Los Investigadores descubren que el MCG Ofrece Información sobre la Evolución de la Diabetes Tipo 2 entre Adultos Hispanos


 

Los medidores continuos de glucosa (MCG) se han utilizado para el manejo de la diabetes desde 1999. A pesar de haber existido durante dos décadas, la investigación existente de MCG solo se ha centrado en participantes predominantemente blancos que viven con diabetes tipo 1. Reconociendo la necesidad de más investigación sobre los MCG centrada en las poblaciones minoritarias y su impacto en las personas con diabetes tipo 2, los investigadores del Instituto de Investigación de la Diabetes Sansum (SDRI, por sus siglas en inglés) y la Universidad de Rice lanzaron un estudio para investigar el papel que desempeñan los MCG en la comprensión de la evolución de la diabetes tipo 2 entre los adultos hispanos.

“En los Estados Unidos, la diabetes afecta de manera desproporcionada a las poblaciones minoritarias” le dice David Kerr, doctor en medicina, director de investigación e innovación del Instituto de Investigación de la Diabetes Sansum con sede en Santa Bárbara, California, a Beyond Type 1. “Vivir en la costa central de California, donde más del 46 por ciento de la población es de la comunidad hispana latina, hay datos que muestran que las tasas de diabetes y las complicaciones asociadas son más comunes en comparación con la población general en los Estados Unidos”, dice el Dr. Kerr. Según la Oficina de Salud de las Minorías del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., los hispanos tienen un 70 por ciento más de probabilidades que los adultos blancos no hispanos de ser diagnosticados con diabetes tipo 2 y 1.3 veces más probabilidades que los blancos no hispanos de morir, lo que subraya la importancia de la utilización de tecnología relacionada con la diabetes entre los hispanos con diabetes.

El estudio siguió a 100 participantes con diabetes Tipo 2 o que habían informado que tenían riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. El 86 por ciento de los participantes eran hispanos. Después de la inscripción, todos los participantes del estudio recibieron capacitación para usar el dispositivo MCG Abbott Freestyle Libre Pro durante 14 días. Después de dos semanas, los participantes devolvieron sus sensores. A su regreso, los lectores de MCG se conectaron a libreview.com, donde se creó un informe individualizado.

IMPACTO EN LA SALUD DEL USO DE UN MCG

El estudio descubrió una fuerte relación entre el tiempo que se pasa en un rango de 70 a 140 mg/dL a lo largo del día con una HbA1c saludable, en comparación con el tiempo que pasa durante la noche, que tenía una correlación más débil. “Esto muestra la importancia de centrarse con atención en el tiempo en rango durante el día para estimar con mayor precisión en qué dirección va tu HbA1c”, le dice Souptik Barua, PhD, investigador asociado postdoctoral en el departamento de ingeniería eléctrica e informática de la Universidad Rice, a Beyond Type 1.

“En el caso de los participantes con prediabetes, vimos que sus perfiles de glucosa se mantuvieron estables dentro del objetivo de 70 a 140 mg/dL. Durante el día, habían comenzado a desviarse”, dice Souptik. “Si podemos monitorear a los participantes, personas con prediabetes, podemos ver que sus lecturas de glucosa durante el día aumentan a ese tipo de rangos”.

Agrega que los MCG han permitido a los investigadores recopilar las fluctuaciones del nivel de glucosa, informando a los investigadores sobre el perfil de glucosa de un paciente y el estado de salud actual. “Eso puede decirnos si un participante está empeorando o no”, dice Souptik.

La utilización de tecnología relacionada con la diabetes, como los MCG, ha mejorado la HbA1c y la calidad de vida. Souptik explica que, si los pacientes y los médicos pueden observar los datos de glucosa con más atención, pueden comprender cómo está evolucionando la diabetes y, en última instancia, informar la intervención.

ACCESIBILIDAD AL MCG

A pesar de los beneficios para la salud del uso de un MCG, están infrautilizados y son inaccesibles, especialmente para las comunidades de color. Un estudio de investigación publicado en Diabetes Care descubrió que en California había diferencias estadísticamente significativas en el uso de MCG por raza. Por ejemplo, solo el 21.1 por ciento de los participantes hispanos ha utilizado un MCG en comparación con el 57.9 por ciento de uso entre los participantes blancos no hispanos. Se reflejan números similares en un estudio hecho por la Dra. Shivani Agarwal, que descubrió un uso desigual de MCG entre los jóvenes: el 53 por ciento de los jóvenes no hispanos usaban MCG, en comparación con el 31 por ciento de los jóvenes negros no hispanos. Y durante la pandemia, una de cada cinco personas pospuso o retrasó la compra de un MCG debido a limitaciones financieras.

La barrera más generalizada para la tecnología y el uso del MCG se ubicó a nivel del proveedor y del sistema. El estudio descubrió que los endocrinólogos habían bloqueado o desalentado abiertamente el uso del MCG y menospreciado o degradado a los pacientes. Los participantes también informaron que no tenían los recursos financieros para seguir usando un MCG y, a pesar de tener seguro médico, los planes de seguro no cubrían los MCG para los participantes. El estudio de Diabetes Care también descubrió que los participantes notaron que la tecnología era demasiado difícil de usar.

Una forma de hacer accesibles los MCG es por medio de la alfabetización digital, dice Souptik. “Para mí es fácil entender lo que significan todos los diferentes números que surgen de los datos. Pero es importante comunicarse de manera adecuada”, dice Souptik. “Por lo tanto, tenemos la intención de seguir investigando diferentes estrategias para una visualización, imágenes y gráficos efectivos que puedan sean más entendibles para las comunidades y los participantes que posiblemente no tengan niveles altos de alfabetización digital ni aritmética”.

Souptik explica que hacer que los datos sean más comprensibles también puede informar el proceso para prescribir la intervención o el tratamiento adecuados.

 

ESCRITO POR Kayla Hui, PUBLICADO 05/21/21, UPDATED 10/29/21

Kayla Hui recibió su Maestría en Salud Pública en la facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston. Kayla ganó una beca de Pulitzer Center y un premio de la Fundación Slants en 2020 por su proyecto sobre la salud mental de los conductores de camiones inmigrantes chinos. Su trabajo publicado se puede encontrar en Healthline, Verywell Health, Pulitzer Center y más. Fuera del trabajo, a Kayla le gusta escalar, hornear y comprar plantas que no necesita. Puedes seguir a Kayla en Twitter en @kaylanhui.