¿Cómo disfrutar tus alimentos favoritos si vives con diabetes Tipo 2?

 

 ¿No estás seguro de qué alimentos comer si vives con diabetes Tipo 2? ¿Te preguntas si alguna vez disfrutarás de otra porción de pizza, o si cambiar a una dieta con alimentos principalmente saludables significa que nunca volverás a darte un gusto con lo que más te gusta? Para aliviar tus miedos, la respuesta es: por supuesto que podrás disfrutar de tus comidas favoritas.

Vivir con diabetes no significa seguir una dieta restrictiva que no disfrutarás; sin embargo, sí significa que tienes que hacer unos pequeños ajustes para controlar mejor el azúcar en la sangre. Estos son algunos consejos para que comiences.

Identifica tus objetivos para el azúcar en la sangre

¿Cuál es tu nivel de azúcar en la sangre y de A1c ahora y cuál deseas que sea en tu próxima visita al médico? Establece un rango de números donde tu azúcar en la sangre debe estar después de las comidas. Estos números varían por persona, así que pídele a tu médico o a otro miembro de tu equipo de atención de la diabetes que te ayude a establecer tu objetivo. Esto hará que sea más fácil ajustar el tamaño de las porciones y el horario de tus comidas.

Prueba nuevas marcas en el supermercado

Una de las mejores cosas de hacer cambios en tu estilo de vida es descubrir nuevas marcas de alimentos. Hay muchas marcas que se adaptan a las personas que buscan opciones bajas en carbohidratos, bajas en grasa, bajas en azúcar o bajas en sodio. Para las personas con diabetes Tipo 2, esas opciones son generalmente alimentos bajos en carbohidratos o bajos en azúcar.

Por ejemplo, la marca Real Good Foods, cree en hacer comidas deliciosas altas en proteínas y bajas en carbohidratos.Se especializan en el uso de ingredientes reales para que sus clientes puedan sentirse “bien”. Una de las grandes cosas de esta marca es su compromiso de nunca utilizar ingredientes que “suenan raro” u otros granos procesados, harinas y otros rellenos.

 

 

Cuando lees sus etiquetas, encontrarás ingredientes que reconocerías. Por ejemplo, la pizza de corteza de coliflor contiene coliflor, huevo y queso. La otra corteza de pizza de Real Good Foods está hecha de pechuga de pollo natural y queso parmesano.

También puedes comer sus comida sin preocuparte por los picos repentinos de azúcar en la sangre. La pizza de pepperoni con corteza de pollo y parmesano tiene 4 g de carbohidratos y 25 g de proteína por porción, en comparación con otras pizzas compradas en las tiendas que pueden contener hasta 43 g de carbohidratos y solo 13 g de proteína. ¿Te encantan las enchiladas? Entonces te alegrará leer que sus enchiladas contienen 4 g de carbohidratos y 20 g de proteína. Con estas opciones, no tienes que elegir entre el sabor y el control del azúcar en la sangre.

Si comes fuera, planea con anticipación

Comer fuera es divertido y es una parte necesaria de tener una vida social saludable. Pero hay costos en las calorías que consumes al salir a comer, y no solo me refiero a la comida rápida. Un estudio realizado por la revista de la Academia de Nutrición y Dietética reveló que los restaurantes independientes y las cadenas de restaurantes, por igual, sirven comida con un gran exceso de calorías que es más de lo que la gente realmente necesita.

En un artículo publicado en la revista TIME, algunas comidas tienen suficientes calorías y nutrientes para un día entero. La ingesta calórica recomendada es de 2000 calorías por día; en promedio, las comidas de restaurante contenían 1205 calorías.

Si lo piensas, no es sorprendente. Piensa en tu restaurante italiano favorito que sirve platos de pasta que son más grandes que tu cabeza, o piensa en los momentos en que estuviste tan lleno que pensaste que alguien iba a tener que sacarte del restaurante con grúa.  Está claro cuando vemos cómo es que llegamos a comer en exceso.

Esto incluye opciones “saludables” también. ¿Piensas que una ensalada es la mejor opción? Probablemente no, ya que algunas ensaladas pueden contener más de 2300 mg de sodio en una sola comida.

TL; DR? Consulta el contenido nutricional de los platos de tus restaurantes favoritos. Observa cuántas calorías, grasas, sodio y carbohidratos hay en ellos. Alerta de spoiler: demasiado.

