Viviendo con Dos Diagnósticos: LADA y Cáncer


 

La vida está llena de momentos inesperados que tocan a la puerta de gente increíble, su historia y su lucha diaria nos llenan de conciencia y empatía. Esta es la historia de Mariana quien vive con diabetes tipo LADA y es miembro activo de la comunidad. Mariana ha sido recientemente diagnosticada con cáncer de mama y el equipo de Beyond Type 1 tuvo la oportunidad de entrevistarla. Te invitamos a leer su historia y conocer cómo este diagnóstico ha impactado en su vida y su diabetes.

El diagnóstico de Diabetes Tipo LADA de Mariana

Mi nombre es Mariana Padilla Hernández, soy Licenciada en Comercio Internacional, pero por el momento no trabajo en nada relacionado con mi carrera. Me encantan los idiomas y conocer sobre otras culturas. Soy apasionada de aprender, siempre estoy viendo qué estudiar, qué leer, cómo instruirme.

Hace 4 años y medio me diagnosticaron diabetes, inicialmente me diagnosticaron como tipo 2, pero al cabo de unos meses y de pedir una segunda opinión me hicieron una prueba de anticuerpos GAD y salió muy elevada por lo que mi endocrinólogo me explicó que mi diabetes era tipo 1 de aparición tardía y de lenta progresión llamada también diabetes LADA.

Cuando me diagnosticaron, primero me di a la tarea de saber qué era lo que le sucedía a mi cuerpo, estudié el Diplomado como Formadora en Diabetes en la Federación Mexicana de Diabetes, A.C.  y logré entender un poco mejor sobre cómo abordar esta condición de vida y qué hacer para preservar la función que aún tenía -y tengo- de mi páncreas. Empecé a unirme a grupos de diabetes en todo el mundo para conocer de primera mano cuál era la mejor forma de vivir con esta condición de vida y constantemente me topaba con la recomendación del libro Diabetes Solution del Dr. Richard Bernstein.

Un buen día tocó a mi puerta Amazon y era el libro del Dr. Bernstein de regalo por parte de una buena amiga, lo leí detenidamente pero aun así necesitaba una ayudita y alguien en alguno de estos grupos de Facebook me mencionó que en la CDMX estaba el Dr. Stan de Loach quien también vive con diabetes tipo 1. El Dr. Stan lleva el método del Dr. Bernstein y también lo enseña. Rápidamente me puse en contacto con el Dr. De Loach y viajé a CDMX junto con mi esposo y mis hijos a tomar un curso de preparación de 3 días en el que pude aprender cómo llevar un estilo de alimentación bajo en carbohidratos. Inicié el uso de insulina basal en cantidades diminutas (3 unidades al día) y hoy, a 4 años y medio de mi diagnóstico sigo aún en periodo de luna de miel, no uso insulina rápida.

El camino hacia el segundo diagnóstico

El pasado 11 de diciembre de 2021 me diagnosticaron con cáncer de mama triple negativo etapa 2. El impacto fue enorme, aún no he logrado asimilar el hecho de que tengo cáncer, pues si algo tenía yo muy seguro era mi salud, porque mi diabetes está totalmente controlada. Vivo con glucosas como si no tuviera diabetes, me alimento sanamente (comida real, muy pocos o nulos productos procesados), me ejercito diariamente, me acuesto temprano, no fumo, no tomo, cuido mucho mis relaciones interpersonales, cuido lo que veo, lo que escucho, etc.

A raíz de mi diagnóstico de diabetes soy una persona muy consciente de mi cuerpo, a cualquier mínimo detalle le pongo atención, no soy mucho de tomar medicamentos, me gusta tratar de resolver las situaciones en la medida de lo posible con medicina alternativa (aceites esenciales, tés, etc), pero siempre estoy super pendiente de todo porque sé que con la diabetes de un momento a otro se pueden complicar las cosas.

En agosto-septiembre pasado sentí una bolita en mi seno derecho y saqué cita con el ginecólogo. Me la dieron a mediados de octubre y al acudir lo describieron como un quiste complicado, lo aspiraron y salió pus con sangre por lo que el médico en ese momento consideró que se trataba de un quiste infectado, es decir, un absceso y me mandó una ronda de antibióticos, desinflamatorios y algunos otros medicamentos. Decidí pedir una segunda opinión y, en ojos del segundo ginecólogo también aparentaba ser un absceso, por lo que me mandó otra ronda de 10 días de antibióticos y desinflamatorios esperando que la bolita que ya no estaba tan chiquita, ya había crecido, colapsara.

Al terminar el segundo tratamiento regresé a revisión y en lugar de colapsar creció un poco por lo que el médico me sugirió que era mejor sacarlo, ya que seguramente no era nada malo, pero era mejor que lo sacáramos. El 4 de diciembre me quitó la bolita en cirugía ambulatoria y una semana después tenía el resultado del patólogo en mi mano: carcinoma ductal.

El tratamiento para el cáncer y su impacto en la glucosa

El tratamiento sugerido por el médico oncólogo son 6 meses de quimioterapia y posteriormente evaluarán si requiero cirugía, inmunoterapia o radioterapia. Apenas inicié la quimio (llevo una aplicación) y el manejo de la glucosa fue todo un reto, parte de los medicamentos que me aplican son esteroides por lo que inmediatamente elevan mi glucosa. De la mano de mi endocrinólogo, haciendo uso del sensor Freestyle Libre y usando insulina rápida (que yo normalmente no uso) logré controlar un poco el efecto de los esteroides en mi cuerpo. Y digo “un poco” porque no logré bajar de 180-200 mg/dL la glucosa el día de la quimio y el día siguiente.

Sobre la alimentación y su importancia en mi vida

No, ninguna modificación en mi alimentación. De hecho, por lo que me he instruido estos años viviendo con diabetes y por lo que ya platiqué en mi consulta de nutrición oncológica, lo mejor que puede hacer una persona que tiene cáncer es llevar una dieta baja en hidratos de carbono y densa nutricionalmente ya que las células malignas se alimentan en parte de glucosa por lo que es super importante manejar los niveles de glucosa, especialmente en esta etapa en la que estoy. Afortunadamente, en ese aspecto no voy a tener que hacer ninguna modificación, todo lo que yo ya hacía es lo que debo seguir haciendo.

Un mensaje para nuestros lectores

¡Chéquense! De verdad, el cáncer no perdona ni distingue. Yo jamás pensé verme en esta situación, como ya mencioné, algo que yo tenía sentado era mi buena salud, pero hay factores como los genéticos que no podemos controlar y que juegan un rol importante en este tipo de enfermedades. El cáncer cuando se detecta a tiempo es curable y esa es la esperanza que tengo que, en mi caso, que al ser de detección temprana sea totalmente curable pues está localizado y no se ha extendido a ninguna otra parte de mi cuerpo.

ESCRITO POR Mariana Padilla Hernández, PUBLICADO 01/06/22, UPDATED 01/10/22

Mariana es Licenciada en Comercio Internacional. Ella vive con diabetes desde hace 4 años. Además es Formadora en Diabetes. Ella tiene un blog en Facebook y en Instagram en el que periódicamente relata sus aventuras con diabetes tanto de alimentación como de ejercicio. Ella comparte en sus redes sociales lo que le funciona y lo que no le funciona. Podemos encontrarla en sus redes sociales Fb: Mi Diario de Diabetes e Instagram: @mi_diario_de_diabetes