4 Cosas que Debes Saber Antes de tu Próximo Nivel Bajo de Glucosa en Sangre


 

Nota del editor: este contenido fue posible con el apoyo de Zealand Pharma.

En los últimos dos años, han surgido muchas formas nuevas de glucagon, alejándose de la vieja versión torpe (una jeringa grande, con un polvo y un líquido que tenían que combinarse antes de usarlo) hacia opciones más fáciles de usar como el glucagon nasal, una pluma con una versión de glucagon que es estable en su forma líquida y más. Pero el hecho de que entren más opciones al mercado no significa mucho, a menos que todos los que se inyectan insulina también sepan cómo y cuándo es mejor tratar varias formas de niveles bajos de glucosa en sangre, también conocidos como hipoglucemia.

Primero, retrocedamos a lo que es el glucagon: una hormona que se produce naturalmente en el cuerpo, el glucagon funciona en asociación con la insulina. La insulina reduce los niveles de glucosa (azúcar) en sangre ya que convierte la glucosa en el torrente sanguíneo en combustible para el cuerpo, mientras que el glucagon hace que el cuerpo libere reservas de glucosa del hígado para elevar los niveles de glucosa en sangre. En el cuerpo de una persona con diabetes, este proceso debe manejarse manualmente. Pero aunque la diabetes Tipo 1 requiere que las personas se pongan al día inmediatamente con la dosis de insulina, muchas personas con diabetes Tipo 1 no llevan o nunca han usado glucagon.

Entonces, antes de tu próximo nivel bajo de azúcar en la sangre, esto es lo que debes saber:

#1: Si utilizas insulina, es necesario tener glucagon a la mano

Para todas las personas que usan insulina, sin importar el tipo de diabetes que tengan, un nivel bajo de azúcar en la sangre es la posibilidad más inmediata y grave de la dosificación de insulina. La mayoría de las personas son capaces de percibir síntomas cuando su nivel de glucosa en sangre está bajando, mientras que alrededor del 40 % de las personas con diabetes Tipo 1 experimentan algún tipo de hipoglucemia asintomática. De cualquier manera, pueden ocurrir situaciones en las que tu nivel de glucosa en sangre descienda rápida o gravemente debido a la cantidad de insulina en tu sistema u otros factores como el ejercicio vigoroso, una enfermedad y más.

Debido a que la opción anterior de glucagon era voluminosa y podía ser difícil de usar, y debido a que a veces el glucagon puede ser exorbitantemente caro, muchas personas que se administran insulina no tienen glucagon actualizado a la mano o no les han mostrado cómo usarlo a las personas con las que pasan la mayor parte del tiempo.

Pero es hora de normalizar el uso del glucagon como una forma rápida, segura y eficaz de elevar el nivel de glucosa en sangre a la que tu cuerpo ya está acostumbrado. El glucagon se encuentra naturalmente en el cuerpo, por lo que ya sabe cómo procesarlo. Y debido a que las empresas que fabrican nuevas opciones de glucagon están tratando de que la gente conozca sus productos, muchas tienen tarjetas de copago y programas de reducción de costos para que puedas surtir tu receta. Habla con tu proveedor de atención médica sobre tus opciones.

#2: El antiguo consejo de “come 15 g de hidratos de carbono, luego espera 15 minutos, no funciona para todos los niveles bajos de glucosa en sangre.

Para muchas personas que viven con diabetes, es posible que hayas escuchado este adagio de tu proveedor de atención médica. En algunos casos, como si experimentas síntomas leves de niveles bajos de glucosa en sangre, posiblemente provocados por un ejercicio ligero o por administrarte un poco de insulina en una comida, esto podría ser cierto.

Pero si experimentas síntomas moderados o graves de hipoglucemia, con frecuencia provocados por administrarte una dosis demasiado alta de insulina accidentalmente, hacer ejercicio intenso, no comer cuando pensabas hacerlo o por una enfermedad, puede ser peligroso consumir solo 15 g de carbohidratos y luego esperar. Para comprender mejor qué hacer cuando tienes un nivel bajo de glucosa en sangre, debes poder reconocer qué tipo de nivel bajo estás experimentando.

