Cómo me ayudó la terapia después de mi diagnóstico erróneo de diabetes


 2022-05-09

Gracias a BetterHelp por ofrecer a todos en nuestra comunidad dos sesiones de terapia gratuitas. Encuentra más información en BetterHelp.com/BeyondType1.


Cuando a la gerente principal de contenido de Beyond Type 2, T’ara Smith, le diagnosticaron diabetes tipo 2 a los 25 años, estaba estudiando para ser nutricionista. Fue un estrés adicional además de las exigencias de un programa de maestría.

Afortunadamente, la experiencia de T’ara con la terapia le había enseñado que no debía tener todas las respuestas ni manejar las cosas sola cuando la vida se ponía difícil. Esto se volvió especialmente importante cuando, dos años más tarde, a T’ara le diagnosticaron diabetes autoinmune latente en adultos (LADA, por sus siglas en inglés), que es esencialmente una forma de diabetes tipo 1 que generalmente se desarrolla en la edad adulta y progresa más lentamente que la diabetes tipo 1 común.

REFORMULANDO LOS PRECONCEPTOS EN TORNO A LA SALUD MENTAL

T’ara se reunió por primera vez con un consejero del campus en la universidad. Sabía que se beneficiaría de hablar con alguien que no fueran sus amigos sobre la depresión, la ansiedad y los sentimientos negativos sobre su cuerpo.

No obstante, estaba agobiada por las concepciones negativas de la enfermedad mental y la terapia que había absorbido a lo largo de su vida.

“Sentía que era un fracaso por pedir ayuda sobre problemas que sentía que debería haber podido manejar”, ​​recuerda T’ara. “Tener que luchar contra esa creencia interna fue difícil”.

Desafortunadamente, el estigma en torno a la salud mental y las luchas emocionales sigue siendo común.

Como mínimo, muchas personas están expuestas a representaciones intolerantes de la terapia y, con ellas, ideas de que alguien que habla con un proveedor de salud mental debe estar en crisis o que indica una falla personal. T’ara llegó a creer que hablar con un consejero era una señal de debilidad e, incluso que en esta primera etapa de la edad adulta, ya debería tener las herramientas para lidiar con cualquier situación que se le presentara.

“Vengo de un entorno caribeño, así como del sur profundo. En mi familia, la terapia era solo para personas débiles que no podían manejar sus emociones”, dice T’ara.

Con el tiempo, se pudo replantear los pensamientos de fracaso e inadecuación que surgieron cuando reconoció su salud emocional.

“Está bien no tener que lidiar sola con la depresión profunda, la ansiedad y los problemas de imagen corporal que he tenido durante años”, se dijo a sí misma. Y no se supone que tenga todas las respuestas. Si hay alguien que pueda sacarme un poco de mi ensimismamiento, eso siempre será algo bueno para mí”.

AJUSTÁNDOSE A UN DIAGNÓSTICO DE DIABETES

Ser diagnosticada con diabetes tipo 2 en 2017 mientras también sacaba su maestría fue otra gran curva de aprendizaje. Como ávida aprendiz, T’ara sabía que el conocimiento era poderoso.

Su formación profesional en nutrición le dio una base sólida para comprender la complejidad de la dieta y el manejo de la glucosa (azúcar) en sangre. De manera similar, su experiencia anterior trabajando con un terapeuta le había enseñado que la salud mental y física están inextricablemente conectadas.

“La diabetes es interesante porque nuestros niveles de glucosa (azúcar) en sangre reaccionan como resultado de algo más que está sucediendo en nuestra vida”, explica T’ara. “La gente piensa que solo se trata de la comida y el ejercicio, pero podría ser estrés, podría ser la relación que tienes con la comida y el ejercicio; todo eso puede mejorar con la terapia”.

No obstante, la diabetes rara vez es fácil. Habrá ocasiones en las que te sentirás en control de tus necesidades de manejo diarias y otras en las que se sentirán como una carga que querrás evitar. Algunos días, las obligaciones de la vida real pueden hacer que incluso las tareas básicas del manejo de la diabetes sean abrumadoras e imposibles de seguir. La diabetes no se detiene simplemente porque estás en medio de un divorcio, mudándote al otro lado del país o comenzando un nuevo trabajo.

