Diabetes y Enfermedades del Corazón

 

Tener diabetes significa que es más probable que se desarrolle una enfermedad cardíaca y que se tiene más probabilidades de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Las personas con diabetes también tienen más probabilidades de tener ciertas afecciones, o factores de riesgo, que aumentan las probabilidades de tener una enfermedad cardíaca o un derrame cerebral, como presión arterial alta o colesterol alto. Si tienes diabetes, puedes controlar tu glucosa en la sangre, también llamada azúcar en la sangre, así como tu presión arterial y colesterol para proteger tu corazón y tu salud. Si fumas, busca ayuda para dejar de hacerlo.

¿Cuál es el vínculo entre la diabetes, las enfermedades cardíacas y el derrame cerebral?

Con el tiempo, la glucosa alta en la sangre causada por la diabetes puede dañar tus vasos sanguíneos y los nervios que controlan tu corazón y tus vasos sanguíneos. Cuanto más tiempo tengas diabetes, mayores serán las probabilidades de que desarrolles una enfermedad cardíaca1.

Las personas con diabetes tienden a desarrollar enfermedades del corazón a una edad más temprana que las personas sin diabetes. En los adultos con diabetes, las causas más comunes de muerte son las enfermedades cardíacas y los derrames cerebrales. Los adultos con diabetes tienen casi el doble de probabilidades de morir a causa de una enfermedad cardíaca o un derrame cerebral, que las personas sin diabetes2.

La buena noticia es que los pasos que tomas para controlar tu diabetes también ayudan a disminuir tus probabilidades de tener una enfermedad cardíaca o un derrame cerebral.

¿Qué más aumenta mis posibilidades de una enfermedad cardíaca o un derrame cerebral si tengo diabetes?

Si tienes diabetes, otros factores aumentan tus probabilidades de desarrollar una enfermedad cardíaca o de sufrir un derrame cerebral.

Fumar

Fumar aumenta tu riesgo de desarrollar enfermedades del corazón. Si tienes diabetes, es importante dejar de fumar porque fumar y la diabetes estrechan los vasos sanguíneos. Fumar también aumenta tus posibilidades de desarrollar otros problemas a largo plazo, como una enfermedad pulmonar. Fumar también puede dañar los vasos sanguíneos en tus piernas y aumentar el riesgo de infecciones en la parte inferior de las piernas, úlceras y amputación.

Presión arterial alta

Si tienes presión arterial alta, tu corazón debe trabajar más duro para bombear sangre. La presión arterial alta puede forzar tu corazón, dañar los vasos sanguíneos y aumentar tu riesgo de un ataque cardíaco, derrame cerebral, problemas oculares y problemas renales.

Niveles anormales de colesterol

El colesterol es un tipo de grasa producida por tu hígado y que se encuentra en tu sangre. Tienes dos tipos de colesterol en la sangre: LDL y HDL.

El LDL, a menudo llamado colesterol “malo”, pueden acumularse y obstruir los vasos sanguíneos. Los niveles altos de colesterol LDL aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.

Los triglicéridos son otro tipo de grasa en la sangre que también puede aumentar tu riesgo de una enfermedad cardíaca cuando los niveles son más altos que los recomendados por tu equipo de atención médica.

Antecedentes familiares de enfermedades del corazón

Un historial familiar de enfermedades del corazón también puede aumentar tus probabilidades de desarrollar enfermedades del corazón. Si uno o más miembros de tu familia han sufrido un ataque cardíaco antes de los 50 años, es posible que tengas una probabilidad aún mayor de desarrollar una enfermedad cardíaca3.

No se puede cambiar el hecho de que tu familia tenga una enfermedad cardíaca, pero si tienes diabetes, es aún más importante tomar medidas para protegerte contra una enfermedad cardíaca y disminuir tus probabilidades de sufrir un derrame cerebral.

¿Cómo puedo reducir mis posibilidades de un ataque al corazón o un derrame cerebral si tengo diabetes?

El cuidado de tu diabetes es importante para ayudarte a cuidar tu corazón. Puedes reducir tus probabilidades de tener un ataque cardíaco o un derrame cerebral si sigues los siguientes pasos para controlar tu diabetes y mantener sanos tu corazón y tus vasos sanguíneos.

Maneja los ABCs de tu diabetes

Conocer los ABCs de tu diabetes te ayudará a controlar tu glucosa en la sangre, presión arterial y colesterol. Dejar de fumar si tienes diabetes también es importante para disminuir tus probabilidades de tener una enfermedad cardíaca.

A es para la prueba A1c. La prueba A1c muestra tu nivel promedio de glucosa en la sangre durante los últimos 3 meses. Esto es diferente a los controles de glucosa en la sangre que realizas todos los días. Cuanto más alto esté tu número de A1c, más altos habrán sido tus niveles de glucosa en la sangre durante los últimos 3 meses. Los niveles altos de glucosa en la sangre pueden dañar tu corazón, vasos sanguíneos, riñones, pies y ojos.

El objetivo de la A1c para muchas personas con diabetes es inferior al 7 por ciento. Algunas personas pueden estar mejor con un objetivo de A1C ligeramente más alto. Pregúntale a tu equipo de atención médica cuál debe ser tu objetivo.

B es para la presión arterial. La presión arterial es la fuerza de tu sangre contra la pared de tus vasos sanguíneos. Si tu presión arterial se eleva demasiado, hace que tu corazón trabaje demasiado. La presión arterial alta puede causar un ataque cardíaco o un derrame cerebral y dañar los riñones y los ojos.

El objetivo de presión arterial para la mayoría de las personas con diabetes es inferior a 140/90 mm Hg. Pregunta cuál debería ser tu meta.

C es para el colesterol. Tienes dos tipos de colesterol en la sangre: LDL y HDL. El colesterol LDL o “malo” puede acumularse y obstruir los vasos sanguíneos. Demasiado colesterol malo puede causar un ataque al corazón o un derrame cerebral. El colesterol HDL o “bueno” ayuda a eliminar el colesterol “malo” de los vasos sanguíneos.

Pregúntale a tu equipo de atención médica cuáles deberían ser tus cifras de colesterol. Si tienes más de 40 años de edad, es posible que debas tomar medicamentos como una estatina para reducir tu colesterol y proteger tu corazón. Es posible que algunas personas con colesterol LDL (“malo”) muy alto deban tomar medicamentos a una edad más temprana.

S es para dejar de fumar. No fumar es especialmente importante para las personas con diabetes, ya que fumar y la diabetes estrechan los vasos sanguíneos, por lo que tu corazón tiene que trabajar más.

Si dejas de fumar

  • disminuirás tu riesgo de un ataque cardíaco, derrame cerebral, enfermedad nerviosa, enfermedad renal y enfermedad ocular y amputación
  • tu nivel de glucosa en la sangre, presión arterial y colesterol pueden mejorar.
  • tu circulación sanguínea mejorará
  • puede ser más fácil estar físicamente activo.

Si fumas o usas otros productos de tabaco, deja de hacerlo.

Pregúntale a tu equipo de atención médica cuáles son tus objetivos para la A1c, la presión arterial y el colesterol, y qué puedes hacer para alcanzar estos objetivos.

Aprende a manejar el estrés

Controlar la diabetes no siempre es fácil. Sentirse estresado, triste o enojado es común cuando vives con diabetes. Tal vez sepas qué hacer para mantenerte saludable, pero tal vez tengas problemas para seguir con tu plan a lo largo del tiempo. El estrés a largo plazo puede elevar la glucosa y la presión sanguínea, pero puedes aprender formas de disminuir el estrés. Intenta respirar profundamente, hacer jardinería, pasear, hacer yoga, meditar, hacer un pasatiempo o escuchar tu música favorita. Aprende más sobre formas saludables de lidiar con el estrés.

Toma medicamentos para proteger tu corazón

Los medicamentos pueden ser una parte importante de tu plan de tratamiento. Tu médico te recetará medicamentos según tus necesidades específicas. La medicina puede ayudarte a

  • cumplir con tus objetivos de A1c (glucosa en la sangre), presión arterial y colesterol.
  • reducir el riesgo de coágulos de sangre, un ataque cardíaco o un derrame cerebral.
  • tratar la angina +o dolor en el pecho que suele ser un síntoma de enfermedad cardíaca. (La angina también puede ser un síntoma temprano de un ataque cardíaco).

Pregúntale a tu médico si debes tomar aspirina. La aspirina no es segura para todos. Tu médico puede decirte si tomar aspirina es adecuado para ti y cuánto debes tomar exactamente.

Las estatinas pueden reducir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral en algunas personas con diabetes. Las estatinas son un tipo de medicamento que se usa a menudo para ayudar a las personas a alcanzar sus metas de colesterol. Habla con tu médico para averiguar si tomar estatina es adecuado para ti.

Habla con tu médico si tienes preguntas sobre tus medicamentos. Antes de comenzar un nuevo medicamento, pregúntale a tu médico acerca de los posibles efectos secundarios y cómo puedes evitarlos. Si los efectos secundarios de tu medicamento te molestan, informa a tu médico. No dejes de tomar tus medicamentos sin consultar primero con tu médico.