Vacunación para Adultos con Diabetes Tipo 2


 

Sabemos que los niveles elevados de glucosa en sangre evitarán que nuestro cuerpo y especialmente el sistema inmunológico combata de forma adecuada otras condiciones. Si vivimos con diabetes, de cualquiera de sus tipos, nuestro seguimiento médico no deberá centrarse exclusivamente en nuestros niveles de glucosa y dieta sino también tendremos que consultar con mucha frecuencia a un médico familiar (general en algunos países) para atender otros temas de salud. Es además vital la buena comunicación entre los proveedores de atención sanitaria y nosotros como pacientes pues será necesario que estos médicos que no son especialistas en diabetes conozcan que vivimos con esta condición para proveer tratamientos y prescribir fármacos adecuados. 

La Organización Mundial de Salud hace énfasis en la vacunación para prevenir algunas condiciones de salud importantes. Una vacuna es un agente que se asemeja a un microorganismo que  con frecuencia se crea a partir de una forma debilitada del microbio, sus toxinas o algunas de sus proteínas. Es así como este agente ayuda a que nuestro cuerpo reconozca a este intruso y lo destruya. 

Manejar condiciones de salud como influenza, sarampión y otros resulta complejo por su propia naturaleza pero, si a esta ecuación agregamos el manejo glucémico podría implicar mucho trabajo y resultaría, con frecuencia catastrófico. De acuerdo con CDC, los niveles elevados de glucosa en sangre dificultarán que nuestro organismo luche contra distintas infecciones y enfermedades. 

De acuerdo con la Asociación Americana de Educadores en Diabetes, las personas con diabetes deben cumplir con su vacunación pero es deber de todos los profesionales de la salud hacer énfasis en algunas vacunas entre ellas las que mencionamos a continuación.

Vacuna Aplicación
Influenza Vacunación anual. 
Tdap (tétanos, la difteria y la tosferina acelular) Una dosis en la infancia (una dosis para aquellos adultos que no hayan sido vacunados anteriormente) y revacunación a los 10 años
Hérpes Zóster (culebrilla)  1 dosis en mayores de 50 años que podrá repetirse cada 5 años
Neumococo  Una sola dosis y en algunos casos el médico tratante decidirá si se requiere revacunación a los 5 años. 
Hepatitis B Generalmente son tres dosis y los recién nacidos deberán recibirla, de preferencia en la sala de parto o en los días posteriores, la segunda dosis es al menos un mes tras la primera aplicación y la última seis meses después de la primera dosis. 

 

Los Centros para Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y la Asociación Americana de Educadores en Diabetes cuentan con recursos para las personas con diabetes y también para los profesionales de la salud sobre este interesante tema. De hecho, estas organizaciones en colaboración se dieron a la tarea de crear una guía de vacunación para adultos que tiene como objetivo el debate y la charla entre profesionales de la salud y sus consultantes para promover la vacunación. 

Recuerda que cada país tendrá diferencias en sus planes y programas de vacunación. Es importante que, si vives con diabetes, de cualquiera de sus tipos, preguntes a tu equipo de profesionales al cuidado de la salud sobre las vacunas que necesitas o que se recomienda aplicar. 

 

ESCRITO POR Mariana Gómez , PUBLICADO 09/10/19, UPDATED 01/03/20

Mariana fue diagnosticada con diabetes tipo 1 en el verano de 1985. Ella es psicóloga y educadora en diabetes. En 2008, Mariana comenzó un blog donde comparte su experiencia de vida con otros. Ella es una vocero por la diabetes Tipo 1 en América Latina. Mariana trabajó con la Federación Mexicana de Diabetes hasta 2012. Ella es la orgullosa mamá de un adolescente.