El Rechazo de mi Asguradora Reveló mi Diagnóstico de Diabetes Tipo 2.


 

Jeannette Alligood es coach de salud. Ella ha vivido con diabetes Tipo 2 desde 2016. Su diagnóstico fue revelado luego de ser rechazada por su seguro de vida.  Jeannette participó en nuestra campaña de redes sociales Beyond Powerful demostrando cómo vive más allá de poderosa con su condición ve su fotografía aquí. 


Rechazada por vivir diabetes

Era una llamada que nunca esperaría: mi agente de seguros me llamó para decirme que mi solicitud de seguro de vida había sido rechazada debido a mi exámen médico. Ella no podía decirme más pero me indicó que había pedido que me enviaran los resultados. Afortunadamente, todavía tenía una póliza de seguro de vida con otra compañía. Una semana después, recibí mis resultados e hice una cita con mi médico, a quien no había visto en algunos años. Las pruebas mostraron que tenía una A1C de 10.2 y los aseguradores rechazaron mi solicitud indicando que el resultado indicaba diabetes tipo 2 no controlada.

 

Mis primeros pensamientos fueron de shock y luego de enojo y culpa. Me culpé por “tener” diabetes. Me culpé por ser sedentario. Me culpé por engordar. Me culpé a mí misma por permitir de alguna manera que esto sucediera.

Decidí que necesitaba hacer cambios en mi vida. Tenía miedo de lo que la diabetes podía hacerme porque había visto los problemas de salud que otros miembros de mi familia tenían durante sus luchas con esta condición. Le conté a mi esposo sobre mi diagnóstico, pero no le conté a mis hijas universitarias porque no quería que se preocuparan. Cuando mis hijas volvieron a la universidad y comencé un plan de comidas y un régimen de ejercicios. Leí todo lo que pude sobre la diabetes tipo 2 y cómo vivir con ella. Sin embargo, no fue hasta que cambié mi mentalidad que todo se juntó. Cuando comencé a darme cuenta de que mi diagnóstico no era mi culpa, me di cuenta de que esto era algo que podía controlar. Cuando dejé de vivir una vida de miedo por lo que podía pasar y comencé a tomar control de mis circunstancias, empecé a prosperar.

Haciendo cambios

Así entonces bajé de peso, los números bajaron y comer más saludable se hizo más fácil. Me uní a grupos de apoyo en los que podía hacerme responsable de mis entrenamientos y mis elecciones de alimentos. Después de un tiempo, comencé a dirigir grupos no solo para inspirar y ayudar a otros, sino también para seguir haciéndome responsable de mis decisiones: esta responsabilidad era vital para mí. Lo más importante era que estaba más feliz con mi vida, en general. Fui diagnosticada con diabetes, pero lo estaba controlando en lugar de dejar que me controlara a mí.

 

Ocho meses después de mi diagnóstico, mi análisis de sangre mostró que había bajado mi A1C a 5.2 y ya no necesitaba medicamentos para la diabetes, pero eso no cambió la forma en que viví mi vida. Todavía sigo una dieta sana y equilibrada. La gente piensa que nunca como dulces o un postre, y eso no es cierto. La vida es para disfrutarla y puedes hacer eso con un poco de planificación. Preparo las comidas y planifico mis alimentos para la semana. Si salgo a comer, sé lo que voy a comer antes de llegar. Si vamos a celebrar, planeo para hacer justo eso. ¿Eso significa que nunca tengo un mal día y me salgo del plan? Claro que no. Sin embargo, un mal día no significa un mal fin de semana, semana o mes; al día siguiente vuelvo al plan. Sigo entrenando a diario, pero no porque tenga que hacerlo, es porque quiero hacerlo. Lo disfruto y la “familia” que he ganado a través de esta comunidad de fitness que he encontrado. Han sido muy comprensivos y alentadores, y así es como quiero ser con los demás.

Algunos consejos

La mayoría de las personas se sienten abrumadas al escuchar un diagnóstico o al intentar hacer un cambio importante en su estilo de vida. Mi consejo es:

 

  1. Tienes que amarte a ti mismo sea como seas, te encuentres donde te encuentres. Esto no es un castigo, no tienes la culpa de ello.
  2. Establece metas pequeñas. Es abrumador pensar que necesito perder x la cantidad de libras, pero si establezco metas pequeñas de 5 a 10 libras cada una, parece posible que pueda lograrlo.
  3. Busca un sistema de apoyo que le ayude y no te estorbe mientras realizas estos cambios.
  4. Celebra las victorias ya sean grandes o pequeñas. Para mí, estos son más importantes que los cambios en la báscula.

Me convertí en coach para ayudar a otros en situaciones similares. Dirijo grupos mensuales o trabajo con individuos porque he estado allí y me encanta ayudar a otra persona a encontrar ese control y responsabilidad en su vida.

Encuéntrame en Facebook: Jeannette Alligood (personal)

Faith N Fitness con Jeannette (negocio)

 

 

 

ESCRITO POR Jeannette Alligood , PUBLICADO 04/17/19, UPDATED 01/03/20

Vivo en Cleveland, Ohio con mi esposo y 2 hijas universitarias. Soy muy activa en mi iglesia local, trabajo además en coaching con Beachbody y asisto a los juegos de hockey de los Cleveland Monsters. Mi esposo y yo disfrutamos de los cruceros y estamos ansiosos por comenzar nuestro próximo crucero este verano.