Lo que nos lleva a…

#3:  Hay diferentes niveles o grados de hipoglucemia

Y es importante saber cuáles son tus síntomas específicos para cada uno

Para un nivel bajo de azúcar en la sangre leve o moderado, tus síntomas pueden ser muy variados. Es importante prestar atención a la intensidad: si los síntomas son manejables y no afectan considerablemente tu capacidad de funcionar, aún experimentas un nivel levemente bajo de glucosa en sangre y lo mejor es consumir 15 g de carbohidratos de acción rápida como jugo u otra forma de azúcar y esperar unos 15 minutos para ver si necesitas volver a tratar.

Si los síntomas comienzan a ser más intensos o intensos e interrumpen tu capacidad para funcionar, se trata de un nivel bajo de glucosa en sangre moderado y es probable que debas tratarlo de manera más agresiva. Este es un buen momento para asegurarte de que tu glucagon esté a tu alcance si lo necesitas y que las personas que te rodean sepan cómo ayudarte.

Los síntomas leves y moderados pueden incluir una sensación de ansiedad o nerviosismo, visión borrosa, sudores fríos, mal humor o irritabilidad, piel fría o pálida, boca o lengua adormecida, dificultad para concentrarte, somnolencia, hambre excesiva, ritmo cardíaco acelerado, dolor de cabeza, náuseas, temblores, sueño inquieto o pesadillas.

Una vez que los síntomas se vuelven más moderados, también pueden incluir cambios de comportamiento similares a estar borracho, dificultad para hablar, enojo y comenzar a ser combativo o estar desorientado. También podrías experimentar síntomas que no se enumeran aquí y que son más específicos de tu cuerpo. Para algunos, este podría ser el momento en el que se puede usar una dosis más pequeña de glucagon para manejar un nivel bajo de glucosa en sangre moderado. Si bien este tipo de terapia con glucagon, a veces denominado “microdosis” de glucagon, no está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), algunas personas con diabetes han comenzado a incorporar la práctica en su rutina de atención. Habla con tu médico sobre esta opción.

Los síntomas graves incluyen formas inmanejables de todo lo anterior, así como desorientación grave, o sentir que estás a minutos de desmayarte (que generalmente se manifiesta como mareos excesivos, náuseas o tu visión comienza a volverse irregular o a ponerse oscura). Este también es el momento en el que es posible que ya no puedas consumir una fuente de azúcar fácilmente. En este punto, puedes administrarte el glucagon tú mismo o pedir ayuda para hacerlo, según las pautas de la FDA sobre cuándo usarlo.

Una vez que una persona ha comenzado a experimentar ataques o convulsiones o se ha desmayado debido a un nivel bajo de azúcar en la sangre, se debe administrar glucagon. Si se realiza fuera de un hospital, siempre se debe contactar a los servicios de emergencia para un seguimiento seguro. Una vez que una persona ha experimentado un nivel bajo grave de azúcar en la sangre, es más probable que experimente otro dentro de las próximas 24 horas, por lo que debes vigilar tus niveles con atención.

#4: El glucagon no es sólo para casos en los que te hayas desmayado

A muchas personas que usan insulina se les dio la instrucción incorrecta de que el glucagon solo se debe usar en alguien que ya ha perdido el conocimiento, pero esto no es cierto. La guía de la FDA para el uso de glucagon incluye el tratamiento de la hipoglucemia grave, que incluye síntomas como desorientación, convulsiones o ataques. En realidad, es mucho más seguro administrar glucagon, ya sea que lo hagas tú mismo o con la ayuda de alguien, mientras aún estás consciente.

No esperes hasta el último momento posible: si experimentas síntomas graves de un nivel bajo de azúcar en la sangre, el glucagon es una buena opción para revertirlo para que no cause daños permanentes.

ESCRITO POR Lala Jackson, PUBLICADO 03/22/21, UPDATED 09/13/21

Lala es una estratega de comunicaciones que vive con diabetes Tipo 1 desde 1997. Ha trabajado en tecnología médica, incubación de negocios, tecnología de biblioteca y bienestar, antes de aterrizar en el espacio sin fines de lucro de la diabetes Tipo 1 en 2016. Es un poco nómada, creció rebotando principalmente entre Hawái y el estado de Washington, y se graduó de la Universidad de Miami. Por lo general, puedes encontrarla leyendo, preferiblemente en la playa