atención advierten a los profesionales de la salud que no deben demorarse en hablar sobre la estrategia de terapia combinada cuando no se cumplen los objetivos del tratamiento. La elección de intensificar el tratamiento depende de las preferencias del paciente y del progreso de su manejo de la diabetes, incluidos otros factores socioeconómicos y de salud como:

  • Enfermedades cardiovasculares
  • Enfermedad renal crónica
  • Otras comorbilidades
  • Costo
  • Efectos secundarios potenciales, seguridad y tolerabilidad

Adicional a esto, si un paciente no alcanza sus objetivos en tres meses, la metformina se puede combinar con cualquiera de estos seis tratamientos:

  • Sulfonilureas
  • Insulina basal
  • TZD
  • DPP-4s
  • SGLT-2s
  • GLP-1 RA

Cuando se recetan medicamentos para pacientes con diabetes Tipo 2 y enfermedades cardiovasculares o enfermedad renal crónica

Para los pacientes de 55 años o más que tienen o están en alto riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (ECV) y enfermedad renal crónica (ERC), se recomienda un SGLT-2 o un GLP-1 sin importar la A1c ni el uso de metformina. Estos medicamentos han mostrado beneficios para los pacientes con ECV y ERC.

Para los pacientes que no están en riesgo ni tienen antecedentes de ECV o ERC, la decisión de agregar un segundo (o tercer) medicamento al tratamiento con metformina se basa en la eficacia, evitar efectos secundarios como la hipoglucemia y el aumento de peso, el costo y las preferencias del paciente.

Cómo se receta la insulina

Desafortunadamente, las personas dentro de la comunidad de la diabetes Tipo 2 reciben amenazas de recibir una receta de insulina o ven el inicio de la terapia con insulina como una señal de fracaso en el manejo de la diabetes. Pero la terapia con insulina es una forma eficaz de manejar la diabetes Tipo 2 y el inicio nunca es culpa del paciente, sino solo una señal de progresión de la diabetes Tipo 2. Dicho esto, es importante que los profesionales de la salud expliquen continuamente la progresión de la diabetes Tipo 2.

Los tipos de insulinas disponibles son:

  • Insulina basal (de acción prolongada)
  • Bolo de insulina (a la hora de comer o de acción ultrarápida)
  • Insulina concentrada
  • Insulina inhalada

Insulina basal:

La insulina basal regula la glucosa durante la noche y entre las comidas y dura 24 horas. Este tipo de insulina se puede agregar a la metformina o usarse sola. Las dosis iniciales se estiman según el peso corporal, la intensidad de la hiperglucemia y el ensayo y error según las experiencias del paciente.

Insulina para los alimentos: 

La insulina a la hora de comer, también llamada insulina prandial o de acción ultra rápida, se administra antes de las comidas y además de la insulina basal. Para empezar, un médico puede recomendar una dosis de 4 unidades o el 10 por ciento de la cantidad de insulina basal y ajustarla según las necesidades del paciente. La insulina a la hora de comer actúa en 15 o 20 minutos y alcanza su punto máximo alrededor de 2 a 4 horas después de las inyecciones.

Insulina concentrada:

Las insulinas concentradas administran dosis más grandes de insulina con menos volumen por mililitro y disminuyen la cantidad de inyecciones necesarias al mismo tiempo para quienes necesitan dosis más altas. Por ejemplo, una pluma de insulina U-200 solo requiere la mitad de la dosis de una pluma U-100 porque está dos veces más concentrada que la insulina U-100. Las plumas de insulina concentrada vienen en plumas U-200, U-300 y U-500.

Insulina inhalada:

La insulina inhalada se usa justo antes o durante una comida o se usa para corregir el nivel alto de azúcar en la sangre. Sus efectos se sienten rápidamente, pero este tipo de insulina está contraindicado en personas con enfermedad pulmonar, asma y problemas pulmonares. Tampoco se recomienda en quienes fuman o dejaron de fumar recientemente. Los pacientes deben someterse a una prueba de espirometría, que determina qué tan bien funcionan los pulmones, antes y después de comenzar el uso de la terapia con insulina inhalada.

¿Se puede usar la insulina con otros medicamentos? 

Sí. La insulina se puede combinar con otros medicamentos. Si la insulina basal tiene un impacto positivo en la glucosa en ayunas, pero la A1c permanece por encima del objetivo, se recomienda otro tipo de inyectable como el GLP-1.

Además, cuando comienza la terapia de inyección combinada, los estándares de atención recomiendan que se continúe el tratamiento con metformina y que se suspenda gradualmente el uso de SFU e inhibidores de DPP-4. Los inhibidores de TZD y SGLT-2 pueden ayudar a mejorar el manejo y reducir la cantidad de insulina necesaria en aquellos que tienen problemas para manejar la diabetes, incluso con grandes dosis de insulina.

Finalmente, a medida que los adultos con diabetes Tipo 2 envejecen, es importante simplificar los regímenes complejos de insulina debido a la disminución de la capacidad de automanejo.

¿Qué debo preguntarle a mi médico?

Si estás considerando diferentes medicamentos para ayudarte a manejar la diabetes Tipo 2, asegúrate de hablar con tu médico sobre qué medicamentos son mejores para ti y tu situación. Ten en cuenta los siguientes factores:

  • Seguridad y efectos secundarios, incluida la hipoglucemia
  • Beneficios o riesgos de otros problemas relacionados con la salud
  • Frecuencia de la dosificación
  • Costo

Consulta nuestras guías de diabetes Tipo 2 sobre los medicamentos orales y la insulina para más información sobre la manera en que ayudan con el manejo de la diabetes Tipo 2.

Conclusiones clave sobre cuándo se recetan medicamentos:

  • La metformina es la primera línea de tratamiento en el momento del diagnóstico.
  • Debido a que la diabetes Tipo 2 es una enfermedad crónica progresiva, la metformina puede funcionar durante algunos años hasta que se recomiende otro tipo de medicamento, llamado terapia combinada.
  • La terapia combinada ayuda a los pacientes a alcanzar y mantener sus objetivos glucémicos.
  • Se recomiendan algunos medicamentos porque benefician a las personas con alto riesgo de enfermedad renal crónica y enfermedad cardiovascular.
  • La insulina, como la insulina basal (de acción prolongada), se recomienda debido a la progresión de la diabetes Tipo 2, sin culpa del paciente. Otras insulinas disponibles son el bolo de insulina (a la hora de comer), la insulina concentrada y la insulina inhalada.
  • La insulina se puede combinar con otros medicamentos, como un GLP-1, si no se alcanza el objetivo de A1c sin culpar al paciente.
  • Recuerda, el uso de medicamentos nunca es culpa del paciente y los proveedores de atención médica nunca deben usarlos como una amenaza.

ESCRITO POR T'ara Smith MS, Educación en Nutrición, PUBLICADO 02/11/21, UPDATED 02/11/21

T'ara fue diagnosticada con diabetes Tipo 2 en julio de 2017 a la edad de 25 años. Desde su diagnóstico, centró sus estudios académicos y su carrera en concientizar sobre la diabetes y en vivir una vida plena con ella. Está emocionada de haberse unido al equipo Beyond Type 1 para continuar su trabajo. Dos años más tarde, T'ara descubrió que había sido diagnosticada erróneamente con diabetes Tipo 2 y en realidad tiene LADA. Fuera de la oficina, a T'ara le gusta ir al cine, visitar parques con su perro, escuchar BTS y cocinar increíbles comidas saludables. T'ara tiene una maestría en educación nutricional de la American University.