Cómo Viajar si Comienzas a Usar Insulina


 

Nota del editor: En 2020, sabemos que nuestras rutinas serán diferentes. Si necesitas ayuda para identificar y valorar riesgos visita CoronavirusDiabetes.org para leer algunos lineamientos generales.

Definitivamente la diabetes ha traído a tu vida muchos cambios que van desde tomar algunos medicamentos hasta la forma en que te alimentas o te activas físicamente. Y aunque quisiéramos que todos esos cambios una vez realizados se quedarán estáticos y no necesitáramos modificarlos la realidad es otra. No siempre podemos comer conforme a nuestro plan de alimentación, algunas ocasiones no podremos realizar ejercicio y quizá necesitaremos algún cambio en los medicamentos que tomamos y esto incluye la posibilidad de que nos prescriban insulina.

Y aunque en teoría todo sigue siendo igual hay cosas que creíamos que teníamos dominadas que necesitamos replantear y hacer otras consideraciones que no habíamos pensado en situaciones como los viajes.

Recomendaciones para nuestro viaje

Cuando vives con diabetes y has comenzado a usar insulina, los viajes se pueden convertir en algo complejo, sin embargo no tienen porque serlo si nos preparamos. Toma en cuenta algunos de los consejos que compartimos contigo a continuación:

Nuestra insulina

Sobre la venta: Toma en cuenta que, en algunos países no se puede comprar insulina a libre demanda o en mostrador y que es necesario contar con una prescripción médica de un profesional de la salud de ese país (por ejemplo en Estados Unidos) por lo que es importante llevar la insulina necesaria para todo el viaje y siempre un plan b por si el frasco se llegara a romper o incluso se echara a perder por alguna causa fuera de nuestro control.
Si viajas dentro del mismo país quizá no te enfrentes a ese problema pero tampoco es divertido tener que detener el viaje para buscar en las farmacias  la insulina que necesitas, además del gasto extra que esto implicaría.

Sobre el estado de la insulina: Antes de salir asegurate que la insulina se encuentre en buen estado y no tenga grumos. De preferencia que no sea un frasco usado con mucho tiempo para evitar que se pueda descomponer o que no sirva adecuadamente.

Sobre la temperatura de nuestra insulina: Existen bolsas para almacenamiento en frío con material para aislar la insulina y que ayudarán a conservarla a una temperatura adecuada para así garantizar que esté en buen estado para usarla. Estas bolsas tienen un recubrimiento aislante y una separación para poner hielo seco o bolsitas de hielo que podrás volver a congelar cuando llegues a tu destino.

Sobre la insulina en nuestro equipaje: La insulina siempre, siempre, va contigo. No puede ir en la cajuela o abajo del avión. Siempre en el equipaje de mano por dos motivos: usarla en el instante en el que lo necesites y asegurarte que no se pierda o sea sometida a temperaturas extremas. La insulina si puede pasar por el ultrasonido o rayos X por los que pasa el equipaje de mano al momento de abordar un avión.

Nuestros insumos

Sobre la venta de jeringas: Al igual que con las insulinas, la compra de las jeringas en algunos países no está autorizada a menos que se cuente con una prescripción médica por lo que es importante llevar las suficientes contigo y tener un plan b o jeringas adicionales en caso de necesitarlas.

Sobre las microinfusoras de insulina: Si utilizas una microinfusora de insulina, recuerda llevar contigo insumos adicionales (reservorios, catéteres, pilas). No olvides los insertadores y todo lo necesario para que funcione. No es sencillo encontrar insumos para microinfusoras y no se pueden pedir desde todos los países o lugares y aún viajando en el mismo país toma tiempo realizar un pedido y que te llegue cuando lo necesitas. Algunas personas optan por llevar doble cantidad de insumos para los viajes, así si llegar a fallar el set de inserción o alguna de las piezas contarás con un plan b.

Sobre el alcohol: Prefiere llevar toallitas de alcohol si vas a viajar en avión para evitarte problemas al pasar por los filtros de seguridad. Si es por tierra en lugar de cargar con un frasco de alcohol líquido que pudiera ser peligroso podrías crear pequeñas torundas de algodón y sumergirlas en un recipiente pequeño que contenga alcohol en caso de que no lograras conseguir toallitas de alcohol selladas individualmente.

Sobre nuestros medicamentos orales: De acuerdo con TSA (Adminstración de Seguridad de Transporte) no es necesario informar al agente de seguridad sobre el medicamento que llevamos en nuestro equipaje de mano a menos que se trate de una presentación líquida y que sobrepase 3.4 onzas.  Si se trata de medicamentos como Metformina u otros, estas regulaciones indican que podemos llevar la cantidad necesaria siempre y cuando sea examinada. Llevar nuestros medicamentos orales en sus cajas y empaques originales para facilitar este proceso aunque en viajes locales no siempre esto es necesario.

Algunas recomendaciones adicionales del Buró de Asuntos Consulares  para viajes al extranjero incluyen llevar una carta de nuestro médico tratante que describa a) la condición con la que vivimos y b) los medicamentos prescritos que llevaremos en nuestro viaje incluyendo los nombres genéricos de los medicamentos. Se sugiere para viajes a otros países llevar los medicamentos en su empaque original etiquetado. Otra recomendación es contactar a la embajada del país que visitaremos o por el cual haremos una escala para segurarnos de que nuestros medicamentos son permitidos en esos países en caso de que tengamos duda.

Como puedes observar, hay varios aspectos a considerar desde la forma en que se transporta hasta el no olvidar cosas que pudieran parecer sencillas.  Recuerda que vivir con diabetes muchas veces requiere de un poco de más planeación pero que esto no debe impactar de forma negativa nuestras actividades, entre ellas viajar.

Sobre los Autores

Eugenia Araiza Eugenia es Licenciada en Nutrición especializada en Diabetes y Educadora en Diabetes. Ella fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 hace 25 años, es creadora de Healthy Diabetes. Disfruta mucho estudiar y ayudar a otros en el manejo de sus diferentes tipos de diabetes. Ama el estudio, el manejo de la diabetes Tipo 1 y la nutrición. Disfruta escribir especialmente sobre el impacto de la diabetes en su vida. Vive rodeada de amor en una familia compuesta por Luis Felipe, quien vive con diabetes tipo LADA y su hijo adolescente Índigo.

Mariana Gómez Mariana es psicóloga y Educadora en Diabetes. En 2008, Mariana comenzó un blog donde comparte su experiencia de vida con otros y comenzó con labores de abogacía a través de las redes sociales. Mariana trabajó con la Federación Mexicana de Diabetes como Gerente de Comunicación y en otros esfuerzos para ayudar a construir y empoderar a la comunidad de diabetes en línea en México.  Hoy en día es Directora de Mercados Emergentes en Beyond Type 1.  Es mamá de un adolescente.