Todo Sobre la Sal

5/1/19
WRITTEN BY: Jordan Dakin
FacebookTwitter
 

La sal y la diabetes tipo 2.

Tener diabetes tipo 2 aumenta los riesgos de presión arterial alta, enfermedad cardíaca y enfermedad renal. Agregar sal en exceso en tu plan de alimentación aumenta todos estos riesgos, especialmente el de hipertensión. Las personas con diabetes pueden beneficiarse de reducir su consumo de sodio siempre que sea posible. Dicho esto, algunas investigaciones han demostrado que las dietas súper bajas en sal pueden aumentar la resistencia a la insulina. Debido a esto, controlar la ingesta de sodio y esforzarse por lograr una dieta equilibrada que incluya sal pero sin exagerar, parece ser el mejor camino a seguir para quienes viven con diabetes Tipo 2.

Recomendación de ingesta 

La Asociación Americana del Corazón recomienda que las personas con riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca, entre ellos quienes viven con DT2  limiten su ingesta de sodio a 1500 mg / día.

Las principales fuentes de sodio incluyen pan, embutidos, pizzas, aves de corral procesadas, sopas, sándwiches, quesos, pastas, platos de carne y diversos bocadillos como galletas saladas, papas fritas o palomitas de maíz. Estos alimentos representan más del 40% de nuestro consumo de sodio y la cantidad de sodio en la dieta promedio de los estadounidenses ha aumentado constantemente con la prevalencia de los alimentos procesados.


Cómo cambiar tus hábitos alimenticios

Comer menos sodio es completamente factible y no es necesario hacerlo con dietas de moda o alimentos con bajo contenido de sodio que se anuncian comercialmente. Varias opciones fáciles para menos sodio incluyen alimentos no procesados ​​como:

  • Frutas frescas
  • Verduras frescas
  • Nueces y semillas sin sal
  • Frijoles secos, guisantes y legumbres
  • Granos enteros como arroz integral, quinua, avena y palomitas de maíz sin sal agregada
  • La mayoría de las carnes frescas / congeladas, aves de corral, y pescado sin sal añadida

Otros consejos incluyen usar menos queso, menos condimentos, preparar sopas y caldos para que pueda controlar la cantidad de sal agregada, evitar comer afuera cuando sea posible y evitar alimentos procesados ​​cuando sea posible. Ser más diligente al leer las etiquetas también es útil, como lo es adherirse a la dieta DASH, que está diseñada específicamente para detener la hipertensión. También puede consultar la dieta mediterránea, que también promueve alimentos naturalmente bajos en sodio.




Jordan Dakin

Jordan se graduó recientemente de la Universidad de California en Los Ángeles luego de sacar su licenciatura en inglés y estudios de cine. Le apasiona contar historias, es una viajera y ama a la gente, y espera utilizar su experiencia trabajando en tecnología y como escritora para abogar por la comunidad de BT1. En su tiempo libre, ella también disfruta del senderismo, el karaoke y cocinar para amigos.