El ABC de la diabetes

1/2/19
FacebookTwitter
 

 

El manejo de la diabetes Tipo 2 puede ser abrumador, pero comprender los conceptos básicos para saber a qué números se les debe prestar atención puede simplificarlo. Los tres números que debes saber son el de la A1C, el de la presión arterial bajo control y el del colesterol, también conocidos como el ABC de la diabetes.Comprender estos números puede reducir los riesgos de complicaciones graves relacionadas con la diabetes.

A para la prueba de A1C

La prueba A1C muestra los niveles promedio de glucosa en la sangre durante los tres meses anteriores. Se usa para diagnosticar regularmente la diabetes Tipo 2 y se hace con el médico. Los niveles normales de A1c pueden variar de 4.6 a 6.0 por ciento, mientras que un A1C de más de 6.7 indica que uno tiene diabetes.

Tu equipo de atención para la diabetes puede decirte cuál debería ser tu A1C y los riesgos de mantener una A1C alta durante un período prolongado. Recuerda que mantener un nivel alto de A1C puede provocar complicaciones como ceguera, insuficiencia renal, neuropatía y aumentar tus posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares.

La buena noticia es que manejar o reducir tu A1C no tiene por qué ser difícil. Pídele recomendaciones a tu equipo de atención diabética sobre alimentos, ejercicio, actividades para aliviar el estrés y otros materiales educativos y para ayudarte a establecer metas diarias manejables para tu nivel de azúcar en la sangre.

B para la presión arterial “bajo control”

 Tus números de presión arterial indican qué tanto trabaja tu corazón para bombear sangre a todo tu cuerpo. El número superior es la presión sistólica, que es la presión dentro de las arterias cuando el corazón se contrae. El número inferior es la presión diastólica, Esta es la presión cuando el corazón está descansando. Cuanto más alto sea el número de ambos, más estará trabajando tu corazón para mantener el flujo sanguíneo.

 Idealmente, tu presión arterial debe estar por debajo de 120/80. Los números 140/90 o superiores constituyen una presión arterial alta, lo que aumenta tus probabilidades de tener un ataque al corazón, un derrame cerebral o una enfermedad renal. Esto es especialmente cierto para las personas que viven con diabetes Tipo 2, que tienen el doble de probabilidades de tener presión arterial alta. Debes hacer que te revisen la presión arterial en cada visita al médico.

Tu médico podrá ayudarte a alcanzar números de presión arterial saludables y podrá darte consejos para manejarlos. Pero apegarte a los alimentos con bajo contenido de sodio, aprender a cocinar en casa, hacer ejercicio con regularidad y manejar el estrés son algunas formas útiles de comenzar.

C para el colesterol

Las personas con diabetes son más propensas a tener niveles más altos de colesterol. El colesterol LDL o “malo” tiende a aumentar mientras que el colesterol HDL o “bueno” disminuye, causando una condición llamada dislipidemia diabética. De manera similar a tener presión arterial alta, los niveles altos de colesterol LDL pueden aumentar tus posibilidades de sufrir un ataque cardíaco, pero también una enfermedad cardiovascular. Haz de caso que el colesterol es una placa que obstruye las arterias y dificulta que tu corazón bombee por todo el cuerpo.

Tener colesterol alto no se nota hasta que ocurre un evento de salud adverso grave. Tu médico extraerá una muestra de sangre y hará que se revise el colesterol en un laboratorio. La American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) recomienda a las personas con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y accidente cerebrovascular que su médico de atención primaria verifique sus niveles de colesterol con más frecuencia que los recomendados cuatro a seis años.

Para mantener el colesterol bueno, puedes comer alimentos saludables para el corazón con alto contenido de fibra, bajos en grasas malas como el aceite vegetal y grasas buenas como los aguacates, nueces, pescado, granos enteros, carnes magras y aceites como el aceite de oliva y de canola. Con respecto a los niveles ideales de colesterol, las personas con diabetes deben aspirar a que los niveles de LDL se mantengan por debajo de 100 mg/dL. Pero, tu médico personalizará tu rango ideal de LDL.

 Siempre debes estar informado.

 Estar conscientes es la mitad de la batalla cuando se trata del manejo de la diabetes. Además, recuerda que la diabetes Tipo 2 no es una enfermedad única para todas las enfermedades crónicas, así que nunca tengas miedo de preguntar a tu equipo de atención médica qué significan tus números para tu salud personal. Hay una gran variedad de formas de manejar la diabetes Tipo 2 en tu vida y el ABC establece una base sólida para ayudarte.

 


TAGS: