¿La dieta cetogénica una moda más o podría ayudar en el manejo de la diabetes Tipo 2? 

12/18/18
FacebookTwitter
 

Descubrir una dieta que alimente las necesidades de nuestro cuerpo y nos mantenga saludables sin sacrificar el sabor es una tarea desalentadora para cualquiera. Agrégale la diabetes y esta tarea puede repentinamente parecer como un obstáculo insuperable que solo el gurú de fitness más consciente de la salud podría superar. Algunas dietas son claramente modas, apareciendo aparentemente de la noche a la mañana, se venden libros y recetas y, a menudo, comida, solo para desaparecer en el crepúsculo y ser superadas al día siguiente por otra serie de pautas por las cuales debemos convertirnos, de manera optimista, en lo mejor que podemos llegar a ser.

Hay opciones aparentemente infinitas para crear una dieta que satisfaga cada noción o necesidad. Sin embargo, los que viven con diabetes pueden encontrar que estas dietas no siempre funcionan para equilibrar el control glucémico y el azúcar en la sangre. Entonces, ¿qué pasa con la dieta cetogénica? ¿Es una moda que algún día será suplantada por la siguiente nueva forma de comer, o la ciencia detrás de ella se asegurará de que mantenga un seguimiento fiel y de por vida? Y si es lo último, ¿qué papel puede desempeñar en las vidas de las personas que viven con diabetes?

Orígenes

Las dietas cetogénicas se propusieron al principio como una forma de controlar las convulsiones epilépticas en los niños. Antes de las dietas keto, los epilépticos con frecuencia ayunaban para reducir las convulsiones, por lo que la dieta keto ofrecía una alternativa menos restrictiva. Aunque efectiva, la dieta fue sobre todo suplantada por medicamentos, excepto en un segmento de la población que sufre de epilepsia que no puede controlarla con medicamentos, y para ellos, la dieta cetogénica ha tenido un gran éxito. Junto con los beneficios que ofrece a los epilépticos, especialmente a los niños, la dieta keto también se está estudiando como un posible bálsamo para muchas afecciones neurológicas y la diabetes.[1] 

¿Qué significa “cetogénica”?

Todas nuestras células necesitan combustible para funcionar. Este combustible proviene de tres fuentes: grasas, carbohidratos y proteínas, llamados macronutrientes.  Demasiada proteína sin grasa nos pone en riesgo de sufrir un puñado de complicaciones, por lo que la proteína nunca puede servir como una fuente primaria de combustible.  Entonces nos quedamos con la grasa y los carbohidratos como los principales proveedores de energía, la energía que nos permite hacer todo, desde respirar y parpadear mientras nos volvemos vegetales en el sofá y hasta cuando nadamos en el Canal de la Mancha. El combustible preferido de nuestras células proviene de los carbohidratos, que se convierten fácilmente en glucosa, que, a su vez, se convierte fácilmente en energía. Esta es la razón por la cual los atletas se “cargan de carbohidratos” antes de competir. El rendimiento máximo ocurre cuando el cuerpo tiene suficientes reservas de glucosa y glucógeno disponibles. Cuando el glucógeno se acaba, es cuando el cuerpo busca la grasa. Cuando ya no hay más azúcar en la sangre para que nuestras células la consuman, buscan una forma alternativa de energía. Esta energía proviene de las cetonas, que son compuestos que nuestro cuerpo produce a partir de la grasa almacenada. Por lo tanto, una dieta cetogénica es alta en grasa y muy baja en carbohidratos, lo que da como resultado la producción de cetonas que se utilizan como combustible en lugar de la glucosa.

La palabra “ceto” o “keto” generalmente tiene asociaciones negativas para las personas que viven con diabetes. La CAD (cetoacidosis diabética) es una afección potencialmente mortal que surge cuando el cuerpo produce demasiadas cetonas. Entonces, ¿cómo provocar una cetosis deliberadamente a través de una dieta concienzuda difiere de que pase accidentalmente? La respuesta tiene que ver con el nivel de cetonas, lo primero causa una “producción regulada y controlada” y lo último causa una sobreabundancia.

¿Qué tiene que ofrecer una dieta cetogénica?

Los beneficios de una dieta cetogénica han sido bien documentados para quienes viven con diabetes tipo 2. La dieta no solo ayuda a controlar el azúcar en la sangre, sino que también promueve la pérdida de peso. Muchas personas con diabetes que siguen la dieta keto han descubierto que reducen significativamente o incluso descontinúan por completo el uso de insulina y otros medicamentos para la diabetes. Una dieta keto también puede reducir el colesterol y la presión arterial.

Carne, carne y más carne

Entonces, ¿qué hace que la dieta keto sea diferente a otras dietas? Carne, carne y más carne. No hay carne o pescado que esté fuera de los límites de la dieta keto, incluido el tocino generalmente prohibido. Las verduras sin almidón como las coles de Bruselas y la coliflor se recomiendan, al igual que los aceites, la mantequilla y la manteca de cerdo. El queso y el yogur griego también pueden ser alimentos básicos de una dieta keto. 

Sin embargo, esta dieta no es para todos. Si vives para los carbohidratos, entonces podrías sentirte miserable con la dieta keto. Sin embargo, si tienes una mente abierta para explorar diferentes gustos, entonces la buena noticia es que hay muchos sustitutos para los alimentos pesados ​​en carbohidratos que tanto amamos. La corteza de pizza de coliflor, el arroz e incluso los ñoquis; los zoodles (fideos hechos de calabacín); el pan de harina de almendras y la leche de almendras están disponibles en la mayoría de las tiendas ahora.  Una pequeña cantidad de bayas es aceptable, pero en su mayor parte diles adiós a las manzanas, los melones, las ciruelas y los duraznos. El alcohol y el azúcar también están fuera, pero si vives con diabetes, es probable que ya sepas cómo manejar estos deseos.

Escucha a tu cuerpo… Y a tu médico

Si estás administrándote insulina, es posible que debas reducir inmediatamente la cantidad del 30 al 50 % tan pronto como entres en cetosis.Para aquellos que viven con diabetes Tipo 2, esto puede ayudar significativamente con el control de niveles altos e hipoglucémia.

Al igual que con cualquier dieta, se deben tomar precauciones. Las mujeres embarazadas y aquellas personas con enfermedad renal no son buenas candidatas para esta dieta, y algunas personas con diabetes se pueden dar cuenta de que la dieta aumenta la resistencia a la insulina.Los productos lácteos generalmente pueden aumentar el nivel de azúcar en la sangre, por lo que evitar los productos lácteos en una dieta keto y tomar un suplemento de vitamina D podría ser una mejor opción para algunas personas. Es importante prestar atención a la forma en que tu cuerpo responde y toma en cuenta que ninguna dieta es un modelo único para todos.

El truco para cosechar los beneficios de la dieta keto es permanecer en cetosis, lo que significa mantener los carbohidratos al 5 % o menos de tus calorías. El 5 % puede caer entre 20 a 50 gramos al día. Sin embargo, si no te pones una inyección de insulina mientras estás en cetosis profunda, existe una buena posibilidad de que te encuentres bastante enfermo, por lo que probablemente sea mejor evitar el riesgo y que mantengas los carbohidratos en el extremo superior de este espectro.

Esta dieta puede ser insostenible como una forma de vida a largo plazo para muchas personas, pero si tienes fuerza de voluntad de hierro y el deseo de probar una dieta restrictiva que aún te permita disfrutar de carnes grasas y aceites, una dieta keto podría muy bien ser la manera de controlar tu diabetes, disminuir la resistencia a la insulina y controlar el peso.


Referencias
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2129159/ (2004)
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1325029/ (2005)
https://www.medicalnewstoday.com/articles/317431.php (2017)
https://www.dietdoctor.com/low-carb/with-diabetes-medications (2018)
https://ketologic.com/keto-faqs/how-many-carbs-a-day-for-ketosis/ (2017)
https://www.nytimes.com/2018/05/07/well/live/low-carb-diet-type-1-diabetes.html (2018)
https://diabetesstrong.com/ketogenic-diet-and-diabetes (2018)

[1] https://en.wikipedia.org/wiki/Ketogenic_diet