Para esta Tribu Nativa, el Ciclismo es la Mejor Medicina

12/13/19
FacebookTwitter
 

 

 

Nota del editor: este contenido se tomó de Miles of Portraits con el permiso del autor. Miles of Portraits fue creado por las personas con diabetes Tipo 1 Annalisa van den Bergh y Erik Douds, es una serie de fotos y películas que documenta la humanidad, un paseo en bicicleta a la vez.


Como persona con diabetes Tipo 1, me di cuenta de que prefiero colocar mi monitor continuo de glucosa (MCG) Dexcom donde la gente pueda verlo; en mi brazo o muslo en lugar de mi estómago. Eso es porque es una excelente manera de iniciar una conversación y un aviso educativo. Vivir con diabetes Tipo 1 significa hacer todo el trabajo por mi páncreas que no funciona. Si bien estos dispositivos son los que nos mantienen vivos y nos recuerdan de esta enfermedad potencialmente mortal con la que vivimos, también son balizas tremendamente poderosas con las que nos podemos señalar e identificarnos.

Que es precisamente lo que sucedió en mi último recorrido en bicicleta esta primavera cuando iba en bicicleta por una colina en el sur de California y un ciclista de carretera pasó junto a mí, haciendo el chequeo habitual de ciclista a ciclista.

Le dí el visto bueno, él siguió pedaleando, pero luego frenó cuando vió el sensor Dexcom en mi brazo.

“¡Tienes diabetes Tipo 1! ¡YO TAMBIÉN!”

Pedaleamos más rápido para alcanzar a mi compañero de ciclismo Erik, que también tiene diabetes Tipo 1 y luego nos enteramos de que se llama James Stout y que es un ex ciclista profesional que ha hecho carreras por todo Estados Unidos con el Equipo de diabetes Tipo 1. James es el fundador del Proyecto de Empoderamiento de la Comunidad de Diabetes, una organización que capacita a las comunidades nativas americanas como la Tribu Pascua Yaqui en Tucson para vivir vidas más saludables y felices a través del ciclismo.

Hace años, durante su tiempo de entrenamiento en Tucson, Arizona y frecuentemente viajando en bicicleta a través de la reserva, notó la gran cantidad de nativos americanos que viven con diabetes y comenzó a pensar en formas en que podría usar su propio diagnóstico de diabetes Tipo 1 y su amor por el ciclismo para ayudar.

 


Iris

Iris es la animadora burbujeante del grupo y, junto con su esposa Victoria, es instructora certificada de ciclismo de la liga. Como una conserje trabajadora, dedica su tiempo libre a dirigir el Equipo Yaqui y mantener al grupo activo durante todo el año. Ella es una de esas personas que siempre te está cuidando, entregándole a un niño su inhalador para el asma en una señal de alto, dejándome barras de energía cuando nos despedimos con un abrazo, y constantemente gritando palabras de aliento cuando pasa al lado de los ciclistas.

“No tengo diabetes pero soy una mujer grande. Siento que el ciclismo me ha ayudado con eso. He tenido problemas de peso y es más fácil de manejar cuando haces ciclismo. Todos sabemos de alguien o tenemos a alguien de nuestra propia familia y amigos que tiene diabetes y veo lo que puede pasar. Estamos en riesgo si no nos volvemos activos ni cuidamos nuestras dietas”.


De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los nativos americanos tienen las tasas más altas de diabetes Tipo 2 de cualquier grupo étnico en los Estados Unidos. El 30 % de la tribu Pascua Yaqui están diagnosticados con diabetes Tipo 2.

Unos meses más tarde, le envié un correo electrónico a James preguntándole si podía escribir y fotografiar una historia de Team Yaqui para Miles of Portraits. En septiembre de este año, las estrellas se alinearon para que hiciera un vuelo a Tucson y un par de paseos en bicicleta con el grupo, liderados por Iris Coronado.

Le dí un abrazo a James en el estacionamiento del Centro de Bienestar de la tribu y conocí a Iris, quien tenía una sonrisa muy grande. James, quien también se convirtió en el mentor del grupo, condujo aquí desde San Diego. Su camioneta estaba repleta de equipo y una gran cantidad de cascos sobrantes de las críticas que ha escrito para publicaciones de ciclismo.

La música sonaba mientras los niños y sus padres comenzaban a llegar para el paseo juvenil de 5 millas (8 km) después de la escuela alrededor de la reserva. Iris reunió a la multitud, les explicó las señales de mano y comprobó que todos tuvieran encendidas las luces. En la hora dorada, comenzamos a salir del estacionamiento en bicicleta hacia la carretera principal y pasamos por un gran casino, la industria más grande de la reserva.

 


Manse

“¡Recorrer mi primera milla fue difícil! Sudando y sin aliento, nunca me rendí. Hoy puedo recorrer 35 millas (56 km) y estoy feliz conmigo misma. Tengo diabetes [Tipo 2] y he estado sin medicamentos por más de un año y medio. Tengo que hacer ejercicio y comer más verduras, frutas, nueces y tés.

La parte más difícil de tener diabetes es que es costosa. Me mantengo alejada de los alimentos enlatados [y busco] alimentos frescos o secos. Mi mensaje es “lo que comemos importa”. Dañamos y ensuciamos nuestros cuerpos porque todo en el mercado se considera seguro para ingerir. ¡No es verdad!

Viajar con el grupo me ha ayudado a controlar mi diabetes. El grupo es solidario e inspirador. Somos familia”.

 


 

El lema del equipo Yaqui es: “Combatiendo la diabetes una milla a la vez”. Es una enfermedad con la que cada ciclista tiene algún tipo de conexión, ya sea que ellos mismos tengan diabetes, un familiar o amigo que vive con ellos o si han perdido a alguien. El equipo Yaqui está creciendo cada mes a medida que más y más miembros de la tribu se están dando cuenta de los riesgos persistentes de la diabetes y los enormes beneficios del movimiento, especialmente juntos.

Iris mantenía la energía alta con sus constantes vítores de aliento. A medida que el día se convertía en noche, el grupo de ciclistas delante de mí parecía un árbol de Navidad, con sus luces traseras brillando en la noche. Más tarde me enteré de que han pedaleado este circuito tantas veces que la reserva ha pintado ciclovías.

Regresamos al estacionamiento y nos dirigimos al Centro de Bienestar, donde el club local de motocicletas sorprendió a los ciclistas con pizza y dos bicicletas nuevas para un par de los miembros más jóvenes de la tribu. “Aprecio al grupo porque todos se cuidan unos a otros”, Minnie, una concejal de la tribu de la ciudad, me dijo más tarde en un correo electrónico.

 


Minnie

Minnie, una concejal de la tribu Pascua Yaqui, comenzó a hacer ciclismo con el grupo en El Tour de Tucson en 2018.

“Me encanta andar en bicicleta con el grupo. Me dan la inspiración para seguir moviéndome y vivir una vida más sana y activa. Aprecio especialmente la diversidad del grupo: diferentes edades con diferentes roles en nuestra comunidad. Pero lo que nos une es un compromiso con el bienestar a través del ciclismo. El ciclismo es divertido y el ciclismo grupal lo hace aún mejor, ¡especialmente con los niños! ¡Son IMPRESIONANTES!


Kodi

“Al principio era tímida, pero para mí es como una gran familia ahora. Antes solo estaba acostumbrada a hacer 7 millas (11 km) por semana. Ahora estoy acostumbrada a hacer 20 (32 km). ¡No hallo las horas de poder comenzar a decir números más grandes!”, dice Kodi


 

A la mañana siguiente, los ciclistas que se entrenan para El Tour de Tucson, que tendrá lugar este 23 de noviembre, se reunieron en el estacionamiento para dar un paseo más largo por Tucson Mountain Park. Minnie nos recogió a mí y a mi bicicleta a las 5:00 a.m. Nos reunimos con el grupo y salimos del estacionamiento del Centro de Bienestar a las 6:00 am, justo a tiempo para combatir el brutal calor de Arizona. Salió el sol mientras íbamos cuesta arriba hacia Old Tucson. James recorría repetidamente el grupo de unas 20 personas, siempre vigilandonos.

Vimos cactus saguaros y vistas panorámicas de las montañas. En una parada para tomar agua, Manse, que parece ser la madre del grupo, se detuvo para observar sus alrededores. Ella me dijo cuánto énfasis ponen los indígenas en respetar su tierra y la naturaleza que los rodea; y que todos somos visitantes aquí.

Finalmente llegamos a Old Tucson, un set de películas y un parque temático a las afueras de la ciudad que marcaba nuestro punto de retorno. Todos estaban eufóricos y les tomé una foto mientras agitaban la bandera de la tribu en el letrero de entrada. Iris le subió volumen a la música y sacó una hielera de la camioneta de apoyo con una bandeja de verduras, Gatorade y agua. Este grupo se celebra el uno al otro. Hay una razón por la que la gente sigue volviendo por más.

 


Victoria

Victoria hace ciclismo porque es adictivo. Ella comenzó a hacer ciclismo con su esposa, Iris. “Era algo que hacíamos juntas”. Su pasatiempo favorito que la llevó de hacer de 15 a 40 millas (24 a 64 km) se ha convertido en algo más grande que ellas.

“He perdido muchos amigos y familiares a causa de la diabetes. Es muy traumático para mí ver que muchas personas pierden extremidades y su visión. Esta comunidad nos ayuda a bajar el azúcar en la sangre, nos une y es la medicina social que nuestra comunidad disfruta”.


Antonio

“Hago ciclismo porque me ayuda a ser más activo y evita que esté en mi teléfono todo el día”.


Desafortunadamente, en la comunidad de diabetes Tipo 1, hay muchas personas que se muestran inflexibles al dejar en claro que la diabetes Tipo 2 es una enfermedad completamente separada de la diabetes Tipo 1, que la diabetes Tipo 1 es el tipo más grave y que “no hicimos nada malo para contraerla”. Las personas como James y esta comunidad son prueba de que las personas con diabetes Tipo 1 y Tipo 2 deberían mantenerse juntas y elevarse entre ellas. Es la mejor medicina.

 

 

 


Dona al equipo Yaqui:

 http://www.nativeexerciseempowermentproject.com/

Apoya a Miles of Portraits: India Kickstarter hasta el 26 de noviembre solamente:

 milesofportraits.com/ kickstarter

Aprende más:

 milesofportraits.com