Entonces, como persona que vive con diabetes, ¿qué debes hacer?

Planifica con antelación.

No vayas a ciegas: lee la información nutricional del restaurante y decide qué vas a pedir antes de ir. No leas solo las calorías; también mira el sodio, la grasa, las proteínas y, por supuesto, también los carbohidratos. Pregúntale al servidor si puedes comer ciertas carnes a la parrilla en lugar de fritas, una porción extra de verduras al vapor o si las verduras pueden reemplazar el acompañante con almidón, o si te pueden llevar una caja para llevar cuando llegue la comida. Predeterminar el tamaño de tus porciones en un restaurante puede ser retador, pero definitivamente no es imposible.

Hablando de tamaños de porciones…

Reduce los tamaños de las porciones

Uno de los ajustes más fáciles de realizar en tu dieta, hoy en día, es simplemente cambiar el tamaño de tu plato.No, no se trata de intentar comer alimentos que no disfrutarías, sino que se trata de disfrutar los mismos alimentos en porciones más pequeñas. Si has decidido que nunca renunciarías a una hamburguesa y papas fritas, está bien, pero come una hamburguesa y papas fritas en un plato para aperitivos en lugar de que sea en un plato de comida de tamaño completo. Te verás obligado a reducir la cantidad de comida que puedes colocar en tu plato. Además, comer en un plato más pequeño mejora tu percepción de llenura y puede ayudarte a comer menos.

Prueba este método con cualquiera de tus platos favoritos. Si algo no cabe en tu plato de menor tamaño, déjalo a un lado y guárdalo para más tarde. Si debes comer en un plato de comida de tamaño completo, agrega porciones adicionales de verduras o alimentos que no causen picos de azúcar en la sangre.

Hazlo en casa

Entonces, tal vez disfrutes comer un plato que sabes que es malo para tus niveles de azúcar en la sangre. Lo disfrutas tanto que lo comerías todos los días, o la mayoría de los días. En lugar de salir a cenar, trata de prepararlo en casa. Cocinar en casa no solo te ahorra algunos centímetros en tu cintura, sino que también es mejor para tu salud en general. También es más suave en tu billetera. ¿Necesitas más ánimos para cocinar en casa? Lee la sección anterior sobre salir a cenar.

Escribe una lista de los ingredientes de tu comida favorita y cómpralos en el supermercado. Por ejemplo, si te gusta el pollo Alfredo, tu lista de ingredientes puede incluir:

  • Pechuga de pollo o muslos sin piel y sin hueso
  • Crema espesa
  • Queso parmesano
  • Ajo
  • Aceite de oliva
  • Pastas
  • Condimento italiano
  • Sal y pimienta

Incluso con esta lista tal y como está, tu comida ya es más saludable porque puedes controlar la cantidad de cada ingrediente que deseas usar. Si deseas que este plato sea aún más saludable, sustituye la crema espesa con mitad y mitad o con crema sin grasa para reducir la cantidad de grasa. En lugar de mantequilla, usa una grasa saludable como el aceite de oliva. Además, no hay nada de malo en agregar verduras a un plato. Agrega algunas espinacas, tomates o brócoli para que lleve nutrientes y color adicionales.

Prueba hacer esto con cualquiera de tus comidas favoritas, sé un poco creativo y verás lo divertido que es cocinar para mantener la salud y el sabor, ¡además mejorarás tus habilidades culinarias! Si te preocupa ahorrar tiempo, prueba un servicio de entrega de comidas.

Consulta con un dietista, nutricionista o educador certificado en diabetes

Puede ser abrumador elaborar tu propio plan de dieta, por lo que puede ser mejor que un profesional te ayude. Un dietista, nutricionista o educador certificado en diabetes puede ayudarte a crear un plan de dieta basado en tus alimentos favoritos. Puedes expresar tus deseos de mantener algunos de tus placeres, mientras te expones a nuevos alimentos saludables y aprendes cómo crear un equilibrio en tu dieta. Esto puede tener un inmenso impacto positivo en tu régimen de automanejo de la diabetes. Para informarte más sobre los beneficios de trabajar con un profesional como un educador certificado en diabetes, lee nuestro artículo sobre por qué deberías ver a uno de ellos.


Este contenido es patrocinado por Real Good Foods, Inc, un Aliado Fundador de Beyond Type 2.