EL COSTO EMOCIONAL DE VIVIR CON DIABETES

Poco después de graduarse, T’ara se mudó al otro lado del país para trabajar para Beyond Type 2 en diciembre de 2018. En su nuevo papel, T’ara se encontró creyendo que debía ser la persona con diabetes perfecta si iba a trabajar para una organización de diabetes. La presión que se puso a sí misma fue abrumadora.

“Estaba lidiando con el síndrome del impostor que vino con este papel en mi caso”, recuerda.

La imagen que tenía de sí misma estaba empezando a afectar el manejo de su diabetes, y viceversa. Se estaba esforzando mucho para manejar su diabetes por medio de la dieta y el ejercicio junto con los medicamentos, pero no veía ninguna mejora en sus niveles de glucosa (azúcar) en sangre.

“Me recordaba que mi nivel de glucosa (azúcar) en sangre siempre estaba alto y sentía que no podía controlar mi relación con la comida y cómo decidía comer”, recuerda T’ara.

Entonces, T’ara habló con un terapeuta.

“Empecé a sincerarme sobre la manera en que la diabetes estaba afectando mi salud mental. Me sentía fuera de control con mi diabetes y sabía que eso era solo un síntoma de que me sentía fuera de control de mi vida”.

ENFRENTANDO UN NUEVO DIAGNÓSTICO

Poco después, le dijeron a T’ara que no tenía diabetes tipo 2, sino LADA, un diagnóstico erróneo que significaba que no estaba recibiendo las herramientas que su cuerpo realmente necesitaba para mejorar sus niveles de glucosa (azúcar) en sangre. Reflexionar sobre dos años de tratamiento de un diagnóstico erróneo le trajo sentimientos de ira, frustración e incluso tristeza, pero confiar en un terapeuta la ayudó a procesar sus sentimientos.

“La terapia te enseña a celebrar las victorias en tu vida, pero también te brinda las herramientas para prepararte para las pérdidas y los momentos de inactividad”, dice T’ara. “Tenemos esos momentos en los que manejar la diabetes es muy difícil”.

Para T’ara, la terapia cognitiva conductual le dio las herramientas para replantear pensamientos y experiencias negativas o retadoras.

Cuando se enfrenta a pensamientos negativos, T’ara ahora se pregunta: ¿Es cierto lo que estás pensando y creyendo sobre ti? Si es así, ¿cuáles son algunos ejemplos de que estás viendo que esto es cierto? ¿Y cuáles son algunas formas en que esto no es cierto?

“El objetivo de esto era salir de mí misma y tratar de ver mi situación de la manera más objetiva posible”, dice.

El impacto positivo es evidente y ha beneficiado todas las áreas de su vida. Ella espera que otros puedan verlo.

“Me ha convertido en una gran activista de la terapia. Me encanta hablar de eso”, dice T’ara. “No tengo ningún problema en hablar de algunas cosas que he aprendido en ella, porque quiero que la gente vea que está bien ir a terapia”.

La salud mental tiende a ser un término generalizado. Hay muchos tipos de problemas y preocupaciones relacionados con la salud mental. Las necesidades pueden variar en severidad. Si trabajar con un profesional te puede ayudar a abordar tus necesidades de salud mental, busca apoyo.

Consulta estos recursos sobre cómo encontrar apoyo para la salud mental:


El contenido educativo relacionado con la terapia de salud mental es posible gracias al apoyo de BetterHelp. Gracias a BetterHelp por ofrecer a todos en nuestra comunidad dos sesiones de terapia gratuitas. Encuentra más información en BetterHelp.com/BeyondType1.

Beyond Type 2 mantiene un control editorial completo de todo el contenido publicado en nuestras plataformas.

 

ESCRITO POR Julia Sclafani , PUBLICADO 05/09/22, UPDATED 08/29/22

Julia Sclafani es una escritora, editora y productora multimedia cuyo trabajo sobre derechos humanos y temas de salud pública la llevaron a Beyond Type 1. Recibió una licenciatura de Columbia University y una maestría de Newmark Graduate School of Journalism en City University of New York. Julia es una periodista galardonada que tuvo sus inicios en el periódico de su ciudad natal. Puedes encontrar su trabajo previo impreso, en la radio y en la web.